Los estudiantes de Medicina de la Comunidad de Madrid se posicionan contra la Ley regional de “Garantía de Sostenibilidad”

0

Los estudiantes de las Facultades de Medicina de las Universidades Complutense de Madrid, Rey Juan Carlos y Alcalá, con el apoyo del Consejo Estatal de Estudiantes de Medina, en relación al conjunto de Medidas tomadas por el gobierno de la CAM en el Sistema Sanitario Público madrileño, manifiestan lo siguiente:

1) Que el SNS ha venido desarrollando desde 1986 una labor asistencial de altísima calidad en España y las medidas que se proponen la ponen en riesgo (1, 2).

2) Que la disminución del presupuesto de sanidad de la CAM en el último año, de un 0,85% (2012: 7.172.496.971€ 2013: 7.111.512.367€), no se va a concretar en una mejor gestión de los recursos sino en una serie de carencias en un sistema sanitario ya de por sí infrafinanciado. El gasto sanitario per cápita en la Comunidad es de 1094,24 €, mientras que la media de las CCAA es 1185.47 € (3 ,4). También ocurre con la sanidad española cuya financiación está por debajo de la media de la UE.

3) Que las reformas estructurales de la gestión sanitaria amparadas bajo la ley 15/97 y entre las que destacan la privatización de la actividad sanitaria en 6 hospitales, la concesión de la gestión de los servicios no sanitarios, y la concesión de la prestación sanitaria de Atención Primaria de un 23% de los Centros de Salud, tendrán como consecuencia una reducción en la cartera de servicios y un empeoramiento de las condiciones laborales (6). Además, no hay estudios que demuestren que la financiación mixta o privada sea más eficiente, y de hecho se ha demostrado justamente lo contrario; que a la larga es más cara para el Estado (7,14) e incluso se ha observado en algunos casos que el riesgo de mortalidad es mayor(8). Asimismo, el desarrollo de modelos público-privados ha sido en detrimento de la sostenibilidad de la red de hospitales totalmente públicos en la CAM (4, 6,14).

4) Que la concentración de la mayor parte de los laboratorios en un número reducido de hospitales, en lugar de suponer una mejora en la distribución de los recursos, implican una merma en estos, así como un factor de desigualdad entre grupos de población, un aumento de la presión asistencial e incluso un incremento de los costes (9).

5) En cuanto a la transformación de Hospitales acontecida en la CAM, exigimos que cualquier cambio que se planteé sea basado en evidencias científicas y con una base empírica demostrada, avalado por estudios que pongan de manifiesto la necesidad de esta medida. En el caso concreto del Hospital de La Princesa, exigimos que se mantengan los últimos acuerdos de manera que el centro siga teniendo carácter general. Además, la propuesta de hospital monográfico tampoco es bien valorada por la Sociedad Española de Geriatría (10). Por otro lado, se debería replantear el proyecto para el Hospital Carlos III, para que no desaparezca como referente por sus consultas específicas.

6) Que la aplicación de la medida de 1 Euro por receta, que se paga hasta el límite de 72 euros al año y que pretende incentivar un uso eficiente de los fármacos y reducir el número de recetas, ha demostrado ser ineficaz y además no incide en la prescripción médica responsable (11, 12). La única medida avalada por la OMS de cara a los usuarios es la educación en materia de uso racional de los medicamentos (13).

7) Como parte de la Profesión Médica no toleramos que las modificaciones de las Políticas de Salud Pública, que se han demostrado durante años mejorar la calidad y esperanza de vida de la población, se pueden supeditar a intereses económicos y empresariales, ya que atentan contra nuestras máximas como profesionales de la salud; siendo, además, opuesto para el derecho a la salud, recogido en la Constitución y en el manifiesto de Derechos Humanos.

8) Además, no se ha de olvidar el cierre del Instituto de Cardiología de Madrid que contaba con más de 65 años de experiencia y prestaba servicios de apoyo en hospitalización al Hospital Clínico San Carlos, así como al resto de la red asistencial disminuyendo la lista de esperas en exploraciones cardiológicas.

Por todo lo anteriormente expuesto, los estudiantes de las Facultades de Medicina de la Universidades Complutense, Rey Juan Carlos y Alcalá, como usuarios del sistema sanitario y futuros profesionales del mismo, nos posicionamos en contra de las medidas tomadas por el gobierno de la CAM en el Sistema Sanitario Público madrileño. Asimismo, consideramos que un Sistema público es la única manera de garantizar la equidad, universalidad y calidad.

Siendo conscientes de que el Sistema Sanitario de la CAM debe mejorar su eficiencia en el contexto socioeconómico actual, instamos a la Consejería de Sanidad a un replanteamiento de su Política Sanitaria, siempre de manera conjunta, responsable y transparente con los profesionales sanitarios y pacientes.

Fuentes: CEEM, 08-12-2013

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x