Principales conclusiones de la Jornada “El estado de la sanidad en las distintas autonomías”

0

Negociar los asuntos propios directamente con la Administración (a través de mesas específicas tanto autonómicas como a nivel estatal) y reforzar el sindicalismo profesional que encarna la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) para desnivelar en beneficio de los facultativos el pulso entre empleadores y empleados, son dos de las principales conclusiones de la jornada celebrada el día 21 de noviembre en La Coruña por nuestro sindicato bajo el título genérico de “El estado de la Sanidad en las diferentes autonomías”.

Organizadas por CESM-Galicia, y con la honradez y franqueza que caracterizan a los debates internos que tienen lugar en el seno de la Confederación, delegaciones llegadas de toda España abordaron la situación actual de la profesión desde que se pusieron en marcha los recortes en 2010 con el pretexto de la crisis económica, y no se obvió lo evidente: que el médico ha perdido entre el 18% y el 30% de su poder adquisitivo desde entonces, aparte de sufrir una mengua importante en otras facetas laborales (reducción de plantillas, aumento del empleo en precario, mayor sobrecarga de trabajo, etc.), aunque igualmente resultó evidente que la profesión sigue viva y dispuesta a exigir la recuperación de los perdido.

La nota más positiva del encuentro fue, en efecto, constatar que en todo el país hay muchos médicos trabajando para mantener el nivel de reivindicación que exigen las circunstancias actuales, y cuyos esfuerzos convergen de modo natural en la posición abierta y decididamente profesional que define a CESM, cuyo cometido, por tanto, no ha de ser otro –se insistió- que el de recoger y encauzar el manantial espontáneo de iniciativas y ganas que se percibe en el seno de la profesión.

Juegan a dividirnos”

Jornada Galicia 2 2“Juegan a dividirnos”, fue otra de las frases más escuchadas. El Sistema Nacional de Salud (SNS) está disgregado en 17 servicios autonómicos que actúan con casi total discrecionalidad a la hora de regular las condiciones laborales de los médicos. Se trata de una inercia que parece consolidada y que incluso va a más, hasta el punto de que no pocos de nosotros comienzan a verla como normal, pero que en realidad se ha vuelto contra los médicos, porque un sector y profesión fragmentados son más vulnerables a las arbitrariedades que los políticos y gestores quieran acometer aquí y allá.

La división también se observa entre los propios facultativos, concretamente entre los compañeros jóvenes y los más veteranos, porque sus intereses no siempre coinciden (las jornadas extraordinarias, por ejemplo, son vistas por los primeros como un obstáculo a su deseo de asegurarse un puesto de trabajo), lo cual resta energías, como en el caso anterior, para plantear una respuesta eficaz que vaya en beneficio de la profesión en su conjunto.

El primer objetivo de CESM ha de ser, pues, el de contribuir a superar el desconcierto que generan esos y otros elementos de división y enlazar con el sentimiento de los médicos que realizan una labor callada a diario mientras se preguntan a solas qué se puede hacer para que su trabajo se lleve a efecto sin menos trabas y tenga un mayor reconocimiento.

El programa de la jornada celebrada en tierras gallegas estuvo dirigido a este fin, es decir, a marcar aquellos objetivos que por ser prioritarios y no excluir a nadie, deben ser las banderas (o puntas de lanza) que aglutinen detrás al mayor número posible de compañeros.

CONCLUSIONES

A algunos de esos objetivos, como el de la “mesa de los médicos” para negociar de tú a tú con los empleadores, ya nos hemos referido. Vayamos con los siguientes:

- Exigir una normativa básica estatal en cuestiones relevantes (acceso a plazas, jornada, salario base, formación, carrera profesional, etc.) que tenga el suficiente rango legal para imponerse en todo el SNS.

- Mayor coordinación de las políticas de recursos humanos a través del Consejo Interterritorial del SNS, cuyas decisiones, una vez tomadas por amplia mayoría, deberían ser seguidas en todas las CCAA.

- Nuevo modelo de financiación de la sanidad pública, con presupuestos realistas y distribuidos, básicamente, en función del número de habitantes de cada comunidad autónoma.

- Desarrollo de la gestión clínica, tal como la concibe lo Confederación y como alternativa a las tentaciones privatizadoras.

- Compensar con carácter de urgencia al médico por las pérdidas retributivas acumuladas durante estos últimos cuatro años.

- Empleo estable y sacar a concurso todas las plazas vacantes para reflotar las plantillas.

- Restablecer la Carrera Profesional, desvirtuada, cuando no anulada, en el transcurso de estos años de crisis. Homogeneizar sus parámetros y abrirla a todos los médicos con independencia de su estatus laboral.

- Recuperar el papel que llegó a tener en los años ochenta la Atención Primaria como puerta de acceso al sistema sanitario. Hay que dotarla de más recursos y dignificar la labor los profesionales que trabajan en ella, en el bien entendido de que potenciar este primer eslabón contribuirá a modular y racionalizar tanto la demanda como el gasto de la sanidad pública.

FuentesCESM26-11-2014

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x