Tribuna de Ana Giménez, presidenta de Sector de Atención Primaria de AMYTS: “¡Socorro! ¡Soy médico de Atención Primaria!”

0

Ana Giménez, presidenta de Sector de Atención Primaria de AMYTS (Asociación de Médicos y Técnicos Superiores), la asociación sindical que integra a una gran parte de los médicos de Madrid, describe en una tribuna publicada por ACTA SANITARIA, la penosa situación profesional a la que ha conducido la reforma sanitaria en la Comunidad de Madrid, sin que existan visos de que pueda mejorar, sino que camina a un empeoramiento. Por su interés, la reproducimos a continuación:

 

 


En una reciente entrevista en la radio, el Director General de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Armando Resino, dijo que, con la convocatoria y resolución de la nueva OPE para médicos de Atención Primaria de Madrid, se va a alcanzar una adecuada tasa del 5% de interinidad entre los médicos de Atención Primaria de Madrid.

Efectivamente, dicho porcentaje sería adecuado (si obviamos que, desde el año 2008 e incumpliendo flagrantemente la ley vigente, no se nombran interinos en Sanidad en la CAM, tan sólo eventuales con contratos de 1-3 ó 6 meses), si no fuese porque tan reducida cifra se debe a la falta de creación de nuevos puestos de trabajo desde hace ya 3 años, de tal manera que la apertura de nuevos Centros, que tanto le gusta publicitar a la Consejería de Sanidad, supone tan solo traslados -con frecuencia forzosos- de unos profesionales de unos centros a otros: vamos, desvestir a un santo para vestir a otro. Y, por supuesto, la falta de creación de nuevas plazas ha provocado que las consultas se encuentren con cupos de pacientes muy por encima de las recomendaciones de calidad de las sociedades científicas de Atención Primaria e, incluso, por encima de las cifras máximas recogidas en la ley de Estructuras Básicas de Salud, que con tanta ligereza se cargó la Ley de Libertad de Elección y de Área Única de Madrid.

Tareas crecientes y recursos menguantes

Esta situación ya es conocida para los médicos madrileños: la Sanidad como arma de venta política, en la que los supuestos servicios ofrecidos a los madrileños recaen de forma implacable sobre las espaldas de los profesionales -en este caso los médicos de Atención Primaria-, a los que se responsabiliza cada vez de nuevas tareas sin relevarles de tareas previas y sin dotarles de recurso alguno para poder llevarlas a cabo. En el caso de la Atención Primaria, nuestro principal recurso es el tiempo. Es posible que los ciudadanos piensen que ahora, con la nueva jornada impuesta desde el gobierno a los funcionarios, tengamos más horas para su asistencia, pero la realidad es otra: la implantación de la nueva jornada en sanidad tiene exclusivamente un fin economicista: las horas “se devuelven” a base d e pasar la consulta de los compañeros y somos nosotros nuestros propios suplentes. Es decir, al final supone exclusivamente un deterioro en nuestras condiciones de trabajo y un deterioro en la calidad de la asistencia a los pacientes (no es posible atender en las mismas condiciones una consulta de 30 pacientes que una de 60….).

Cartera de Servicios incumplible

De tal forma que, hoy por hoy, la cartera de Servicios de Atención Primaria es incumplible; una auténtica estafa. Para poder cumplir todos los puntos recogidos en la cartera de Servicios necesitaríamos jornadas laborales de 16 horas y años de 450 días. Cada vez que una nueva tarea se asigna a la consulta de los médicos de familia o pediatras….otra sale de puntillas por la puerta de atrás. Pero no necesariamente nuevas tareas: es evidente que la atención y la duración de las consultas no puede ser la misma si el cupo de población atendida es de 1.500 que si es de 2.800 pacientes (cada vez más pacientes). Este punto es una de las últimas estafas que la ley de Área Única nos ha traído a la Atención Primaria: el concepto de “umbrales” para sustituir a los clásicos “cupos”. Los umbrales no se deben adaptar al tiempo mínimo de consulta requerido para dar asistencia a cada paciente, sino a la demanda asistencial de la zona y del turno. Por ello, como con la crisis, pacientes que hasta ahora acudían para ser atendidos a consultas de Sociedades Médicas privadas, -que ahora han tenido que dejar por falta de recursos económicos-, acuden también ahora a los médicos de la sanidad pública…. aunque ya tengan sus consultas desbordadas; pero no se preocupen ciudadanos y profesionales: con los nuevos umbrales se han puesto en marcha mecanismos de regulación: que todas las consultas tienen ya adscrito un número por encima de los umbrales del centro…. PUES… ¡¡¡AUMENTAMOS LOS UMBRALES Y SANTAS PASCUAS!!!

Panorama desolador

Este es el panorama de las consultas médicas de Atención Primaria: médicos desbordados, con consultas desmesuradas, con responsabilidades asistenciales inabordables por falta de tiempo y otros medios, sin suplentes que nos permitan disfrutar de los cada vez menos días de descanso (pues cuando no hay suplente en una consulta, el regreso del titular a la misma supone de forma matemática un aumento importante de la demanda). Y nosotros, que para llegar a ser médicos hemos tenido que ser la flor y nata de los estudios del colegio, el orgullo de nuestros padres, la envidia de los compañeros…tantas veces pensamos ¡quién me mandaba a mí estudiar Medicina!

Desde los departamentos de farmacia nos recuerdan una y otra vez que debemos disminuir el número de ansiolíticos que prescribimos…..¡pero si los tomamos nosotros!

Fuentes: ACTA SANITARIA, 17-10-2012

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x