Riesgos químicos formol

0

Logo revista

Volumen 2, Nº 11. Marzo 2014.

Salud laboral

EL RIESGO QUÍMICO DURANTE EL TRABAJO EN EL SECTOR SANITARIO. ¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO?

Victoria Velasco Sánchez
Médico de familia. Responsable de Salud Laboral de AMYTS

Pues hablamos de exposición por razones de las condiciones laborales, a agentes químicos cuyo desconocimiento de las propiedades intrínsecas y de su exposición derivada, dificultan en gran medida la prevención de los efectos sobre la salud.

El caso del formol

En concreto, el formaldehído, es uno de los productos más utilizados en servicios hospitalarios, concretamente en Anatomía Patológica, y son pocos los trabajadores que conocen que existen varias guías específicas que regulan los niveles de exposición admitidos, así como la normativa vigente. La ANMTAS (Asociación Nacional de Medicina del Trabajo en el Ámbito Sanitario), tiene una guía concreta que habla del riesgo químico1, y son varias las guías del INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) que dictan normativa sobre el uso que se debe hacer del formol, durante el trabajo. De hecho, hace varios años se publicó la Nota Técnica de Prevención NTP 248, que habla específicamente del uso del formaldehído en laboratorios de Anatomía Patológica, siendo sustituida en la actualidad por la NTP 873 de Prevención de la exposición al formaldehído2.

El formaldehído se comercializa como solución acuosa, en concentraciones que varían entre el 30 y el 55%, recibiendo, en esta forma, el nombre de formol o formalina. En el ámbito sanitario, habitualmente se utilizan disoluciones con un 3,7 – 4 % de formaldehído y un 0,5 – 1,5 % de metanol. Es un producto especialmente peligroso, ya que, además de su acción irritante y sensibilizante, está clasificado por la International Agency for Research on Cancer (IARC) en el grupo 1 (cancerígeno en humanos)3, clasificación que no se aplica en España ya que nos atenemos a normativa europea, como veremos más adelante.

En el ámbito sanitario se utiliza principalmente para fijación de muestras de tejidos con el objetivo de conseguir la interrupción de los procesos de degradación que aparecen tras la muerte celular, de forma que se conserve la arquitectura y composición del tejido tal y como se encontraba en el organismo vivo. De esta forma, se puede estudiar el tejido y realizar diagnósticos postmortem. Por ello, se utiliza principalmente en Servicios de Anatomía Patológica, que es donde se procesan las muestras (biopsias) recogidas en las diferentes consultas de especialidades, quirófanos y centros de salud, así como en la realización de autopsias, siendo en dicho servicio donde existe una mayor probabilidad de exposición al formaldehído. Sin embargo, también se utiliza de forma importante en quirófanos y salas de partos y, en menor medida en centros de salud y ambulatorios y en consultas como dermatología, ginecología o genética, en las que también se recogen muestras que requieren conservación en formol, así como en procesos de esterilización.

El INSHT ha cuantificado la exposición a formaldehído mediante medición de su concentración en distintos estudios ambientales en medio hospitalario, recogiendo los resultados en la Norma Técnica de Prevención 873, de la que se presentan los datos en la Tabla 1.

Tabla 1. Concentración de Formaldehído en Servicios hospitalarios (modificada de NTP 873. INHST)

Servicio

Concentración
(ppm)

Sala de Autopsias

0,07-8,40

Laboratorio de Anatomía Patológica

0,08-6,90

Prácticas disección de cadáveres

0,38-2,94

Archivo de muestras de Autopsias

1,10-1,60

Archivo de muestras de Anatomía Patológica

0,22-0,36

Hospital general (Limpieza/desinfección)

1,62-0,01

Hospital Endoscopia

0,08-0,01

Es muy considerable la exposición que se produce en el primer paso del estudio anatomopatológico de una biopsia, conocido como “tallado”, para la descripción macroscópica y la selección de las áreas sobre las que se van a realizar el estudio microscópico. En esta operación se inspecciona la pieza, y se realizan incisiones y cortes para seleccionar las zonas de interés, lo que conlleva un importante tiempo de exposición y la generación de abundantes lixiviados que contienen gran proporción de formol. La descripción macroscópica y el “tallado” de las biopsias requieren precisión y agudeza visual, lo que obliga al patólogo a adoptar una posición muy próxima a la muestra. Por ello, cuando se trabaja sobre biopsias conservadas en formol, existe un riesgo importante de inhalación de formaldehído.

Pero no son despreciables las exposiciones que se producen al contaminante en el desarrollo de tareas tales como transvases del formaldehído, dosificaciones, lavados de material y otras manipulaciones con las disoluciones; debido a su carácter manual y a la diversidad de circunstancias que concurren, suponen niveles de exposición al contaminante de muy diverso orden.

Todo ello se traduce en una contaminación residual de laboratorios o áreas de trabajo, introduciendo, como mínimo, molestias para el personal. De hecho, el INSHT en la NTP 873, en función de los posibles efectos sobre la salud, marca un valor límite ambiental para exposiciones cortas (VLA-EC) de 0,3 ppm con dos notas:

  • Sen: Sensibilizante.

  • Y: Reclasificado recientemente, por la Internacional Agency for Reserarch on Cancer (IARC), de grupo 2A (probablemente carcinogénico en humanos) a grupo 1 (carcinogénico en humanos).

Pero ¿qué efectos para la salud tiene el trabajo con formaldehído? Se han identificado efectos irritantes, alérgicos y, posiblemente, cancerígenos.

  • Efectos Irritantes: En el medio laboral hospitalario, la principal vía de exposición es la inhalatoria, ya que la sustancia es muy volátil y se deposita fácilmente en las vías respiratorias, principalmente en las superiores. Al utilizarse en disolución acuosa, también existe riesgo por contacto, pero la absorción cutánea es reducida.
    A bajas concentraciones en el ambiente, el formaldehído provoca irritación ocular, del tracto respiratorio y de la piel. Según diversos estudios, hay trabajadores que refieren sensación de escozor ocular, molestias de garganta y perturbación del sueño con concentraciones entre 0,9 y 1,6 ppm. Sin embargo hay una gran variabilidad individual, incluso se ha demostrado el desarrollo de tolerancia a la exposición con concentraciones del orden de 1-2 ppm, no produciéndose quejas a niveles por debajo de 2-3 ppm.
    A partir de una exposición de 4-5 ppm la irritación se agrava y llega hasta la tráquea y los bronquios. Esta exposición normalmente no se tolera de forma prolongada. A partir de 10 ppm la severidad de los síntomas provoca dificultades respiratorias.
    En cuanto a los efectos alérgicos, se han descrito irritaciones primarias de piel y dermatitis de tipo alérgico, desencadenadas por un contacto directo de escasa entidad en el medio hospitalario. Por otro lado, los efectos irritantes de los vapores de formaldehído sobre las vías respiratorias son sospechosos de favorecer el desarrollo del asma.
  • Efectos cancerígenos. Hay estudios que relacionan la exposición a formaldehído con el cáncer nasofaríngeo en trabajadores de la industria, aunque en un bajo número de casos, habiéndose confirmado con estudios experimentales en roedores con exposiciones a partir de 5-6 ppm.
  • La valoración que se hace desde diferentes agencias en cuanto a la relación con el cáncer, es dispar. En la tabla 3 se resumen los criterios que han marcado las principales, dejando constancia de que en la Unión Europea, el formaldehído está clasificado como cancerígeno de categoría 3, por este motivo no es de aplicación la directiva relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos durante el trabajo (2004/37/CE), directiva transpuesta al derecho español a través del Real Decreto 665/1997. En la actualidad, en España, el documento Límites de Exposición Profesional para Agentes Químicos en España”,4 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), no clasifica al formaldehído como cancerígeno.

Tabla 3. Criterios de clasificación de los efectos carcinogénicos del formaldehído fuente: Work Safe BC

Tabla 2. Criterios de clasificación de los efectos carcinogénicos del formaldehído fuente: Work Safe BC

Organización

Clasificación

Descripción

ACGIH (American Conference of Governamental Industrial Hygienists)

A2

Carcinógenos con sospecha de serlo en el humano. El agente es carcinogénico en los animales de experimentación a niveles de dosis, rutas de administración, puntos de tipo histológico o por mecanismos que reconsideran importantes en la exposición de los trabajadores. Los estudios epidemiológicos disponibles son conflictivos o insuficientes para confirmar un aumento del riesgo en los humanos expuestos.

IARC (International Agenc for Research on Cancer)

1

Carcinogénico para el ser humano. Existen pruebas suficientes de carcinogenicidad en humanos y en animales de experimentación. Pruebas suficientes de que el formaldehído provoca cáncer nasofaríngeo, pero no una prueba suficiente de la leucemia y pruebas limitadas de cáncer sinusoidal.

Unión Europea

3

Sustancia cuyo posible efecto carcinogénico en el hombre es preocupante, pero de la que no se dispone de información suficiente para realizar una evaluación satisfactoria. Hay muchas pruebas procedentes de análisis con animales, pero que resultan insuficientes para incluirlas en la segunda categoría.

Entre las medidas disponibles para prevenir la exposición, podemos distinguir:

  • Las de carácter general. Hay que destacar que la información y formación para el uso de formaldehído es un aspecto imprescindible en el marco preventivo. El conocimiento de los riesgos que implica el manejo y la ejecución de los diferentes trabajos, así como el conocimiento de la actuación y las medidas a seguir en caso de accidente, deben adquirirse mediante sesiones formativas certificadas, para todo el personal que maneja trabajos en los servicios de Anatomía Patológica. Además, la ventilación general de los locales donde se trabaje con formol debe proporcionar un adecuado número de renovaciones/hora del ambiente.

  • Figura 1 Riesgos quimicos
    Figura 1

    Las específicas en Laboratorios de Anatomía Patológica. Se están buscando posibles sustitutos y en Estados Unidos comienza a utilizarse con éxito el Glioxal. Sin embargo, hoy por hoy, hasta que el uso de este preparado sea posible, se considera que una medida preventiva fundamental durante el tallado de biopsias es utilizar una mesa dotada de extracción localizada que sea parcial o totalmente cerrada, semejante a la que se presenta en la Figura 1.

  • Los Equipos de Protección Individual (EPI). Están muy implantados y, por tanto, sólo señalar que la utilización de guantes y gafas es preceptiva, así como la protección respiratoria cuando no existe extracción localizada.

Para concluir, nos gustaría mencionar que, desde un punto de vista preventivo, nunca nos “debemos adaptar al riesgo”, adquiriendo conciencia de que es posible realizar el trabajo sin vernos sometidos a la acción del formol sobre la salud y, en caso de que sea necesario, siempre se debe solicitar la actuación de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales.

 

 Referencias

  1. Pascual del Rio J (coord.). Agentes químicos en el ámbito sanitario. Madrid: Escuela Nacional de Medicina del Trabajo (ENMT), Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Ciencia e Innovación; 2010. Disponible en http://anmtas.com/inicio/area-de-descargas/doc_download/12-guia-agentes-quimicos [último acceso, 26/03/2014]
  2. Freixa Blanxart A, Torrado del Rey S. Prevención de la exposición a formaldehído. Notas Técnicas de Prevención, 873. Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecnicas/NTP/Ficheros/821a921/873w.pdf [último acceso, 26/03/2014]
  3. La OMS considera cancerígeno el formaldehído [noticia]. Revista Española de Patología. 2005;38(1):62-3. Disponible en http://www.patologia.es/volumen38/vol38-num1/38-1n18.htm [último acceso, 26/03/2014]
  4. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT). Límites de exposición profesional para agentes químicos en España 2014. Madrid: el Instituto; 2014. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/LEP%20_VALORES%20LIMITE/Valores%20limite/Limites2014/FINAL%20-%20Web%20v5%20-%20LEP%202014%20-%2029-01-2014.pdf  [último acceso, 26/03/2014]

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x