PROFESIÓN. La situación laboral de los médicos en España.

0
Portada

El pasado día 12 de marzo se presentó el estudio sobre situación laboral de los médicos en España, realizado por la Organización Médica Colegial (OMC) en colaboración con la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que ha coordinado el Dr. Oscar Gorría, vocal de médicos en formación de la OMC. El estudio se realizó a partir de la recogida de datos, mediante formulario web, de más de 11.000 encuestas realizadas por médicos españoles, lo que supone una cifra importante de profesionales, y pretendía analizar las condiciones de contratación de los médicos de nuestro país. La información obtenida ha sido muy amplia, pero aquí nos centraremos en el análisis de la más relevante, que confirma una percepción generalizada entre los profesionales: la elevada tasa de precariedad en el empleo. Según los datos recogidos, un 52,6% de los médicos que se encuentran en activo tendrían un contrato estatutario o funcionario fijo (“plaza en propiedad”) en el Sistema Nacional de Salud, principalmente mayores de 40 años y con ligero predominio masculino; más de la mitad la habrían conseguido en los últimos diez años, probablemente a expensas del proceso extraordinario de consolidación de empleo que se convocó en el año 2001 y que culminaría varios años después.

Entre los médicos que no disfrutarían de esa condición de “propietarios”, con predominio femenino, el reparto por grupos etarios es muy homogéneo, lo cual no deja de ser sorprendente a primera vista, pues se esperaría una mayor concentración de este colectivo entre los médicos más jóvenes; un 71% de los mismos trabajaría en el sector público, de los que un 53,7% tendría un contrato de larga duración (superior a 6 meses o interino indefinido), mientras que un 41,6% tendrían un contrato inferior a 6 meses. Un 40% realizaría su actividad, exclusiva o complementariamente, en la sanidad privada; de ellos, algo más de la mitad tendrían un contrato de trabajo por cuenta ajena, en poco más de la mitad de los casos (52,5%) de forma indefinida; cuando el contrato es temporal, tan sólo en un 7% éste es superior a los seis meses. La precariedad laboral, por tanto, afecta a más del 40% de los médicos con contrato temporal, una cifra claramente superada en el caso de los médicos contratados en la sanidad privada. Eso sí, el número medio de contratos por año es muy superior en el sector público, 4,67, que en el sector privado, 1,21.Entre los desempleados, cuya tasa a partir del estudio rondaría el 3,2%, más de dos tercios de los mismos serían de nacionalidad española, y un 15 % de origen extracomunitario. Un 26,6% de los médicos que se reconocen desempleados no estarían inscritos en sistema de prestaciones por desempleo, lo que explicaría el desfase con la estadística de empleo del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), según la cual la tasa de paro de los licenciados en Medicina ronda el 2%. Casi la mitad de los desempleados tendrían una edad superior a los cuarenta años, y un 20% estaría sufriendo la situación de desempleo por más de 1 año. El panorama de precariedad presentado por el estudio es preocupante, con más de un 25% del conjunto de los médicos en situación de contratación temporal inferior a los 6 meses. Si a ello le sumamos la calidad de los contratos (eventuales, por guardia, etc), nos daremos cuenta de la inseguridad laboral en que vive una gran parte de nuestros compañeros. Afortunadamente, la tasa de desempleo es aún muy baja (en torno al 3%), probablemente gracias al control de acceso a los estudios de pregrado y la flexibilización de la tasa de recambio en el caso específico de los facultativos, pero no cabe duda de que es una sombra que se extiende entre los profesionales.

Barra situación laboral Aproximación gráfica a la situación laboral de los médicos en España. Elaboración propia a partir de los datos del estudio.

En “Otras” se incluye a parte de los profesionales que ejercen por cuenta propia (otra parte de este grupo probablemente ejerce actividad en otro de los apartados del gráfico)

El panorama es, pues, una invitación a salir de nuestro país para muchos de nuestros compañeros más jóvenes, pero también es preocupante cómo tanto el desempleo como la precariedad se extienden a edades avanzadas de la vida: casi la mitad de médicos desempleados y con contratos precarios superan los cuarenta años de edad. Las crisis no “pasan” de balde, como si nada hubiera pasado, sino que suelen tener como efecto el deterioro de la trayectoria profesional y laboral de las personas y, en nuestro caso, de muchos de los médicos que se vieron afectados por la insuficiente dotación de plazas de formación especializada en los años 80 del pasado siglo (la famosa “bolsa histórica”). Algo parecido a lo que, en un contexto más amplio, definen los autores del “Informe FOESSA sobre exclusión y desarrollo social en España” cuando hablan de la “generación hipotecada” para mostrar los efectos a largo plazo que las crisis tienen sobre las generaciones jóvenes que, en ese momento, están intentando entrar al mercado laboral.

Miguel Ángel García Pérez.
Médico de Familia. Colaborador del estudio (CESM). Director de la Revista Madrileña de Medicina
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x