CON FIRMA. “Transferir la homologación de títulos a las CCAA ¿es la solución?”, por Ana Giménez

0
Ana Gimenez

La Atención Primaria madrileña está en crisis (bueno, y toda la estatal, y también se oyen ecos de protestas a nivel europeo). Una crisis que tiene como colofón la falta de médicos dispuestos a trabajar en dicho nivel. Son muchos los motivos por los cuales la Atención Primaria no es un destino de elección para los médicos, pero podemos resumirlos en:

  • malas condiciones de trabajo (demanda desbordada, burocracia injustificada, herramientas informáticas que lastran en lugar de ayudar)
  • malos horarios, absolutamente fuera de la línea europea de horarios compatibles con la conciliación de la vida laboral y familiar, lo cual pesa aún más en una profesión con altísima tasa de feminización
  • bajas retribuciones… muy bajas, absolutamente discordantes con las necesidades formativas y la altísima responsabilidad.

Y si, además, todo esto lo comparamos con otros posibles destinos a los que pueden acceder los médicos de Atención Primaria (urgencias hospitalarias, tanto en el ámbito público como en el ámbito privado, atención primaria de otras Comunidades Autónomas con mejores horarios -y muchas veces con mejores retribuciones- y servicios sanitarios de otros países de nuestro entorno), la dificultad para atraer y retener profesionales se hace palpable y evidente. Cuando nos acercamos a los residentes que están finalizando su periodo formativo en los hospitales madrileños, y les preguntamos sobre la posibilidad de buscar trabajo en Atención Primaria, lo tienen claro: no están dispuestos a trabajar en las condiciones de trabajo que se les oferta. Prefieren cambiar de comunidad autónoma, de destino laboral, incluso de país.

Ante esta situación que día día se va agravando, como consecuencia de las jubilaciones de los médicos que empezaron a trabajar con el nuevo modelo de Atención Primaria, así como con la aparición de nuevos “deberes” que  todavía empeoran aún más la carga laboral y burocrática (atención a la cronicidad, ecografias, MUP -¡ay, el MUP!-…..), el gobierno no acaba de poner en marcha medidas que impidan esta continua sangría de recursos humanos de la Atención Primaria. Si son las malas condiciones laborales, los terribles y extenuantes horarios y las bajas retribuciones las que producen la falta de interés de los profesionales para este nivel asistencial…. ¿no sería sensato que se pusieran en marcha medidas para mejorar las condiciones laborales, medidas económicas para mejorar las retribuciones, propuestas de “europeización de los horarios”?

Pues no.

Lo que hace el gobierno de la nación es buscar fuera de sus fronteras profesionales que quieran trabajar en la Atención Primaria, y para ello propone una modificación de las exigencias para trabajar como médico en el Sistema Nacional de Salud (¿no incumple eso la normativa europea?). Para conseguir la homologación del título, existen unos trámites oficiales en el Ministerio de Educación, que son ciertamente algo lentas, y lo que se propone es transferir a las comunidades las competencias para la homologación de títulos, en lugar de mejorar las condiciones que impiden que los médicos formados en España se queden a trabajar aquí… Porque no olvidemos que España forma suficiente número de profesionales como para abastecer las necesidades de recursos humanos de los diferentes sistemas, tanto públicos como privados.

Pero me temo que no es la panacea: recuerdo cuando hace unos años un consejero de Salud extremeño se trajo 30 anestesistas de Europa del Este; en pocos mesés se fueron a trabajar a las clínicas privadas de la Costa del Sol…..

Las soluciones son necesariamente:

  1. Mejora de la retribuciones. No olvidemos que en el año 2018 los facultativos todavía están cobrando menos que cuando inició la crisis económica, pese incluso a la subida de la Carrera Profesional. Los recortes instaurados de forma sucesiva, así como las congelaciones salariales, hacen que nuestros salarios sean inferiores a los de hace 10 años.
  2. Mejora de las condiciones laborales. Es insostenible que se obligue a los médicos ver consultas de más de 40 pacientes diarios, más de 50 pacientes diarios, más incluso de 60 pacientes diarios. Eso no hay quien lo soporte. Ni física ni mentalmente. Cada vez son más los casos de bajas laborales por síndrome de burn out. Crisis de ansiedad. Incluso abandono de la actividad asistencial. Alguien tendrá que instaurar un tíquet moderador, como el del transporte, por ejemplo. Alguien que sea capaz de mirar más allá de los próximos cuatro años.
  3. Horarios europeos. Toda Europa está poniendo en marcha medidas para racionalizar los horarios laborales. Parece que esto no tiene cabida en la Comunidad de Madrid. Si en otras Comunidades Autónomas en las que la atención de tarde es  testimonial, su nivel de calidad asistencial es muy bueno, Madrid es de las pocas Comunidades Autónomas donde el 50% de los turnos están de tarde, lo que dificulta enormemente la conciliación laboral y familiar en una profesión con una altísima tasa de feminización. El 99% de las solicitudes de reducción de jornada para compatibilizar la vida laboral y familiar tiene lugar en el turno de tarde.

Las  medidas que está empezando a proponer a la Consejería de Sanidad madrileña, ante el clamor de los profesionales y gracias al trabajo de algunas sociedades científicas como la AMPAP, son unas tímidas propuestas de mejora de horarios que, por si fuera poco, cuentan con la oposición rotunda y radical incluso de sindicatos de clase y de enfermería (¿las enfermeras no quieren mejorar sus horarios?). Sí, lo han leído ustedes bien. Sindicatos de clase, que deberían estar trabajando para la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, pero en el caso de los profesionales sanitarios no consideran que eso sea adecuado.

Y no hay más propuestas.

Si seguimos así, nos tocará asistir al hundimiento final. Y todos nos lamentaremos.

Ana María Giménez Vázquez
Médico de familia. Tesorera de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x