EDITORIAL. “Mataron a la gallina de los huevos de oro”, por Ana Giménez

16
Ana Gimenez

Hace ya muchos años, un político madrileño reconoció, en uno de los primeros Círculos Sanitarios de AMYTS, que la sanidad pública era sostenible gracias a los bajos sueldos de los profesionales. En aquella época, aunque se protestaba por los bajos sueldos, todavía la protesta era en voz baja, y los profesionales seguían tragando.

Pero quisieron apretar más, y lo hicieron. Con la excusa de la crisis (que, por cierto, afectó muy muy poco a las prebendas de los políticos, a los que nadie vio ir en transporte público o dejar de cobrar por ser miembro de tal o cual inútil comisión):

  • Bajaron mucho el sueldo, sobre a los titulados superiores, casi un 10%, y luego lo congelaron. Y ahora tenemos el dudoso honor de ser el segundo país de Europa que peor paga a sus médicos.
  • Jubilaron de golpe y porrazo a los que, no resignados a su exigua y perversa jubilación (pues obligados a cotizar para una pensión de más de 3400€, luego por ley se limita el pago a un máximo de 2400€: una estafa de libro), seguían trabajando… Y, por supuesto, no contrataron  nuevos médicos para sustituirles.
  • Aumentaron la venta política de la sanidad, anunciando una humanización y más y más prebendas para los pacientes, sin más recursos, todo sobre los hombros agotados de sus trabajadores, pero sobre todo de sus médicos, a los que la humanización de la asistencia les suponía unas condiciones de trabajo cada vez peores, más inhumanas…
  • Y para garantizarlo -y para colocar a sus cargos de confianza-, aumentaron el número de sus gestores y mandos de todo tipo. Tenemos gerencias hipertrofiadas, encargadas simplemente del maquillaje de las cifras, y de extorsionar a los trabajadores para conseguir sus objetivos.
  • Y como faltaban cada vez más médicos y sustitutos para ellos, y no se podía garantizar el servicio, comenzaron a anular las vacaciones y los permisos de los médicos que quedaban…
  • Y llegó el día en que los médicos rechazaban interinidades porque les resultaba más ventajoso ser suplente que interino o fijo.

Y entonces los políticos se empezaron a preocupar.

Y enseñaron a los médicos un trocito de la carrera profesional que cobrarían si aguantaban….

Y dijeron que les iban a permitir mejorar algo sus horarios (pero al mismo tiempo algunos agitaron a la población para evitarlo…). Y dijeron que iban a agilizar la homologación de títulos a extranjeros para cubrir los huecos que los médicos españoles no cubrían…

Y dijeron que iban a subir los salarios, pero las tímidas subidas salariales que se aplican a los funcionarios no recuperan el nivel adquisitivo perdido por los médicos, pues son homogéneas a todos los funcionarios, y no tienen en cuenta ni el esfuerzo formativo, ni la aplicación previa de recortes más gravosos a nuestras categorías profesionales. Las bajadas salariales se ceban en los médicos, y las subida salariales de las que algunos tanto presumen son migajas para todos por igual.

 Y llegamos al epílogo: no hay suficientes médicos que quieran trabajar en la sanidad pública española. La universidad española forma un número adecuado de profesionales, pero sigue sin haber médicos suficientes dispuestas a trabajar en la sanidad pública española. La movilidad laboral que ofrece la Unión Europea supone facilidades para los nuevos licenciados, que nuestro sistema educativo ya se ha encargado de hacer bilingües. Los países de nuestro entorno ofrecen unas retribuciones muy superiores a las ofertadas por España. Los nuevos médicos buscan mejores lugares para trabajar. Y se van.

Y si se pretende que el sistema, que ya está colapsado, no se hunda para siempre, habrá que:

  • Mejorar d verdad las retribuciones y hacerlas competitivas con nuestro entorno europeo
  • Mejorar las cargas de trabajo para que nuestra profesión deje de ser un castigo infernal y vuelva a ser la profesión mas hermosa
  • Mejorar los horarios y educar a la población y corresponsabilizarla de la sostenibilidad del sistema público.

 O echar el cierre.

Ana María Giménez Vázquez
Médico de familia, doctora en Medicina. Tesorera de AMYTS

Compartir:

16 comentarios

  1. Y ahora…¿Cuándo plantearemos hacer algo? He leído ya varios artículos similares sin que se proponga nada desde nuestros sindicatos…Ya se han reido bastante de nosotros, vamos a movilizarnos antes de la convocatoria electoral… Somos muchos y tenemos razón

    • Félix angel en

      Hay que movilizarse ya !!
      Toca hacer algo que nunca hemos sido capaces de hacer , estar unidos en el mismo objetivo: luchar por un mismo interés .
      Que los sindicatos sirvan de algo ya!!

      • Formación y Desarrollo Profesional en

        Yo siempre respondo lo mismo: los sindicatos conseguirán grandes logros sólo si cuentan con la movilización y apoyo de los profesionales, de quienes será el verdadero mérito.
        Desde las organizaciones se ha intentado de todo, pero sin esa movilización que ahora parece estar a punto, poco se podía hacer. Ojalá llegue ya la “movilización final”.

  2. Jose Manuel Muñoz en

    Muy de acuerdo con tu artículo Ana María. Creo que a nuestro sistema educativo le queda mucho para hacernos bilingües, pero coincido y me identifico plenamente con todo lo demás. Tras muchos años asistiendo a las reuniones hospitalarias de sindicatos etc y criticar abiertamente la pasividad de compañeros dejándose ningunear, hace siete años me marché al Reino Unido. Aquí me han ofrecido plaza fija en cualquier hospital del país, a dedo, no tengo más que elegirlo. Me han llegado a ofrecer sacar la convocatoria para que pueda presentarme y quiza obtener una plaza en propiedad (en concurso claro), pues la convocatoria la publica y organiza el propio area de salud, con garantías objetivas esos si. Igualito que en España. Ahora me planteo regresar por motivos familiares, de cultura, gente y clima… en absoluto por motivos profesionales. El que se menosprecia y deja ningunear es tan culpable como el que ejerce el menosprecio. Por desgracia hay mucho ‘funcionario’ (en el sentido peyorativo del termino) también en la sanidad…

  3. Se puede decir más alto pero no más claro. Cada vez que alguien dice que faltan médicos yo digo que no, mil veces si hace falta. Eso es mentira. Faltan médicos para el nivel vergonzoso de sueldo que se paga en este país lleno de políticos, mandos intermedios, jefes y jefecillos corruptos y mediocres. Esto cada vez se parece más a Venezuela.

  4. Jaime Fernández Campillo en

    Hace unos meses un Catedŕático de Farmacología Valenciano dijo en una Conferencia a Médicos:” Pero ustedes no se han dado cuenta que estamos en un istema Sanitario Soviético” , Europa, que no UK, no es así, por nuestros hijos cambiemos a mejor.

    • Formación y Desarrollo Profesional en

      No hay un modelo europeo único, ni siquiera presciendiendo del Reino Unido. Desde luego, hay modelos que aportan cosas muy buenas y que podrían suponer una importante mejora. Porque el actual no potencia ni el compromiso profesional ni la excelencia, ni lo que probablemente esté a la base de todo ello: la satisfacción de los médicos. Haría falta un sistema que nos permita “recuperar el placer de ser médicos”, como explicitaba un lema del sindicato médico catalán.

  5. Enhorabuena por tu artículo que me parece extraordinario.
    Una posible solución sería refundar colegios médicos y sindicatos que no nos han apoyado nunca para intentar superar nuestros problemas y que actúan según el color político imperante en ese momento. Los colegios médicos tomarlos al asalto en las siguientes elecciones y crear sindicatos profesionales administrados por profesionales, pagados con nuestro dinero, y lejos del sindicalismo clásico que impera actualmente.

    • Formación y Desarrollo Profesional en

      Justo acabo de comentar con una compañera un pasaje de Heidegger que hablaba de que no es posible una buena filosofía que no sea capaz de comprender y reconocer el valor en su momento de cualquier intento anterior de filosofía. Aquí me parece lo mismo: cualquier intento que se base en el mero desprecio de lo previo tiene bastantes oportunidades de no ser consistente. Y se ve en muchos ámbitos, por desgracia.

  6. Falta, al menos, otra consideración: el desvío de dinero público a la sanidad privada. Recortes y más recortes de lo público mientras se dedica cada año una partida más grande a pruebas y tratamientos en centros concertados. Tenemos Servicios infrautilizados por falta de personal o de ganas, mientras se alargan las listas de espera y se desvían pacientes a la sanidad privada. Al paciente se le hace esperar hasta que decide ir directamente a la privada, y su no lo hace se le acaba llevando si con presupuesto público. Hay un nicho de negocio tremendo, porque los políticos se han dado cuenta de que hay mucha gente dispuesta a dejarse el dinero en cuidarse o en cuidar a los suyos.

  7. Estoy de acuerdo con lo que dice pero ahora debemos pasar de las palabras a los hechos manifestaciones, plantones para se den cuenta que hemos despertado como gremio médico y sólo un sindicato médico fuerte puede parar estos atropellos

  8. Ana Isabel en

    Estimada Ana Gimenez, mi enhorabuena por tu artículo, pero creo que realmente los médicos somos otro tipo de gallinas… Hace poco envié por wassap al grupo del sindicato de mi provincia una historieta sobre gallinas, no se si te ha llegado. Se trata tambien sobre una reflexión que tiene que ver con los políticos, de uno y otro bando… era algo de las gallinas y Stalin … que cuenta como tratan los politicos a las estúpidas gallinas ( que somos nosotros) nos engañan con dádivas (carrera profesional ahora si ahora no, para interinos si, para interinos no para eventuales … en una comunidad si, en otra no, oposiciones aquí si pero allí no… etc, etc…) esos engaños son para seguir ellos en la poltrona… Sugiero que leais lo de stalin ( google:las gallinas desplumadas y stalin) que es muy ilustrativo y a la vez autorretrato de lo que nos hacen. Una verguenza . Un saludo

      • Jaime Fernández Campillo en

        Quizás podríamos cambiar nuestro Sistema Sanitario y unirnos al Sistema Europeo, donde paciente y médico son libres.

        • Ana Maria Giménez en

          Muchas gracias por tu comentario, Jaime
          Efectivamente en Europa hay muchos modelos de atención primaria. En Francia efectivamente, el paciente va al médico que quiere que ejerce en su consulta privada de forma individual o asociado a otros profesionales. el paciente paga su visita en función de unas tablas (muy bien pagadas, distinguiendo el pago de asistencia en consulta de asistencia domiciliaria), y luego el estado le devuelve el 80% de la factura. Aun así, también tienen dificultades para cubrir ciertas plazas rurales.
          El sistema inglés es algo más parecido a las EBAS catalanas, con varias diferencias.
          Muchos modelos.
          El nuestro, con gran prestigio entre los paises de nuestro entorno por su excelente relación coste beneficio, hace aguas por que se ha apretado en exceso y porque de alguna forma “muere de éxito”, y ahora además de recuperar unas condiciones laborales claramente mejores, necesita moderar el uso que la población hace de ella.

    • Ana Maria Giménez en

      Muchas gracias por tu comentario, Ana Isabel. Efectivamente hay muchos ejemplos que podemos aplicar al maltrato al que se somete a los médicos de Atención Primaria. Muchos de ellos están ahora en una situación de indefensión aprendida, que ya se ha constituído en su circulo de comfort….
      En fin, parece de todos modos que algo se mueve. En la oferta de traslado de Castilla La Mancha, 25 médicos de la Atención Primaria madrileña se van. Porque ahora, además de desplumados, ya no nos dan ni trigo.
      Un saludo

Respuesta a Miguel Cancelar respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x