CON FIRMA. “Ser médico, ¿’una maldición’?”, por Miguel Ángel García

0

El pasado 28 de abril tuvo lugar el preestreno la película “Hipócrates”, organizado por Diario Médico en colaboración con la distribuidora en España del film, Caramel films. Sin querer entrar a analizar la película, tarea que queda en manos de los expertos, hubo una de los diálogos que me llamó la atención. En él, uno de los protagonistas, un residente “novato”, tras algún fracaso inicial, piensa en abandonar la profesión porque dice no estar “hecho para este trabajo”. El otro protagonista, con algo más de experiencia, le espeta la siguiente respuesta:

La Medicina no es un trabajo, es una especie de maldición.

Bien es cierto que lo hace con una cierta sonrisa en la cara, lo que indica que el comentario tiene la intención de animar al compañero y que, por tanto, ha de ser puesto en un contexto que en ese momento no se hace explícito, pero que el resto de la película parece apuntar: compromiso, reto, pasión, emoción, límitación, fragilidad… Algo complejo y multiforme, incluso a veces contradictorio, que creo que entendemos muy bien, de una u otra forma, todos los médicos. Pero que no siempre es muy bien comprendido fuera del ámbito de la Medicina.

No es fácil entender, desde fuera de ese ámbito, la sensación de fragilidad que con frecuencia acompaña a las decisiones clínicas, los riesgos que se asumen -idealmente en colaboración con el paciente-, el peso que situaciones externas a la propia clínica pueden tener en la toma de decisiones… Y tampoco es fácil de entender como ese reto puede enganchar y motivar a los profesionales, con sólo disponer de un ambiente adecuado para poder generar esta respuesta, y no una infinidad de otras posibles, como la angustia, la ansiedad, el temor… que refleja el joven protagonista de la película en algún momento de la misma. Quizás es a esta serie de complejidades a las que su compañero hace referencia con la palabra “maldición” en el marco de lo que la sonrisa parece apuntar: que junto a esa maldición existe una gran bendición, una gran oportunidad, que hay que ser capaces de favorecer. Si eres médico, todo esto te sonará familiar, a buen seguro.

Hace falta crear y mantener ese ambiente adecuado que haga de buen marco para la práctica clínica de los médicos, jóvenes y no tan jóvenes. Y defenderlo no tanto desde la perspectiva empresarial, de resultados, tan en boga en la gestión sanitaria actual; ni siquiera desde la perspectiva científica, del conocimiento, o la limitada al compromiso profesional. Hace falta defenderlo y promoverlo desde la perspectiva humana, desde el respeto y el cuidado de la dimensión humana de los profesionales, de los médicos en concreto. Porque difícilmente desde fuera pueden entenderse todas estas situaciones, todos estos conflictos, todas estas dimensiones de la práctica profesional.

Por eso, te invito a votar el próximo día 7 de mayo a AMYTS. Porque somos una organización profesional médica consciente de esa ambivalencia y de la necesidad de mantener un marco coherente con la complejidad de nuestra práctica profesional. Porque todos nuestros delegados son médicos y facultativos clínicos, y entienden y saben de qué va “la historia” de que hablaba más arriba. Y porque saben que defendiendo su profesión no sólo te defienden a tí, también defienden su propio futuro, que es el mismo que el tuyo.

Pero no te quedes sólo ahí, en un voto aislado. A buen seguro que valorarás muchas de las acciones que hemos emprendido y algunos de los resultados obtenidos, pero también que no estarás de acuerdo con todo lo que hemos podido hacer, que pensarás que las cosas se podrían haber hecho de otro modo, que hay cosas mejorables. Te invito por ello a colaborar, a consolidar el papel de AMYTS en la defensa de la dimensión profesional del ejercicio de la Medicina, a construir los consensos necesarios entre diferentes visiones, a aportar tus ideas, a enriquecer las propuestas… A hacer de AMYTS la casa del Médico, de todos los médicos, a la que todos los médicos vean (veamos) defender la calidad y las condiciones de su ejercicio profesional.

Vota AMYTS, pero también afíliate con nosotros y participa, dejando tu huella en la construcción de un futuro mejor para el ejercicio profesional de la Medicina en nuestro sistema sanitario.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x