EDITORIAL. “Sí a la modificación de horarios de tarde en la AP madrileña”, por Gabriel del Pozo

4
gabriel-2

En primer lugar quiero dejar bien claro que la modificación de horarios no es la solución definitiva de los problemas que sufre la AP, que son muchos y variados, pero sí que es un paso hacia adelante para salir de ese túnel negro a que están condenados todos los profesionales que, no voluntariamente, trabajan en turno de tarde en la Comunidad de Madrid. Fundamentalmente mujeres, por aquello de la feminización de la profesión, pero de lo que se ha de beneficiarse todo el colectivo, y hasta los mismos usuarios en los que otros se quieren escudar para criticar esta mejora.

Actualmente en Madrid hay muchos equipos funcionando con reducciones de jornada, unas cubiertas y la mayoría sin cubrir… Partiendo de que nadie , o casi nadie, quiere dejar de ganar lo que le corresponde de salario, hemos de suponer que esas reducciones se piden para poder compaginar el trabajo con su vida familiar. Si a partir de ahora se puede salir antes, excepto cuando toque la continuidad hasta las 21 horas, lo normal será que disminuyan esas peticiones de reducción, y la población mantendrá la continuidad asistencial con su médico/pediatra habitual. En el caso de las reducciones no suplidas, los compañeros dejarán de tener que atender la parte no cubierta, ya que será el propio titular el que se haga cargo de ella, por lo que debe disminuir la sobrecarga de trabajo y se dipondrá más tiempo para los usuarios. Además, también cuando se produzcan ausencias será más fácil encontrar un suplente que quiera ir con este horario que no con el que tenía previamente. En el caso de las consultas de Pediatría probablemente será también más fácil la cobertura definitiva con pediatras de Atención Primaria, al hacer más atractivas las plazas, y los usuarios tendrán mejor cubierto ese derecho de asistencia. Probablemente la pediatría de Atención Primaria vuelva a ser atractiva para los nuevos titulados.

Es una medida que mejora a muchos sin perjudicar al resto, pues es voluntaria y respeta la especificidad de la actividad de los profesionales. Los pediatras son los únicos encargados de ver a los niños durante su presencia y en el horario de prolongación, y los médicos de familia seguirán viendo los adultos. Y solo participarán en la atención en el horario de prolongación los que se hayan acogido voluntariamente a ese horario, no el resto de compañeros que quieren seguir con la actividad normalizada que venían realizando.

Debe ser una situación que, una vez se haga el estudio piloto y se demuestre eficaz, debe poderse a aplicar en todos los centros donde haya profesionales que deseen acogerse a ese cambio, y no nos sirve el no se puede. Los equipos deben aportar ideas para realizar las actividades y compaginar espacio y atención (ya tenemos una buena experiencia de la capacidad de gestión que tiene los mismos), y cada uno e se organiza como mejor considere para el buen funcionamiento y atención en el centro.

Todos aquellos que critican esta puesta en marcha, en base al perjuicio para el ciudadano, ¿qué dicen en las comunidades donde lleva años implantado? ¿Esos ciudadanos tienen menos derechos? ¿Se les está dando una mala asistencia y lo están permitiendo? ¿Debemos criticar la mejora de unos pocos, o debemos luchar porque en el resto de la población se imponga una lógica de horarios laborales que permita la conciliación y el seguir manteniendo la vida en familia para todos los miembros de la misma? Los europeos hace mucho que mantienen unos horarios, a mi juicio, más racionales, y no parece que tengan una peor atención sanitaria.

De cualquier modo, hagamos la prueba y veamos si mejora, empeora o no modifica la situación, y en base a eso tomemos decisiones. ¡No sirve el no porque no!

Esto no excluye que sigamos pidiendo que las plantillas estén dimensionadas a las necesidades reales, que haya fijeza en el empleo, que se dediquen los presupuestos necesarios para la Atención Primaria, que se invierta más en sanidad, que se racionalice la inversión que hacen nuestros gobernantes… Porque siendo verdad que “lo que hay es lo que hay”, se puede mejorar en que lo invertimos. Seguiremos pidiendo que se apliquen de una vez los acuerdos del 2006, donde se aumentaba la retribución en el turno de tarde, así como tantas y tantas reivindicaciones que nos quedan por conseguir.

¡Probemos, comparemos y si encontramos algo mejor apliquémoslo!

Gabriel del Pozo Sosa
Médico de familia, Presidente de AMYTS

Compartir:

4 comentarios

  1. Salir a las 18:30 no soluciona mucho a los que tenemos niños. Salir a las 5 sí. Con el otro planteamiento al menos tenias las mañanas libres. Ahora ni la mañana ni la tarde, y tampoco llegas a recoger a los niños del cole, por no hablar de comer en el centro…no se es un paso para el que le sirva, pero yo no lo acabo de ver como la solucion para que dejemos de reducir jornada.

    • Formación y Desarrollo Profesional en

      Desde luego, nuestro objetivo ideal es claro: horario europeo, con las medidas que sean necesarias para asegurar la cobertura asistencial. Sabemos de las dificultades que supone, pero ese es un objetivo importante, pues es un elemento de precariedad, sobre todo desde el punto de vista de la conciliación, y origina muchos problemas a los profesionales.. El último paso conseguido, como propuesta de la Administración, es el tercero en esa dirección, tras turnos bisagra y deslizantes. Seguiremos trabajando, pues sólo empujando se rompe la inercia y se avanza.

  2. A Jaun Gonzalez Yague en

    Me gustaria que comentara usted como se soluciona el problema : Comer . tenemos que llevar el taper para comer a matacaballo( le parece sano), a partir de la 18:30 quien asistira al gran numero de pacientes que audiran, los medicos que elijan turno de tarde, sobrecargando las ya de por si sobrecargadas agendas. Por cierto usted en que turno trabaja, de mañana no?. Gracias

    • Formación y Desarrollo Profesional en

      Respuesta del autor, Gabriel del Pozo:
      Siempre he trabajado en turno de tarde, para comer he tenido que ajustarme al horario de trabajo que oficialmente era de 2 a 9 saliendo multitud de veces a las 10 y entrando para realizar mis avisos programados a las 13 horas o antes, debido a que mi cupo superaba los 2000 TSI y con el cupo de mas ancianos de mi centro, creo que no se ha leído el documento, en cuanto a los criterios de acceso y la organización de la atención.

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x