GESTIÓN HUMANA. Por un ejercicio profesional creativo y sano en el SERMAS

0
148 Saludo feliz 3x3 cm

En el Sector de Atención Hospitalaria de AMYTS llevamos un tiempo detectando situaciones alarmantes en diversos hospitales de la Comunidad de Madrid. Junto a una precariedad laboral que conlleva a situaciones de indefensión porque se teme por la no renovación del puesto, conocemos con estupor que facultativos con plaza en propiedad y de reconocida valía están sufriendo situaciones laborales durísimas. Desconocemos si por celos profesionales o porque hay quien prefiere manejar personal en situación precaria, existen servicios en los que su propio superior facultativo (jefe de servicio) origina agravios comparativos y limita las posibilidades de desarrollo profesional de profesionales de su propio equipo. Es contraproducente, porque cuanto mayor sea la valía de los miembros del equipo, mayor será el prestigio del servicio y el beneficio para los pacientes, pero no todo el mundo parece regirse por los mismos principios. Enlazando con la entrada de hace unas semanas sobre “Profesión. Cuando los médicos violamos el deber de confraternidad, o nos hacemos cómplices de ello”, iniciamos un espacio en la Revista Madrileña de Medicina que, con el título de “Gestión humana” puede y debe generar controversia, porque creemos que el tema lo merece. ¡Qué menos que todos nuestros compañeros puedan disfrutar de una profesión tan sugerente como la nuestra!

Podemos especular sobre cómo hemos llegado a este punto, sobre el procedimiento de traslados o sobre la provisión de recursos humanos para los facultativos de la Comunidad, pero por desgracia es una historia que se puede dar y que, de hecho, se repite en diversas especialidades y en varios hospitales de la comunidad. No queremos iniciar una guerra con las jefaturas, muchas de ellas lideradas por excelentes profesionales que en muchos casos han tenido que lidiar desde una formación clínica con la organización de equipos complejos desde el punto de vista personal y técnico y que además realizan su labor con un escasísimo reconocimiento retributivo. Pero queremos dar voz a aquellos facultativos que sienten que se encuentran atrapados en su plaza en situaciones a las que no ven salida, ya que la figura del jefe de servicio se ha vuelto en ocasiones investida de un poder que no siempre se utiliza correctamente. Puestos alcanzados mediante tribunales, pero que a menudo se conoce el nombre del que lo va a obtener previamente, hecho que se extiende incluso a las jefaturas de sección. Que deberían ser evaluados cada cuatro años y ratificados o no según su desempeño como sucede en otras comunidades . Y a menudo con direcciones hospitalarias que prefieren mirar hacia otro lado.

Abrimos un nuevo espacio (bajo el título Experiencias) para dar cabida a situaciones que, consentidas por las direcciones-gerencia de los hospitales, originan un enorme perjuicio a profesionales de reconocida valía y trayectoria. Esperamos también poder poner ejemplos de excelente manejo de equipos humanos. Y todo ello con la esperanza de mejorar el ambiente profesional en nuestra Comunidad, aunque para ello haya que dar cabida a presuntassituaciones de acoso y derribo como la que nos relata esta semana por un facultativo en un gran hospital de la Comunidad de Madrid. Comenzamos con la experiencia de un oftalmólogo del hospital Ramón y Cajal de Madrid:


EXPERIENCIAS. Discriminación injustificada en el Servicio de Oftalmología del Hospital Ramón y Cajal

Desde que me incorporé al servicio de Oftalmología del hospital Ramón y Cajal en 2001 mediante plaza obtenida por concurso de traslados, estoy soportando una situación de discriminación dentro del servicio con el resto de los facultativos. Esta situación de arbitrariedad fue impuesta por el antiguo jefe de servicio, por lo que tuve que denunciar la situación en los tribunales, ya que las cartas de queja que hice al director médico y al gerente no sirvieron de nada. En aquella época la situación del servicio era bastante irregular, pero en la actualidad, la discriminación que sufro dentro del servicio se basa fundamentalmente en la imposición de un horario de tarde (siendo mi horario habitual de trabajo, de mañana, antes del traslado a este hospital), y de una asistencia a las consultas de ambulatorio de forma desproporcionada y no equitativa entre todos los facultativos del servicio (en los hospitales que estuve antes de mi traslado al Ramón y Cajal había un reparto equitativo de trabajo dentro del servicio entre todos los facultativos, tanto de las jornadas quirúrgicas como de las de asistencia al ambulatorio).

Como el jefe de servicio tiene el beneplácito de la gerencia, la dirección médica y subdirección quirúrgica del Ramón y Cajal, organiza el servicio a su antojo, beneficiando a unos y perjudicando a otros, lo que hace que en la sección de Polo Anterior, compuesta por 5 facultativos, el tema del trasplante de córnea esté monopolizado, ya que los dos coordinadores de trasplante de córnea fueron nombrados “a dedo” por el jefe de servicio, llegando a una situación en la que uno de los coordinadores realiza el 80 % de los trasplantes. Esto provoca por un lado un retraso en la cirugía de los pacientes pendientes de trasplante de cornea que no pertenecen al listado de los coordinadores, y por otro una falta de práctica y manejo de las nuevas técnicas de trasplante de córnea del resto de cirujanos que realizan trasplantes, lo cual influye en su formación como oftalmólogos y contraviene claramente las disposiciones normativas que obligan a las instituciones sanitarias a facilitar el desarrollo profesional de sus médicos. Me quejé de esta situación al subdirector quirúrgico y al gerente del hospital, proponiendo, como se hacía antes, que la lista de espera de trasplantes fuera dividida equitativamente entre los 5 facultativos que realizan esta técnica quirúrgica, pero tras las reuniones con ambos directivos, estos no dieron solución a este problema.

La situación de arbitrariedad con el resto de facultativos y de discriminación mantenida por parte del jefe de servicio, el cual amenaza con un incremento de la asistencia a las consultas del ambulatorio reduciendo las jornadas quirúrgicas si no se cumplen los objetivos del servicio, produjo por un lado, que en dos ocasiones tuviese que estar de baja laboral por estrés, necesitando tratamiento farmacológico y, por otro, que no firmase el cumplimento de objetivos del servicio para de esta manera evitar la presión excesiva a que se me quería sostener. Desde hace unos meses el jefe de servicio me ha quitado un día de quirófano sustituyéndolo por una consulta. Esta situación de trato discriminatorio y limitación profesional es constante, siendo también soportada por otro facultativo del servicio, al cual le ha cambiado también un dia de quirófano por consulta de ambulatorio; dicho facultativo estuvo un tiempo realizando su labor asistencial en otro hospital, barajando la posibilidad de irse del Ramón y Cajal.

Tras esta situación, solicité una reunión con el actual director gerente, acompañado del delegado sindical de Amyts (ya que el antiguo gerente no me concedió dicha solicitud), explicándole la situación , pero tras dos reuniones este no hizo nada por arreglarla. Por lo que a través del gabinete jurídico de AMYTS realizé un escrito el 10 de abril de 2015 a la gerencia del hospital solicitando entre otros puntos, el cese de la discriminación tanto en la actividad quirúrgica como en la de asistencia al ambulatorio, cambio de horario de trabajo, reparto equitativo de la cirugía y lista de espera de los trasplantes de córnea, etc. Tras tres meses de espera, se produjo la denegación tácita por silencio administrativo del escrito por parte de la gerencia del hospital, tras lo cual y a través del gabinete jurídico de AMYTS presenté el 28 de Julio un escrito de recurso de alzada a la Dirección General de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid.

Parece que en el Ramón y Cajal de nada sirve hacer escritos y recursos, y también parece estar muy ligado a la política; así por ejemplo, de este hospital ha salido antes de las elecciones municipales el que era Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid y que ocupaba el cargo de director gerente, y después de las elecciones el actual Director de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid, que también desempeñaba su labor en dicho hospital.

Tengo plaza en propiedad en la sanidad pública desde hace mas de 33 años, y dado que no han surtido efectos mis denuncias al gerente del hospital, y a mi jefe de servicio, y que la vía jurídica no ha dado el efecto deseado, he decidido hacer pública mi situación para conocimiento de los profesionales médicos hospitalarios que puedan estar viviendo una situación similar a la mía, con el deseo de que se animen a denunciarla, sin renunciar, si fuese necesario, a emprender las acciones legales oportunas.

Francisco José Gutiérrez Carmona

Es desconcertante escuchar a un profesional contar cosas como éstas, y por desgracia no se trata de casos aislados o limitados a un hospital concreto. Cuando está candente el tema de recertificación y evaluación objetiva de los facultativos, cabe preguntarnos qué tipo de Medicina queremos: la de los serviles o la de la promoción en función de la igualdad, mérito y capacidad. Quizás llega la hora de ser valientes y determinar evaluaciones objetivas lideradas por el Ministerio de Sanidad (cada vez más vacío de competencias) para promover la movilidad y promoción de los profesionales en función de su valía más que de sus conexiones personales con los gobernantes de turno. Mucho tiempo y muchos hablan de ello, pero nadie aborda cambios que, sin suponer una sobrecarga presupuestaría, redundarían en un aumento de la calidad y satisfacción de los facultativos de atención hospitalaria de la Comunidad de Madrid.

Nos interesa conocer vuestra opinión y diferentes situaciones laborales y de desarrollo profesional, tanto negativas como positivas. Esperamos vuestros comentarios, también los de los jefes.

Ángela Hernández Puente (Especialista en Cirugía General, Hospital de Arganda. Presidenta del sector de Atención Especializada de AMYTS) y Sector de Atención Especializada de AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x