Miralles (CESM) sobre la sanidad privada:“Si los conciertos se rompieran sería una catástrofe. Otra cosa son las concesiones con empresas públicas”

0

El sistema de colaboración entre los ámbitos públicos y privados es uno de los polvorines mediáticos de los últimos tiempos. Sanitaria 2000 ha reunido a médicos, sector privado y pacientes, a través de las voces de Francisco Miralles, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Mariano Guerrero, director de Planificación y Proyectos de Ribera Salud, y Emilia Carretero, directora técnica de la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Respiratorias (Fenaer), para debatir acerca de ‘La sanidad privada ante el nuevo panorama político en España’.

Recogemos la postura de Francisco Miralles a las diferentes preguntas planteadas por Sanitaria 2000 y que reproduce REDACCIÓN MÉDICA:

¿Cuál es el papel de la sanidad privada dentro del sistema transferido de las comunidades autónomas?

Es un derecho que tienen todos los ciudadanos y una prestación más dentro del sistema. Está integrada dentro del Sistema Nacional de Salud y aporta una competencia y una actividad que es absolutamente necesaria. Deberíamos previamente definir los conceptos, lo que es la provisión de servicios y lo que es la gestión, pues es ahí donde suele haber debate. Si se mezclan estos dos ámbitos, en concreto, si es financiación pública o gestión privada, los conceptos se difuminan.

Sin embargo, tras las últimas elecciones autonómicas, esa colaboración público-privada se ha visto en la picota en muchas comunidades, como en el caso de Cataluña y Comunidad Valenciana.

La sanidad debería despolitizarse. Soy partidario de la gestión pública, porque si desde lo público ponemos dinero, instalaciones y la gestión a la privada, estamos reconociendo que no somos capaces de hacerlo bien. ¿Qué plantean algunas comunidades ahora, como Cataluña o Valencia? Que planean revertir ese modelo de concesiones y sería diferente.

¿Y cuál sería esa función a desempeñar por el ámbito público?

Los indicadores son lo más importante. Es bueno que haya medición, indicadores, que se compare y que compitan. Y ahí es donde saldremos ganando todos, fundamentalmente los ciudadanos.

Todos están de acuerdo en que son decisiones políticas más que técnicas. ¿Es realmente factible llegar a prescindir de estos conciertos?

Si los conciertos se rompieran, sería una catástrofe importante para los usuarios. Otra cosa son las concesiones administrativas con empresas públicas, que siempre han sido decisiones políticas. Así, en un momento determinado, se toma la decisión política de sacar a concurso un concierto para, después, tomar la iniciativa contraria.

Entonces, ¿habría que dar más protagonismo a los profesionales?

Absolutamente de acuerdo. Llevamos muchos años peleándolo en el ámbito público.

Ronda de conclusiones

Francisco Miralles: La salud es un derecho constitucional. La medicina en España ha sido siempre una medicina pública con la privada como complemento. Hay que profesionalizar la gestión, la pública y la privada, dejarla en manos de los que realmente saben. También tocar el tema de las exclusividades de los profesionales y no que cada comunidad vaya por su sitio. La colaboración público-privada en este momento, es un elemento de sostenibilidad y de solvencia que considero esencial.

Fuentes: REDACCIÓN MÉDICA, 08-05-2016

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x