CON FIRMA. “Ser médico, un gran reto de cara al futuro”, por Isabel Rosique

0

Cuando echamos la vista atrás y recordamos los años y los deseos de juventud por ir a la Universidad a estudiar la profesión que deseábamos, en este caso Medicina, nos damos cuenta de muchas cosas que no esperábamos y han sucedido en el camino hasta llegar a hoy.

Primero, el cribado para llegar a entrar en la Facultad de Medicina, aquello que parecía algo majestuoso y nos veíamos allí estudiando… ¡¡¡Qué ilusión !!! Empezábamos con los límites de alumnos según números clausus para conseguir un ansiado pupitre…

Consigues entrar a la carrera, ¡¡¡guau, he llegado!!!, y así pasas varios años, los mejores de disfrute de la vida supuestamente, dedicados en cuerpo y alma a hacer tuyos tantos y tantos conocimientos relativos a esta bonita profesión. ¡Y tan contentos, por supuesto!

Una vez obtenemos el titulo de Licenciado en Medicina y Cirugía, resulta que con eso no puedes ejercer todavía… Nos tenemos que poner a estudiar el examen MIR, nuevo cribado para los estudiantes, y te puedes pasar como un año más o menos y, con suerte si apruebas a la primera, obtener la puntuación necesaria y poder realizar la especialidad que quieras y/o puedas según tu nota, encerrado delante de una mega-oposición y con miles de “contrincantes”.

Y la especialidad… Cuatro o cinco años dando ¡lo mejor de ti no, lo siguiente!, trabajando y estudiando. La vida de un futuro especialista es muy dura, y eso viendo cómo tus otros amigos de igual edad siguen viviendo de “otra manera” más relajada, como poco.

Terminado el periodo formativo, de nuevo el médico debe emprender una búsqueda laboral, pues así como otros profesionales en este país, tras un periodo de formación como el MIR, salen ya con un destino, nosotros NO.

¿Y el arduo camino del ejercicio profesional? Más de lo mismo: contratos precarios, en tiempo y en forma, intentando conseguir un empleo digno… quiero decir ¡DIGNO!

La posibilidad de tener un contrato estable es realmente difícil en la mayor parte del Sistema Nacional de Salud; desde que el INSALUD dejo de existir como tal y se desmembró en comunidades autónomas (y eso fue en 2001, casi veinte años atrás) tan solo ha habido tres o cuatro Ofertas Públicas de Empleo (OPEs), al menos en nuestra comunidad.

Actualmente nos encontramos con aproximadamente un 40% del personal médico del SNS digamos sin estabilidad en el empleo, unos por renovar contratos eventuales cada varios meses (aún siendo necesario su puesto y trabajo) y otros con una interinidad que tampoco garantiza su continuidad laboral. Y estas situaciones pueden ser de incluso decenas de años.

¿Que está sucediendo con los profesionales de la medicina? Pues desde diversas tribunas médicas se apunta al desafío que supone el empleo médico en la actualidad.

Son varios los aspectos a tener en cuenta, entre otros la “fuga de médicos” al extranjero. Se están formando estudiantes de Medicina “para que emigren”. En la última década, solo en Castellón, por poner un ejemplo, han sido 220 profesionales los que han pedido el certificado de idoneidad para marcharse. Los sueldos en nuestro país , escasos en comparación con Europa, y muchas veces también las condiciones de trabajo y la falta de reconocimiento profesional, hacen que los médicos abandonen en muchos casos el país, como señalan desde CESM-Comunidad Valenciana. En este año que acaba, en nuestro país se ha aumentado el número de médicos que se necesitan, cerca de 4000 profesionales.

Otro aspecto es que se forman a día de hoy demasiados estudiantes de Medicina para las necesidades por jubilaciones  de los profesionales dentro de unos 10 años; según parece, volverán a sobrar médicos como en la década de los 80 y 90, y se prevé un incremento del paro en la profesión a partir de entonces.

Es necesario replantear la forma de acceso de los médicos a un contrato estable tras su periodo formativo de especialista; ha quedado reflejado anteriormente el gran número de cribas que llevamos desde el comienzo de la carrera. Y hacerlo de una forma coherente y estructurada: Gabriel del Pozo, secretario general de CESM, propone valorar el acceso al empleo a través de bolsas, consensuadas entre todas las CCAA, y establecer una bolsa de contratación de profesionales temporales o fijo que sea común para todo el SNS.

Tendremos que seguir pensando y denunciando todas estas cosas. Pero, sobre todo, tendremos que unirnos todos para conseguir cambiarlas. ¿Te apuntas?

Isabel Rosique
Especialista en Anestesiología y Reanimación, Hospital Universitario Doce de Octubre. Delegada AMYTS de PRL

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x