Valoración de AMYTS ante el inicio de la actividad asistencial tras el Covid-19

0

Está claro que atravesamos una situación sanitaria inédita y que es necesario -conforme el escenario lo vaya permitiendo- ir incorporando actividades que han quedado en suspenso por la pandemia del Covid-19.

Es conocido y ya recogido en la literatura científica, que hay un llamativo aumento de complicaciones de los pacientes quirúrgicos que han tenido como comorbilidad la Covid-19, tal y como se puede ver en este artículo del Lancet.

Nos llega preocupación desde diferentes profesionales por las condiciones en que van a ponerse en marcha cirugías preferentes y oncológicas en diferentes centros; entendemos y entienden que es necesario, pero a la vez hay que recordar que se trata de pacientes con una gran vulnerabilidad.

Desde AMYTS, sindicato mayoritario entre el colectivo médico de Madrid, creemos que la Administración tiene que coordinar el reinicio de la actividad quirúrgica no demorable para que se ponga en marcha en las mayores condiciones de equidad y seguridad tanto para pacientes como para médicos y resto de profesionales sanitarios.

Para ello, consideramos que es indispensable:

  1. Con el fin de garantizar la seguridad de los profesionales es necesario estar lo más seguros posible de que estos están libres de enfermedad con los test diagnósticos precisos (PCR, detección de anticuerpos).
  2. Habilitar espacios en los que no se ponga en riesgo a estos pacientes, en espacios desinfectados con la periodicidad necesaria y estableciendo los adecuados circuitos. Asimismo habría que valorar la capacidad de los diferentes centros para establecer dichos circuitos y funcionar en un escenario de coordinación y cooperación entre centros y no cada centro por su cuenta. ¿Se ha valorado el establecimiento de centros Covid-19 y centros lo más libres posibles de Covid-19? ¿Quién está estudiando y valorando esta estrategia? Es más, ¿hay estrategia?
  3. Los pacientes valorados para entrar en estos circuitos deberían tener realizados test, en concreto, en este caso, PCR para diagnosticar con la máxima precisión su estado de contagio/inmunidad con la mayor fiabilidad posible. Se debería seguir una estricta política de limitación de visitas y acompañantes con las excepciones precisas en el caso de menores o dependientes.

Pedimos que, como representantes de los profesionales, se nos informe puntualmente de todas estas adaptaciones y modificaciones de las condiciones laborales que puedan conllevar. No deberíamos caer en la complacencia y tener en cuenta que aún puede haber situaciones de rebrotes y que no tenemos una imagen epidemiológica clara de la situación actual.

La situación es cambiante y compleja, pero siempre es mejor tener un plan que la improvisación continua. Y hay ejemplos disponibles. Lo que nos gustaría es que se contara el modelo oficial por las autoridades tanto central como autonómicas.

Hasta ahora, en la gestión y toma de decisiones siempre hemos ido un paso por detrás. Es el momento de anticiparse y tener un plan que permita retomar la actividad en las mejores condiciones para profesionales y pacientes. Esta es la obligación de una Administración competente. Y nuestras Administraciones, tanto autonómica como nacional, ¿lo son? Nos gustaría entender que sí y no equivocarnos. Los antecedentes no son buenos.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x