Regulación laboral del ejercicio médico asalariado en los hospitales madrileños 2

0

Logo revista

Nº 5. Septiembre 2013.

Asuntos laborales 

REGULACIÓN DEL EJERCICIO MÉDICO ASALARIADO EN LOS HOSPITALES MADRILEÑOS (II)

Jornada laboral

Modelo estatutario

Según el Estatuto Marco (EM), se entiende como tiempo de trabajo el período en que el personal permanece en el centro sanitario, a disposición del mismo y en el ejercicio efectivo de su actividad y funciones, así como el dedicado a la prestación de servicios fuera del centro en caso de que el modelo de organización o la programación funcional así lo establezcan. La jornada laboral del personal estatutario tiene las siguientes modalidades:

  • jornada ordinaria: la determinada por las normas o acuerdos que resulten procedentes, sin exceder las 12 horas ininterrumpidas (excepto servicios específicos) y con un período mínimo entre jornadas de otras 12 horas (excepto en trabajo a turnos cuando sea necesario o sucesión de diferentes tipos de jornada); de no cumplirse este período de descanso, el trabajo tendrá derecho a descansos alternativos de compensación de la misma duración horaria perdida (excepto que el promedio total de descanso semanal supere las 96 horas). La Resolución de la Dirección General de RRHH madrileña de enero de 2013, que dicta las instrucciones sobre jornada tras los cambios habidos durante el año 2012, fija la jornada de 37,5 horas de promedio semanal, que supone una jornada anual de 1.667,5 horas en turno diurno (8-15 h de mañana y15-22 h de tarde -en AP, 14-21 h-), 1.490 horas en nocturno (de 22 horas a 8 horas del día siguiente, 149 noches al año), 1.551 en caso de turno rotatorio (que debe incluir jornadas nocturnas), y 1.536 horas para SAR (Servicio de Atención Rural) y SUMMA 112.
  • jornada complementaria: destinada a garantizar la prestación de servicios de atención continuada (guardias, etc) por las categorías de personal que sean para ello necesarias. Sumada a la anterior, no puede superar las 48 horas semanales (en promedio en uno de los dos semestres “naturales”, enero-junio o julio-diciembre). No se considera para el cómputo del límite de jornada el tiempo en situación de localización en la que el servicio activo no haya sido requerido. En ningún caso la jornada complementaria se tratará como jornada extraordinaria, por lo que no está sujeta a los límites de esta última.
  • El límite de 48 horas semanales sólo podrá ser sobrepasado por acuerdo expreso por escrito del profesional afectado, con las garantías requeridas de protección de la salud y adecuado registro, siempre que existan razones de peso que lo justifiquen, y sin superar, en ningún caso, las 150 horas anuales (jornada especial)

Dentro de la jornada, siempre que ésta exceda de las seis horas, deberá disponerse de un período de descanso dentro de la misma, a disfrutar en el momento que lo permita la prestación del servicio, con una duración mínima de 15 minutos, y computable, a todos los efectos, como tiempo de trabajo efectivo.

El personal tiene derecho, además, a un período semanal ininterrumpido de 24 horas (en promedio bimensual), al que quedará unido uno de los descansos mencionados en el apartado anterior. Si no se alcanza ese promedio, el profesional tendrá derecho a un descanso alternativo de compensación, que no puede cambiarse por una compensación económica salvo finalización de la relación contractual.

La concreción de la jornada, en casos que precisen una distribución irregular a lo largo del año, deberá fijarse en la programación funcional del centro que corresponda. Todo lo anterior sólo podrá ser suspendido de forma transitoria ante una situación de alerta de salud pública o ante una situación específica de un determinado centro que así lo haga necesario, mientras se capta el personal necesario por un procedimiento urgente.

Podrán existir plazas con jornada de trabajo a tiempo parcial, tanto de personal fijo como temporal, sin superar en ningún caso el máximo del 75% de la jornada ordinaria. Asimismo, se podrán aplicar los supuestos de reducción de jornada establecidos para los funcionarios para los casos de conciliación de la vida familiar y laboral (Estatuto Básico del Empleado Público):

  • de una hora retribuida por lactancia de un hijo menor de 12 meses (si el parto fue multiple, se multiplica también el número de horas), en un sólo tramo o en dos mitades, que incluso pueden disfrutarse al inicio y/o al final de la jornada (y también ser sustituido por un permiso retribuido de la duración equivalente, 1 mes)
  • de un máximo de dos horas retribuidas, más la posibilidad de solicitar reducción de jornada de dos horas con reducción proporcional de la retribución, en caso de nacimiento de hijos prematuros o que por cualquier otra causa precisen estar hospitalizados en el posparto
  • sin máximo establecido (aunque hay una instrucción de la Dirección General de RRHH madrileña que lo limita al 50% de la jornada), por razones de guarda legal de un menor de doce años, de una persona mayor que requiera especial dedicación o de una persona con discapacidad que no desempeñe actividad retribuida y estén bajo su cuidado, con reducción proporcional de retribuciones.
  • de un máximo del 50% de la jornada y de hasta un mes de duración, con carácter retribuido, por cuidado de un familiar de primer grado con enfermedad muy grave (puede repartirse entre más de un trabajador en caso de tratarse del mismo hecho causante). En caso de tratarse de un hijo con enfermedad maligna o grave que precisen hospitalización y tratamiento continuado, y siempre que los dos progenitores (o adoptantes o acogedores) trabajen, sin límite temporal y de al menos el 50% de reducción.
  • reorganización de jornada, o reducción con disminución proporcional de retribuciones, en caso de violencia de género

En la Ley 8/2012, de 28 de diciembre, de Medidas Fiscales y Administrativas  se establece una reducción voluntaria de jornada, donde se especifica que se podrá solicitar una reducción de jornada diaria con un límite máxima de un tercio de la jornada ordinaria, pudiendo acumularse dicha reducción en jornadas completas. No obstante especifica que está subordinada a las necesidades del servicio y que no podrá sustituirse a las personas a las que se les conceda.

Modelo laboral público (convenio de Fuenlabrada)

Con la misma definición de tiempo de trabajo que para el personal estatutario, confiere a la dirección del Ente Público la articulación de la actividad de personal y servicios del hospital, incluyendo la capacidad de determinar, mediante la programación funcional, la distribución irregular de la jornada a lo largo del año, haciendo público, durante el primer trimestre, el calendario oportuno.

La jornada ordinaria de trabajo, fijada por el convenio vigente (2006) en 1.533 horas anuales, en un promedio de 35 horas semanales, ha sido modificada, aplicándose la misma jornada que el personal estatutario, que ya aparecen reflejadas en el convenido recién negociado y que se encuentra pendiente de ratificación, con la salvedad de que se aplicará cualquier cambio que afecte a la jornada de los empleados públicos. 

Además de los turnos diurno, nocturno y rotatorio, definidos de forma similar a como lo están para el personal estatutario, se habla del turno deslizante, en el que personal en turno de la mañana presta, de forma rotatoria dentro de la unidad, jornadas en turno de tarde, hasta un máximo del 35% de la jornada correspondiente. A cada profesional se le asignará un turno de trabajo, que podrá modificarse en caso de necesidad estructural y debidamente justificada, con las garantías recogidas en el Estatuto de los Trabajadores.

Se reconocen la especificidad de los períodos nocturnos que comience en víspera de domingo o festivo, y la jornada realizada en estos últimos. Se fija un coeficiente de 1,08 para calcular la equivalencia entre horas en horario nocturno y diurno. En unidades concretas, previo acuerdo con el comité de empresa y de forma excepcional, podrán establecerse turnos de 10, 12 y 24 horas, así como horarios diferentes para garantizar una adecuada atención a los ciudadanos.Si excepcionalmente, y por necesidad de la empresa, un trabajador debe realizar dos turnos seguidos, la duración del segundo se multiplicará por 1,3.

Se establece también la jornada complementaria, con carácter obligatorio (excepto para gestantes de más de 20 semanas, mayores de 55 años y motivos de salud laboral, o, si lo permite la realidad del servicio, profesionales con un hijo menor de 12 meses a cargo), para garantizar la continuidad de atención, no pudiendo superarse, sumando las jornadas ordinaria y complementaria, las 24 horas en un solo día, o el promedio de 48 horas en cómputo cuatrimestral, con la misma salvedad sobre el tiempo en disponibilidad localizada que se hace para el personal estatutario. Si no fuera posible respetar el límite de las 48 horas para asegurar la continuidad asistencial, y de forma excepcional, podrá pactarse la realización de jornada especial hasta un máximo de 150 horas anuales, con acuerdo escrito, libre y tácitamente renovable por parte del profesionnal, con las garantías requeridas de protección de la salud y adecuado registro

Dentro de la jornada, siempre que ésta exceda de las seis horas, deberá disponerse de un período de descanso dentro de la misma, a disfrutar sin menoscabo de la prestación del servicio, con una duración de 20 minutos (30 si la jornada excede las 10 h), y considerada como tiempo de trabajo efectivo. El régimen de descansos entre jornadas es similar al del personal estatutario.

En cuanto a reducciones de jornada, el Convenio establece las siguientes posibilidades:

  • de hasta dos horas no retribuidas en caso de nacimiento de hijo prematuro o necesitado de hospitalización tras el parto. Además, tienen derecho a una hora de ausencia retribuida por el mismo motivo.
  • de una hora retribuida diaria (2 en caso de parto múltiple) por lactancia y cuidado de hijos menores de 12 meses, pudiendo elegir la franja horaria
  • entre un tercio y la mitad de la jornada, con reducción proporcional de la retribución, para cuidado de hijos o menores en guarda legal de hasta 12 años, o de discapacitados sin actividad laboral retribuida,o de familiares de hasta segundo grado (o mayor si hay convivencia estable) que, por edad, accidente o enfermedad, no pueda valerse por sí mismo y no desempeñe actividad retribuida
  • en caso de mujeres víctimas de violencia de género, con la consiguiente reducción de retribuciones, con la posibilidad de que en su lugar se realice una reorganización de jornada negociada con la Dirección y que no suponga modificación retributiva.

Modelo laboral privado (convenio de clínicas privadas)

 La jornada laboral será de 1680 horas anuales, con períodos diarios de entre 7 y 10 horas (éste último caso para la jornada nocturna, que dispondrá de un módulo retributivo adicional) que deberán estar separados por un mínimo de 12 horas. El descanso semanal obligatorio será de día y medio ininterrumpido, o de dos días consecutivos si la jornada de trabajo es partida. Queda abierta la posibilidad de negociar otras condiciones en situaciones especiales.

En caso de lactancia de un niño menor de 9 meses, el trabajador podrá ausentarse hasta una hora por día, que podrá dividir en dos fracciones, o pedir una reducción de jornada de media hora diaria. También se tiene derecho a una reducción de jornada de entre 1/8 y la mitad de la misma en caso de cuidado de un menor de 8 años, o de una persona con discapacidad  o un familiar hasta el segundo grado que no pueda valerse por sí mismo por edad, accidente o enfermedad, y que no desempeñe actividad retribuida. En cualquiera de los casos, corresponde al trabajador el derecho de fijar la franja horaria, preavisando a la empresa cuando vaya a regresar a la jornada habitual.

El Estatuto de los Trabajadores fija, además, las siguientes posibilidaes de reducción de jornada:

  • ausencia de una hora, o reducción de jornada de hasta dos horas con reducción de retribuciones, en caso de nacimiento de niño prematuro o con enfermedad grave que precise ingreso posparto
  • reducción de la menos media jornada, con la correspondiente reducción de retribuciones, en caso de enfermedad maligna o muy grave de un menor a su cargo que precise hospitalización y tratamiento continuado
  • reduccion de jornada con disminución proporcional de retribuciones, o reordenación de jornada sin disminución, en caso de violencia de género

Existe tambiénl a posibilidad de reducción de jornada impuesta por la propia empresa, de entre el 10 y el 70%, por causas económicas (pérdidas importantes), técnicas u organizativas (por reordenación o reestructuración de la empresa o de su tarea) o de producción (por cambio en la demanda del mercado).

    Anterior (Introducción. Selección y cese de personal) Siguiente (Permisos y licencias)

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x