CON FIRMA. “No me digas que me quieres. Quiéreme”, por Eduardo Díaz

0

En estos días convulsos, por la presencia entre nosotros de un invitado que nadie deseaba llamado CORONAVIRUS (SARS-CoV-2), más conocido como COVID-19, los médicos nos convertimos en los soldados de infantería que día a día luchamos para evitar que el susodicho virus  gane la batalla a nuestra sociedad.

Cuando estés sentado en un banco de un parque de tu ciudad, o vayas en el autobús, y tengas un poco de tos, es probable que veas como tus conciudadanos hacen gestos de alejamiento. Sin embargo, cuando acudas a tu médico él estará allí, cerca como siempre, dispuesto a ayudarte. Es probable que se ponga una mascarilla, pero te ofrecerá otra a ti, se pondrá guantes y una bata, para poder seguir atendiendo después a tus hijas e hijos o a tus amigos o a tus vecinos. Nunca te dará la espalda ni a ti ni a los tuyos, ni te abandonará. Puede que te deje en una sala donde no puede entrar nadie, te sentirás solo, pero piensa que gracias a eso los tuyos estarán más protegidos, y tu médico sólo habrá ido a gestionar la ayuda que necesitas y que necesitan los que te rodean.

Los facultativos de todos los niveles, pero de forma más intensa los de dispositivos como los Centros de Salud, SAR, SUMMA, Urgencia hospitalaria y Salud Publica, están dándolo todo por hacer una adecuada gestión de la situación y una correcta y eficaz contención y manejo de las posibles contingencias, a pesar de las frecuentes variaciones en los protocolos e instrucciones a seguir, pues esta situación es nueva para todos, y todos los niveles sanitarios implicados empiezan a estar desbordados.

Pero como siempre ha ocurrido en las epidemias y pandemias, ésta también tocara a su fin, con más o menos bajas, pero se apaciguará como la tormenta y volverá a salir el sol. Cuando eso ocurra, los políticos y gestores de turno saldrán a felicitarnos, a darnos una palmadita en la espalda. Pero no, no es eso lo que queremos los médicos. Ya estamos cansados de palmaditas.

Por ello os pido a políticos, gestores y ciudadanos que realicéis un reconocimiento franco, sincero y real a los profesionales de vuestra sanidad, que reconozcáis como se merecen la formación, la responsabilidad y la dedicación con medidas concretas, tangibles e inmediatas. Como por ejemplo:

  • Reconocimiento y pago completo de carrera profesional independientemente de la vinculación del profesional (fijos, interinos, eventuales…)
  • Recuperación inmediata y completa  de la paga extra que nos seguís robando cada seis meses
  • Recuperación inmediata de las 35 horas semanales.
  • Plan de conciliación de la vida personal y familiar.
  • Reconocimiento profesional y económico de las plazas de difícil cobertura, de los turnos de tarde y de las prolongaciones de horario que con tanta frecuencia se producen.
  • Pago adecuado de los trabajos extraordinarios como los doblajes
  • Plan de urgencias y emergencias de la Comunidad de Madrid
  • Reconocimiento a efectos de jubilación y resto de prestaciones de las horas de guardia como ocurre en otros colectivos de especial riesgo.
  • Reconocimiento de la peligrosidad del puesto con  efectos económicos, de jubilación y protección de la salud, especialmente  en profesionales con enfermedades crónicas y embarazadas.

Cuando este invitado decida irse, sólo esperamos que nos cuidéis y nos demostréis ese cariño y admiración del que siempre hacéis gala. Pensad entonces que esta pandemia habrá pasado, pero descuidad que otras vendrán, y si no cuidáis a vuestros médicos acabarán enfermando, emigrando, desistiendo… Caerán en la batalla del día a día a pesar de ser héroes en la guerra, y cuando vuelva otro coronavirus, quizás más agresivo y no tengamos médicos, ¿quién se acercara a ti cuando enfermes?, ¿quién te tranquilizará y consolará?, ¿quién contendrá esa epidemia?

Como dice el título, no me digas que me quieres, quiéreme. Quiéreme de verdad, no con palabras.

Eduardo Díaz García
Médico de familia. Secretario del Sector Atención Primaria de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x