CON FIRMA. “Firmar a ciegas”, por Juan Manuel Jiménez

0

(Artículo reproducido parcialmente, con permiso de su autor, porque refleja muy bien el malestar creado entre los médicos por la publicación de una cartelería absolutamente desafortunada e irrespetuosa dentro de la campaña de racionalización de la prescripción antibiótica).

Aguardas turno en la sala de espera de tu médico: tu médico de familia. Te toca entrar. Entras. Una vez en la consulta, tu médico ni te saluda, ni te habla. Es más: gira su cuerpo y su rostro casi 180º para no verte. Además, […] coge un periódico para hojearlo mientras tú, estupefacto, le vas hablando de tus cosas. Tu médico, de esa manera, vuelto casi de espaldas, mientras sostiene el periódico con su mano izquierda, tiene un boli en la derecha. Y peor aún: el muy canalla va firmando a ciegas unas recetas que le van llegando desde una cinta transportadora. Insisto: sin mirar las recetas, sin mirarte a ti, leyendo un periódico, vuelto de espaldas.

Hola lector, Hola lectora.

Como bien sabes, esa es la situación habitual en la consulta de tu médico de familia, ¿verdad? ¿Cómo dices, lector? ¿Que no? ¿Que no es así? A ver, a ver. .. ¿Tú médico te saluda al entrar? ¿Sí? Ah. ¿Cómo dices, que no te oigo bien? ¿No se vuelve de espaldas para leer el periódico mientras le hablas? Ah. Me alivia saberlo. ¿Cómo? ¿ Tampoco firma las recetas a ciegas y con el cuerpo girado? ¿Antes te escucha? Ah. No sabes la alegría que me das.

Pues hay una pandilla en la Comunidad de Madrid que opina lo contrario: que los médicos giramos el cuerpo y el rostro para no ver al paciente, que leemos el periódico mientras pasamos consulta, y que firmamos a ciegas las recetas que salen de una maquinita. Y no sólo lo opinan, sino que, además, confeccionan unos burlescos carteles con esa imagen del médico canalla y homicida firmando recetas a ciegas. Como en la ruleta rusa. Y no sólo los confeccionan, sino que los cuelgan en las paredes de los Centros de Salud de la Comunidad Madrileña, a la vista de los pacientes.

¿Quiénes dices que han sido, lector? ¿Unos delincuentes? ¿Unos grafiteros? ¿Una agrupación de pacientes indignados? ¡Qué va, lector! ¡Qué va! Esos carteles han sido perpetrados por los políticos de Madrid, gestores de la sanidad que (me cortaría las venas) jamás […] habrán atendido a un paciente. Y digo más: políticos y gestores que, seguramente, irán a la sanidad privada cuando les salgan los cuernos. Quiero decir las almorranas.

Como lo oyes. La tal cartelería ha sido colocada en los Centros de Salud por los propios jefes de los médicos que allí trabajan. Y cada cartel, para que no nos quepa duda, lleva impreso una leyenda: “Ellos se merecen toda tu atención”. Como si no la tuvieran ya toda.

En fin. Ojalá mis compañeros de Madrid hagan lo que tienen que hacer, y sin pensarlo un minuto: descolgar los carteles, uno por uno, y devolverlos al gestor que se los ha remitido. Junto a una carta, eso si. Una carta escrita finamente, pues no hay que ser grosero con los jefes. Algo así como: “Querido jefe. Aquí te devuelvo la carteleria […]”. Muy finamente.

Y luego dicen que nos marchamos al extranjero.

Cagoentó.

Juan Manuel Jimenez Muñoz
Médico y escritor malagueño

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x