Reino Unido 4

0

Logo revista

Nº 5. Septiembre 2013.

La Medicina en otros Sistemas Sanitarios

REINO UNIDO (4): FORMACIÓN Y REGULACIÓN DE LAS PROFESIONES SANITARIAS*

Formación de pregrado

La formación médica en el Reino Unido tiene un cierto nivel de heterogeneidad, que ya comienza con la formación de grado. Existe un programa básico de cinco años de duración, cuyo sistema de acceso, estructura y metodología de enseñanza varía entre las diferentes Facultades (“Medical Schools”), obteniéndose el título de Bachiller en Medicina y Cirugía (la denominación varía ligeramente entre las diferentes universidades). Dicho título es insuficiente para el ejercicio de la Medicina en el Reino Unido, dado que el requisito necesario para ello, obtener una licencia del General Medical Council (GMC,la entidad reguladora de la profesión en el Reino Unido), no podrá alcanzarlo hasta el primer año de lo que nosotros denominaríamos formación especializada, de la que luego hablaremos.

El número de plazas de Medicina aparece regulado a nivel estatal, con una cifra fijada, en el año 2010, de 8.000 nuevas plazas anuales, y, mientras la solicitud de acceso a la formación médica se realiza de forma centralizada, a través del Universities and Colleges Admission Services (UCAS), el proceso de selección depende de cada Facultad concreta, que puede requerir la realización de un examen global de evaluación de capacidades cognitivas (los dos más conocidos son el BCAT y el UKCAT), una entrevista personal, la valoración de calificaciones de las asignaturas del bachillerato (en general o de las más relacionadas con el ámbito de las Ciencias de la Salud), etc; también se requiere un buen nivel de inglés. El proceso es altamente competitivo, con una media de 16 solicitantes por cada plaza ofertada.

Existen tres variantes sobre este programa básico:

  • La primera es una alternativa para los que no alcancen los requisitos de calificaciones que se exigen, en general, para el acceso a la formación de cinco años. En este caso, se ofrece un curso inicial de fundamentos, con lo que la duración global de la formación de grado, por esta vía, es de seis años.

  • La segunda ofrece una vía “rápida”, pero más intensiva, de acceso al mismo título, a través de una formación total de cuatro años de duración. A esta vía formativa pueden acceder estudiantes que se hayan graduado en otro tipo de estudios, que no necesariamente ha de pertenecer al ámbito de las Ciencias de la Salud (el criterio de acceso dependerá, también, del lugar donde se pretenda cursar esta modalidad, que no ofrecen todas las universidades británicas). La competitividad para acceder a esta modalidad es muy elevada, alcanzando niveles de hasta 60solicitudes por plaza ofertada, y puede requerir un mínimo de calificaciones en el grado que sirve de acceso, acreditar experiencia voluntaria o profesional en el ámbito sanitario o de los cuidados sociales, etc.

  • La tercera es la adición, al final del período pre-clínico, de un curso extraordinario dirigido a la consolidación de capacidades en el ámbito de la investigación en ciencias de la salud. En general, realizar este curso es opcional, aunque alguna Facultad lo impone como obligatorio. Su realización aporta méritos extraordinarios a añadir a los obtenidos a partir de las calificaciones del resto de la formación.

Formación especializada

El sistema de formación especializado en el Reino Unido es, a la vez que heterogéneo, fragmentario. Está formado por dos núcleos básicos, el que podríamos llamar Programa de Fundamentación (Foundation Programme), y el que podríamos llamar Programa de Formación Especializada propiamente dicho, que, a su vez, puede dividirse en dos fases, una con ciertos caracteres de troncalidad, de dos a tres años de duración, y otra de formación especializada avanzada, que puede sumar entre 3 y 5 años, dependiendo de la especialidad elegida. El acceso a cada uno de estos niveles es competitivo, lo que no garantiza en modo alguno que, una vez accedido un determinado nivel, se garantice la disponibilidad de la plaza deseada en el siguiente nivel; es más, existe una cierta discrepancia entre el criterio que define el número de plazas del nivel troncal (relacionado con el número de candidatos que provienen del Foundation Programme) y el que define el número de plazas del nivel avanzado (las necesidades de especialistas del National Health Service). En los últimos años se está potenciando una vía alternativa, más lineal, que integraría las dos fases del Programa de Formación Especializada en un proceso continuo de entre 5 y 7 años, sin interrupciones en el mismo siempre que se vayan adquiriendo las competencias programadas en cada fase.

Una vez obtenido el título universitario correspondiente, y para poder acceder al registro en el General Medical Council, el médico debe acceder al período básico de formación especializada, el Foundation Programme. Nuevamente nos encontramos aquí con un sistema centralizado de solicitud de plazas que será el que otorgue el lugar de formación, en función del cuartil de calificación en que se encuentre cada alumno dentro de su Facultad de origen, las publicaciones o comunicaciones realizadas o los premios obtenidos durante el grado, la puntuación alcanzada en la respuesta a cuestiones sobre competencias generales, y a las titulaciones obtenidas por el aspirante. El sistema no tiene suficientes plazas para todos los solicitantes, por lo que se pueden generar situaciones de espera, pendientes de la aparición de vacantes; si finalmente no se obtiene plaza, habrá que volver a concursar el año próximo. Una vez asignado el aspirante a un centro de formación, la plaza concreta dentro del mismo dependerá del propio centro. En situaciones especiales, como padecer una invalidez, se puede tener un acceso privilegiado a localizaciones cercanas a su lugar de residencia.

El Foundation Programme consta de dos años de práctica supervisada, durante los cuales el médico consolidará las competencias básicas de su ejercicio. Para el primero (F1) obtendrá un registro provisional en el GMC; una vez adquiridas las habilidades básicas de este período, el GMC otorgará un registro pleno, aunque con práctica supervisada, para el segundo (F2), destinado sobre todo a perfeccionar el manejo del paciente agudo y las habilidades complementarias del médico.

Una vez completado el programa, puede acceder de forma competitiva (en un proceso que valora curriculum académico, características personales y requisitos específicos que son definidos anualmente) al resto del entramado de la formación especializada como specialty registrar (StR). Este puede estar desarrollado, básicamente, de dos formas diferentes:

  • como un proceso continuo (run-through training), en el que el proceso se completa pasando automáticamente de un nivel a otro si se garantiza la adquisición de competencias. Generalmente, se realiza a lo largo de 7 años
  • como un proceso discontinuo, con un bloque inicial de 2-3 años y posterior acceso, nuevamente competitivo, a un segundo bloque, hasta completar el período de formación de la especialidad.

Mediante este proceso se accede al Certificado de Finalización de la Formación (CCT) tanto en medicina general como en cualquiera de sus especialidades, que permite el acceso a cada uno de los registros del GMC. Una vía similar se sigue para  obtener la formación específica para puestos académicos/docentes.

Existen, además, vías alternativas, de muy difícil acceso, a través del reconocimento de la práctica profesional especializada obtenida por otros mecanismos, que son vías colaterales al sistema de formación descrito y que permiten el acceso al ejercicio profesional con determinadas limitaciones dentro del sistema nacional de salud británico (NHS), aunque requieren la realización de una prueba de capacitación específica.

Regulación de la profesión médica

La función de regulación profesional médica la cumple, en el Reino Unido, el Consejo Médico General (General Medical Council, GMC), una entidad independiente formada que tiene como objetivo proteger y promover la salud y la seguridad de la población asegurando buenos niveles de práctica de la Medicina. Para ello, mantiene el registro de profesionales, promueve la buena práctica clínica (expresada de forma estructurada en el documento Good Medical Practice GMP, de obligado cumplimiento para todo profesional de la Medicina en ejercicio activo) y una educación médica de calidad, y controla el ejercicio profesional, juzgando los casos de profesionales para los que existan serias dudas sobre la calidad de su práctica.

Para asegurar su independencia, tiene un Consejo rector formado por seis médicos y seis personas no médicas, designados por el Consejo Privado de Su Majestad a propuesta de una comisión liderada por el director del Consejo, nombrado por el gobierno. Bajo su control y supervisión, un equipo ejecutivo gestiona el funcionamiento del GMC, con un director ejecutivo al frente. Varios comités desarrollan las funciones principales del Consejo: supervisión de la educación médica, vigilancia de la adecuación a la práctica clínica…

Para poder ejercer la profesión en el Reino Unido, todo médico tiene la obligación legal de estar registrado, y desde 2009 con licencia para ejercer, en el GMC. Ello supone la obligación de cumplir con el Código de Buena Práctica Médica y estar sometido a la supervisión de buena práctica del GMC y a los procedimientos sancionadores que ello implica y que pueden suponer la baja del registro o la restricción de la licencia. Existe la posibilidad de estar registrado pero sin licencia si no se realizan actos propiamente profesionales (asistenciales, prescripción, realización de certificados, etc), a excepción de la primera inscripción en el registro. Se puede comprobar on-line la situación de un médico en relación al registro. La solicitud de registro tiene un coste de 390£ (185£ en caso de que tenga lugar en los dos primeros años tras la obtención del título profesional o que se posea previamente una licencia provisional, cuyo coste de obtención es de 95£), y por mantenerse en el registro hay que abonar la misma tarifa anualmente.

El GMC mantiene tres registros:

  • un registro general que incluye a todos los médicos
  • el registro de especialistas contiene a los médicos que reúnen los requisitos para ejercer como consultants en los hospitales del NHS
  • el registro de médicos generales, para quienes pueden ejercer como tales al servicio del NHS.

Para estar inscrito en los dos últimos es necesario estar en posesión del Certificado de Finalización de la Formación Especializada (Certification of Completion of Training, CCT), que concede el propio GMC una vez demostrado que se posee el título correspondiente, obtenido tras superar un proceso formativo específico o bien mediante la realización de un examen. Si un médico está inscrito y cambian las condiciones exigidas, mantendrá los derechos adquiridos previos.

Junto con la necesidad de licencia, en el año 2009 se puso en marcha, en colaboración con organizaciones profesionales como los Royal Colleges, el diseño de un mecanismo de revalidación obligatoria de dicha licencia, que debería basarse en el cumplimiento de los principios de buena práctica clínica y la acreditación de que se mantiene la competencia profesional dentro de la especialidad de que se trate. El mecanismo ya está en marcha desde diciembre pasado, y se espera que sea capaz de acreditar la idoneidad de la mayoría de los médicos para el año 2016. El proceso de revalidación incluye la necesidad de implicarse en un proceso anual de autoevaluación de la práctica clínica en el marco de la institución en que el profesional presta servicios, manteniendo un portafolio en el que se archive la información relevante de dicho proceso; si se realiza satisfactoriamente, el director responsable de dicha institución elevará una propuesta favorable al GMC, que es el organismo responsable de la decisión final. El proceso debe renovarse periódicamente, en general de forma quinquenal.

Representación profesional

La principal organización representativa y de defensa de la profesión médica es la Asociación Médica Británica (British Medical Association, BMA), que publica la prestigiosa revista British Medical Journal (BMJ). Participa en las negociaciones de las condiciones de ejercicio profesional y de las principales regulaciones contractuales que afectan a la profesión médica en sus distintos ámbitos, tanto en ámbitos generales de negociación como en negociaciones bilaterales con la entidad contratante; para ello, dispone de sectores específicos dedicados a los médicos de las fuerzas armadas, especialistas consultant, médicos generales, médicos con dedicación académica, médicos jóvenes y en formación… Desarrolla una importante labor de presencia profesional en los ámbitos públicos, así como de asesoramiento profesional en cuestiones contractuales, de retribuciones, formación médica, revalidación, etc. Aunque existen diferentes tarifas adaptadas a las distintas situaciones de los profesionales, la tarifa estándar, desgravable en el sistema de impuestos, es de 443£ anuales, que incluyen la suscripción a la revista BMJ; la tarifa más reducida es la que afecta a los estudiantes, entre 36 y 42£ a partir del segundo curso de grado.

La British Dental Association realiza el mismo papel en relación a los dentistas. La afiliación se puede realizar en tres niveles, con un coste progresivamente creciente: 295£ anuales para el paquete básico (representación sindical, información básica, gestión de formación continuada, 795£ para un paquete desarrollado que incluye asesoramiento personal, y 1.095£ para el paquete más completo.

Los profesionales de la medicina privada cuentan también con la Federación de Organizaciones de Profesionales Independientes.

Otras organizaciones

Existen otras organizaciones profesionales, con distintos objetivos y ámbitos de actuación:

  • las Asociaciones de Médicos y de Cirujanos de Gran Bretaña e Irlanda, con el objetivo de promover el conocimiento y la calidad de la atención y las relaciones entre sus miembros;
  • los Colegios Reales son organizaciones profesionales de afiliación que pretenden la mejora de la calidad de la atención a los pacientes promoviendo los mejores estándares de práctica clínica; asesoran al gobierno y fijan los criterios de evaluación profesional.
  • la Academia de los Colegios Médicos Reales, que, agrupando a los anteriores, trabaja sobre cuestiones transversales a las mismas en áreas como la educación médica, la revalidación, la mejora de la calidad, la política y la administración sanitarias, etc.

 

 

     Anterior (Atención Especializada y otras)
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x