ASUNTOS LABORALES. Modelo AMYTS de proceso selectivo (I)

0

La Oferta Pública de Empleo 2015, actualmente en curso, está dando pie a multitud de inquietudes en torno a las garantías que ofrece en cuanto al respecto de los principios básicos de cualquier proceso de selección. Si no la única, al menos sí una de las causas de esta situación es la falta de una normativa que regule de forma estable este tipo de procesos, que la Mesa Sectorial, y AMYTS en su seno, ya reivindicaba en 2007. Sin embargo, hasta ahora, la actitud de la Administración ha sido la de retrasar la redacción de dicha normativa y redactar bases específicas para cada convocatoria, aunque finalmente se ha comprometido a comenzar a negociar un decreto de selección y provisión a aplicar a partir de la OPE 2016, anunciada oficialmente pero aún sin convocatorias efectivas.

AMYTS lleva trabajando, a través de sus grupos de trabajo y sectores, en los elementos básicos a proponer en esa negociación, que entendemos más como un diálogo para definir las mejores condiciones de un proceso selectivo que como una confrontación entre modelos alternativos, ya que entendemos que ambas partes perseguimos un proceso transparente, respetuoso con los principios constitucionales y los derechos de los profesionales, y con suficiente calidad humana y técnica. Para cerrar esa propuesta, AMYTS ha realizado una consulta a sus afiliados, mediante encuesta, para recoger su valoración y aportaciones, de cara a recoger una visión amplia del conjunto de la organización. Y dado que se trata de un proceso que afectará, sin duda, a un gran grupo de profesionales, comenzamos aquí su publicación de forma secuenciada, dividida en cuatro bloques fundamentales:

  1. Marco general: periodicidad de los procesos de OPE y traslados, identificación de las plazas ofertadas desde el inicio
  2. Modelo de OPE y peso de las fases de concurso y de oposición.
  3. Tipo de examen y composición de los tribunales.
  4. Baremo de la fase de concurso.

Somos conscientes de que hay un debate, aún a nivel de expertos, en torno a la apertura de nuevas vías de contratación de personal para el sistema sanitario, que precisaría de reformas de la legislación estatal básica que regula el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud. Pero entendemos que el lapso temporal de este tipo de proceso es muy amplio (demasiado para la situación de precariedad que actualmente vive nuestra profesión) y que dicho debate debe ampliarse a todo el conjunto de los profesionales. Por ello, una vez asentada una regulación estable de los procesos de selección dentro del ámbito estatutario, entraremos y fomentaremos el debate citado, tratando de que sea realmente representativo del conjunto de la profesión.

Finalmente también somos conscientes de que existen procesos de negociación a nivel estatal que posiblemente definan en el futuro un marco común a todas las Comunidades Autónomas, pero creemos que no podemos esperar a que ese trabajo llegue a buen puerto, y ya llegará el momento en que haya que introducir las adaptaciones requeridas, si eso fuera necesario. Por otra parte, AMYTS quiere también hacer sus aportaciones a ese proceso a través de CESM, y para ello será muy útil lo que salga de este proceso participativo que hemos realizado, y que ahora hacemos público para continuar enriqueciéndolo.

Sin más introducción, pasamos a desarrollar la propuesta del primer bloque, en la que incluiremos los resultados más significativos de la encuesta, a la que respondieron 171 compañeros, con un 67% de mujeres y una distribución centrada en el intervalo de edad entre 35 y 50 años; la inmensa mayoría ejercen en un centro sanitario público de gestión directa, predominando el ejercicio hospitalario (63%), con un 59% de contratos de carácter fijo o indefinido.

I. DISEÑO GENERAL DEL PROCESO SELECTIVO

Tanto el Estatuto Marco como el Estatuto Básico del Empleado Público marcan las líneas básicas que deben regular todo lo referente al acceso a la función pública.

La propuesta que hacemos es muy clara. En primer lugar es necesario acordar la periodicidad de las convocatorias, que deben ser, con un apoyo mayoritario de nuestros afiliados, bienales, tanto para oposiciones como para traslados. El retraso de las convocatorias no produce sino un aumento de la precariedad en las condiciones de trabajo de los profesionales, ya que las plazas necesarias, aunque no estén convocadas a través de un proceso selectivo, se cubren con contrataciones temporales que se prolongan en el tiempo. Cuando la Administración incumpla estos plazos (como es la situación actual) habrá que habilitar procesos específicos que garanticen la equidad entre las diferentes promociones de profesionales y reduzcan el daño de las que han sufrido situaciones de precariedad prolongadas.

1 fig proceso extraordEntendemos también que, con carácter transitorio, y hasta que se regule y actualice este procedimiento, es necesario dar una salida a la demanda de traslados y a los miles de plazas temporales existentes, cubiertas por profesionales en situación prolongada de precariedad, y así lo apoyan hasta un 65,5% de respuestas, oponiéndose a ello tan sólo el 15,8%). Sin embargo, y aunque nuestra propuesta era clara en el sentido de regular,mediante una disposición transitoria y de forma excepcional, una convocatoria de traslados y oposición bajo unas bases específicas y excepcionales, la opinión de nuestros afiliados se divide entre dos opciones mayoritarias: convocar una OPE masiva de características similares a las que se regulen para una OPE tipo (36,8%),  o convocar un proceso extraordinario de consolidación, con acceso a la propia plaza si se ha superado un período de años determinado (27,5%) o con acceso a las plazas disponibles según el orden que resulte de dicha convocatoria (18%). Los profesionales con plaza fija ya en el sistema se inclinan un poco más por el primer sistema, mientras que los que se encuentran en situación de interinidad prolongada y han sufrido más esas condiciones de precariedad, prefieren las otras dos.

En cualquier caso, se coincide ampliamente en que es fundamental (imprescindible 77,8%, positivo 20,5%)  identificar clara y completamente todas las plazas disponibles, y no solo las de Atención Primaria, como viene ocurriendo hasta ahora. Es conocido que las plazas de médicos de familia, pediatras y odontólogos tienen un CIAS inequívoco que los identifica y que permite tener claro qué plaza está en concurso. Por ello es fundamental proceder a la asignación de un código/CIAS a todas y cada una de las plazas de las diferentes especialidades hospitalarias, Atención Primaria y SUMMA 112, de forma que cada plaza lleve vinculada una actividad conocida por todos. La identificación clara de las plazas garantiza, además, una mayor transparencia en la gestión de las instituciones sanitarias, y su inclusión automática en los procesos selectivos correspondientes facilitaría a cada profesional un horizonte claro para su situación laboral.

1 fig perfilesUn dato más se refiere a la existencia de plazas con perfil específico, que con tanta frecuencia se reclama desde la Administración Sanitaria. En este sentido, la mayoría de los profesionales (65%) considera que este tipo de plazas sólo tiene justificación en casos concretos, claramente definidos, llegando a un 21% los que no ven clara su necesidad siquiera.Casi el 60% de las respuestas consideran que su porcentaje debería estar por debajo del 10% del total de plazas.

Finalmente, en cuanto a las plazas ofertadas a traslado y oposición deben ser todas aquellas vacantes existentes, dejando como máximo un 5% de temporalidad, necesario para redimensionar o reconvertir las plantillas en función de la demografía, necesidades asistenciales, edad, etc. Se debe garantizar que las plazas no están en situación de temporalidad más allá de los dos años, por lo que las que determinen el 5% siempre serán las más recientemente generadas, sean de nueva creación o por reposición. En estas condiciones, apoyan un traslado (que lleva 15 años sin realizarse en hospitales, por ejemplo) previo a cualquier nuevo proceso selectivo hasta un 86,5% de los profesionales, independientemente del tipo de contrato en que se encuentran.

Y hasta aquí la primera parte de la propuesta. La próxima semana, una vez cerrada la consulta correspondiente, publicaremos en este mismo espacio el segundo bloque, referido a la estructura general del proceso selectivo (examen / baremo y peso relativo entre ambos).

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x