PROFESIÓN. Hablando sobre desarrollo profesional (y 2)

0
118 Modelo desearrollo profesional 3x3 cm

Hay dos reflexiones adicionales que realizar en torno al Desarrollo Profesional, del que hablamos con anterioridad, y que refuerzan la línea de actuación sindical que planteábamos entonces: una en torno a la paralización de la Carrera Profesional, y otra en torno a las nefastas consecuencias de diseñar un sistema excesivamente basado en la exigencia pura y dura.

La paralización de la Carrera Profesional

Hablar de desarrollo profesional (y de sus consecuencias, en lo que se refiere tanto a procesos de acreditación como de validación) en un momento en que la Carrera Profesional, la herramienta diseñada en España para el reconocimiento de dicho desarrollo, está paralizada, supone una cierta contradicción. Y aunque haya que estar al tanto de los planteamientos que puedan ir surgiendo, está claro que habrá que reactivar la Carrera Profesional con carácter previo a cualquier intento de implantar este tipo de procesos. También es cierto, por otro lado, que Carrera Profesional y DP deberán caminar por un mismo sendero para evitar duplicidades innecesarias e incentivar al máximo la participación del médico en los mismos.

Multiplicar la exigencia

Ya nos hemos pronunciado en contra de un planteamiento orientado más por la exigencia que por la incentivación, pero la realidad, cuando está bien analizada, se impone a cualquier planteamiento teórico. Es lo que ha ocurrido en uno de los sistemas de DP más reconocidos, el norteamericano, voluntario y, sin embargo, altamente participado y de gran prestigio. Sin embargo, el incremento de los requisitos del proceso de mantenimiento de la competencia (denominación que recibe en los EEUU el DP de cara a su evaluación por los organismos correspondientes, los “Boards” de cada especialidad”) en el campo de la Medicina Interna ha originado una auténtica rebelión de los miles de médicos afectados, que ha obligado a la entidad responsable a una petición pública de disculpas y está poniendo en riesgo la continuidad del sistema en su conjunto.

Exigir y no incentivar es la mejor manera de llevar al fracaso cualquier intento de diseño de un sistema de DP accesible y eficiente, por muy “bueno” que éste sea. Y hay que tener en cuenta el sesgo de selección que  tiene cualquier comité de expertos dedicado al tema, que probablemente no represente la sensibilidad de la profesión médica, muy comprometida con su competencia profesional. Seamos cautos y escuchemos todas las sensibilidades antes de actuar. Sobre todo la sensibilidad de los propios profesionales de a pie.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x