Difícil futuro para los médicos que terminan su especialidad en España

0

Logo revista

Nº 2. Mayo 2013.

El porvenir de la profesión

DIFÍCIL FUTURO PARA LOS MÉDICOS QUE TERMINAN SU ESPECIALIDAD EN ESPAÑA

Quienes analizamos la demografía médica y nos preocupamos, de verdad, por el futuro de cada uno de los profesionales, estamos ahora mismo muy pendientes de la realidad de los médicos jóvenes que terminan en estas fechas su especialidad. La situación de crisis que atraviesa España produce unas expectativas pobres de crecimiento económico y un parón en las perspectivas demográficas, que se han invertido con respecto al pasado reciente; son, precisamente, los dos indicadores más sólidos para anticipar posibles tendencias futuras en la necesidad de médicos. Y a ello hay que unir la situación de parón sanitario, que implica la no creación de nuevas plazas sanitarias en nuestro sistema asistencial, e incluso la amortización (desaparición) de las plazas dejadas vacantes por los profesionales que se jubilan. Con estos ingredientes, las posibilidades de esos jóvenes médicos de encontrar un lugar donde ejercer su profesión en España son mínimas y, aunque aún no son excesivos los datos de paro en nuestra profesión, mucho nos tememos que sí comiencen a serlo en las próximas semanas.

No hemos de deducir de todo ello que los esfuerzos de planificación sean inútiles. Las expectativas que existían hace tan sólo unos años, con unas previsiones de crecimiento poblacional totalmente distintas y el incremento de jubilaciones que se producirá en la próxima década, hacian necesario un incremento del número de profesionales a formar para mantener en niveles similares a los existentes la ratio poblacional de médicos, evitando así grandes oscilaciones de la misma. La imprudencia de las autoridades políticas, que han permitido la multiplicación de facultades privadas como medio de hacer frente a esa necesidad (o de incrementar el volumen de negocio privado en nuestro país, no queda claro), hace ahora difícil actuar sobre el numerus clausus de Medicina en la dirección en que ahora es necesario, en la de reducción de las plazas, hasta un nivel próximo a las 5.500 plazas anuales.

Volviendo al tema que nos preocupa, no creo que las organizaciones profesionales podamos quedarnos de brazos cruzados ante la pobre perspectiva de nuestros compañeros más jóvenes. La profesión no es una cosa individual, y la conciencia de profesión se ha incrementado en los últimos años, aunque aún quede mucho por hacer. Es necesario que trabajemos para ofrecer algún tipo de ayuda útil a esos jóvenes, tanto a los que decidan emigrar a otros países en busca de posibilidades laborales, como a los que opten por quedarse en España a hacer la travesía de la crisis sin abandonar su lugar de origen. Y que sigamos atentamente los análisis que puedan ofrecer pistas de actuación, como el que se ofrecerá en la sede de la OMC el próximo día 11 de junio.

Miguel Ángel García

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x