CON FIRMA. “Triste panorama”, por Joaquín Pérez Argüelles

0

Una vez superado el periodo veraniego y recuperada la actividad normal, observamos que el triste panorama de antes de las vacaciones no ha variado en absoluto, y que los escándalos políticos siguen machacándonos con la misma intensidad. Tras años de acoso por los diferentes casos de corrupción (Gürtel, Púnica, Bárcenas, ERES, Formación, Liceo, etc), vemos como ninguno de los grandes partidos políticos se libra, y el españolito normal esta asqueado de esta situación.

Los partidos políticos están totalmente desprestigiados, lo que ha dado lugar a movilizaciones de la sociedad civil que han posibilitado la aparición de organizaciones ciudadanas emergentes que han contribuido a desorientar a la población. El partido en el Gobierno, el PP, juega al desconcierto respecto al proyecto de Estado, ya que hoy dice “digo” y mañana dice “diego”, hoy dice que plantea una reforma de la Constitución y mañana lo desmiente, hoy hace un planteamiento de asistencia sanitaria a los migrantes y mañana cambia de criterio. La última actuación, bajo mi punto de vista equivocada, ha sido la presentación de una Proposición de Ley para la reforma del Tribunal Constitucional por un miembro del partido que no es Diputado, y al que tratan de promocionar de cara al 27 de septiembre.

Lo único que se nos presenta esporádicamente son declaraciones de su máximo dirigente, el Sr. Rajoy, sobre lo bien que va la economía. Debe referirse a la macro, pues el ciudadano de a pie no percibe esos avances, a no ser que el aumento del 1% en el salario de los funcionarios para el 2016, que han perdido hasta un 20% en los últimos años, sea considerado por el Sr. Presidente una mejora indiscutible. El paro dice que mejora, pero las cifras ofrecidas en el mes de agosto vienen a decir lo contrario y sigue siendo una rémora inaceptable para la sociedad española. Pero de la corrupción, caja B, Bárcenas, Gürtel, Púnica, etc, no dice nada a pesar de tener a varios dirigentes autonómicos en la cárcel.

Otro de los grandes, el PSOE, va dando bandazos: Andalucía, Cataluña, Baleares, C. Valenciana… En Ferraz no pueden controlarlo, y tras las últimas declaraciones del expresidente, Sr. Gonzalez, han salido a relucir notables discrepancias entre las diferentes familias socialistas que en nada favorecen la necesaria estabilidad en los tiempos que corren. Este grupo se ve muy marcado también por casos de corrupción derivados de los ERES y Formación y se está eternizando la solución definitiva de los mismos.

Si nos desplazamos al noreste, ahora que aún no hay fronteras, nos encontramos con Cataluña, maravillosa Comunidad Autónoma manipulada por el President Sr. Mas (CDC), con la connivencia del Sr. Junqueras (ERC) y unos movimientos ciudadanos con ansias de protagonismo. En esta Comunidad tampoco se libran de la corrupción: casos Palau, Teyco, clanes Pujol-Somarroca, etc, y el President Sr. Mas, íntimamente ligado a los anteriores y teniendo de secretario personal al Sr. Osacar, dice que no sabe nada al respecto. Pero eso sí, convoca unas elecciones autonómicas dentro de la legalidad para el 27 de septiembre, aunque ilegalmente las considera como Referendum Plebiscitario, pues en lugar de contar los votos que darían la configuración del Parlament, pretende contar los escaños y si su candidatura, en la que ocupa el cuarto lugar, tiene un escaño mas que el resto, proclamará la independencia de Cataluña. Una auténtica tomadura de pelo que puede tener graves consecuencias.

La presencia en la candidatura del Sr. Romeva, la Sra. Forcadell (ANC), la Sra. Casals (Omnium Cultural) y el Sr. Junqueras hace de la misma una mezcla de difícil digestión desde el punto de vista político, pues son de ideas dispares con las del Sr. Mas (CDC). ¿Podría explicar el Sr. Junqueras porque abandono la Diputación Permanente del Parlament, en la que debían darse explicaciones sobre el caso de corrupción denunciado por ERC en el Ayuntamiento de Torredembarra?

Bien, por ahora, la regeneración política que dice venir de la mano de partidos emergentes debe esperar, ya que a día de hoy no deja de ser una utopía. En verdad, echamos de menos a políticos de la talla de los que fueron capaces de hacer posible la Transición política en España, aunque esta no fuera perfecta.

Hoy nos queda esperar los resultados de los procesos electorales de septiembre (autonómico o plebiscitario según se quiera) y finales de año (generales). Pero sean cual sean los resultados, los problemas de Sanidad, Educación, Dependencia, Violencia de Genero, Paro, etc…, deberán esperar, pues con la clase de dirigentes políticos que padecemos, más preocupados por su interés personal que por los ciudadanos, como demuestran continuamente, será difícil gestionar la solución a estos graves problemas.

Es necesaria una regeneración de los partidos políticos que, al paso que vamos, tardará en llegar, al menos, dos legislaturas más, si es que en este periodo aparecen nuevos dirigentes con una mente limpia que puedan dar un vuelco a todos los problemas que los actuales responsables políticos han generado y que el país demanda. Esperemos que así sea; mientras tanto, ¡que triste panorama!

Joaquín Pérez Argüelles

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x