CON FIRMA. “Tras más de cien días perdidos… ¿qué podemos esperar?”, por Joaquín Pérez

0

Los potenciales electores llevamos soportando desde el pasado 20-D a unos políticos que más bien parecen malos actores de un pésimo sainete que auténticos dirigentes.

En los últimos días, y tras un largo paréntesis de vacaciones inmerecidas por estos señores, se reunieron los líderes de Podemos y PSOE, y tras la reunión y la consabida rueda de prensa de ambos, ambos transmitieron la buena sintonía que apreciaron en dicha reunión, pero la verdad es que no lograron convencer a nadie sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo serio que posibilite una solución al problema planteado. El Sr. Sánchez se empeña en una imposible cuadratura del círculo, pues los dos posibles aliados con los que solo él parece contar, se autoexcluyen mutuamente, ya que Podemos no acepta a Ciudadanos y este no acepta a Podemos; de forma que sigo pensando que el Sr. Sánchez sigue insistiendo en ser el EX-PRESIDENTE más rápido de la historia de la democracia. El Sr. Iglesias, al que se le llena la boca de hablar del siglo XXI, de la belleza de su partido, etc, con sus personalísimas decisiones parece anclado en el siglo XIX; está obcecado con negociar un gobierno a la valenciana, y está convirtiendo su figura y la del Sr. Sánchez en auténticos ninots, a los que posiblemente los futuros electores ayuden a arder al encender la mecha del voto. El Sr. Rivera, todo buena voluntad, y admitiendo que el acuerdo con el PSOE no soluciona el problema, aunque ha servido para activar un calendario, no logra desatascar la situación, pues su propuesta de participación del PP en forma de abstención no es atendida por Génova y Moncloa.

En el seno del PP últimamente se están apreciando algunas diferencias por parte de los dirigentes mas jóvenes, los secretarios nombrados en 2015, que discrepan de la vieja guardia, lo que se ha podido apreciar con motivo de affaire valenciano, sobre el que han dicho que hay que tomar decisiones drásticas, mientras que el líder, desde Moncloa, dice estar tranquilo.El partido parece estar secuestrado por el Sr. Rajoy, que sigue dejando pasar el tiempo acostado en la tumbona de Peridis, sin dar un solo paso para tratar de desbloquear la situación; y cuando no tiene mas remedio que transmitir algo, es el Sr. Montoro el que sale para informar de la desviación del déficit, que ha llegado al 5.2%, equivalente a mas de diez mil millones, cuando repetitivamente decían que estaba controlado y que se iba a cumplir con Bruxelas. ¿Un nuevo engaño o mentira? Eso sí, la culpa es de las CCAA, que son unas manirrotas, cuando una cantidad considerable ha sido utilizada para, con retraso, tratar a enfermos de hepatitis C, un aunto que bien podríamos denominar “de Estado”. Así pues, el Sr Rajoy ni está ni se le espera… ni se va, que sería lo mas lógico. Si nos hemos hartado de oír a estos señores sobre la deuda histórica que heredaron de la época del Sr. Zapatero, ¿qué no tendrán que oír del posible gobierno que les suceda?

Hoy, cuando faltan pocas fechas para que concluya el plazo de formar gobierno, y tras la reunión a tres mantenida por PSOE, C’s y Podemos, parece que el posible acuerdo esta descartado, por lo que el 26 de junio tendríamos que acudir de nuevo al colegio electoral. Tras las declaraciones posteriores a la reunión de los responsables de los tres grupos, esta parece ser la única solución que ofrecen los insignes políticos a la situación que ellos han creado.

Para evitar un nuevo proceso, solo podemos pensar que nos encontremos en el penúltimo acto del esperpento que nos vienen representando y, que el Sr. Sánchez, tras las reuniones mantenidas con el President y Vicepresident de la Generalitat, se meta en la pista de un circo, se quite la chistera y, de la misma, saque un nuevo documento de acuerdo con Podemos, con el apoyo de los partidos soberanistas, que posibilite su ambición personal de ser “Presidente del Gobierno”.  Esta posibilidad existe, pues no es lógico que el portavoz del PSOE en el Congreso diga hoy a Podemos “Esto se acabó”, y al día siguiente el secretario general de ese partido vuelva a tender la mano a Podemos, como rogándole que hagan posible su investidura, bien con un sí, bien con su abstención. Si esto sucediera, lo que no podemos predecir, aunque sí intuir, son las consecuencias que el mismo podría tener sobre el sufrido españolito, así como las reacciones que se producirían dentro de su partido, que le marcó unas líneas de negociación muy claras.

En cualquier caso, el panorama de futuro no puede ser más negro, pues aún no han explicado los nuevos recortes que se nos aplicarían, exigidos por Bruxelas para poder cumplir con el déficit marcado, pues las cifras que se manejan, tanto en el acuerdo PSOE-C’s como en los puntos presentados al terceto por Podemos, que oscilan entre los 20.000 y 60.000 millones, harían imposible su aceptación en la cámara europea

La impresión general es de una descarada tomadura de pelo que, sin duda, tendrá respuesta en las urnas y, ante la falta de caras nuevas que de verdad lideren la política española, no hay garantía alguna de solución a esta grave crisis. Si alguien conoce donde podemos encontrar a unos nuevos salvadores salvadores, por favor hágalo saber de inmediato para que tengamos un poco de sosiego.

Joaquín Pérez Argüelles

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x