CON FIRMA. “Aviso de tsunami”, por Pablo Cereceda

0

Tenía la conciencia limpia; no la usaba nunca. Stanislaw Lec (1909-1966)  

Nuestra vida ha cambiado radicalmente en apenas tres semanas; las calles vacías, aislamiento, estado de alerta; recibimos cada día noticias de fallecimientos en números inimaginables…

Los médicos (en general los sanitarios) vivimos una situación tremenda, que nunca pudimos imaginar. No damos abasto, muchos nos hemos contagiado, vivimos en un estado de excepción, con hoteles convertidos en hospitales, un hospital de campaña en IFEMA (5000 camas anunciadas, 300 a miércoles); los pacientes mueren sin parar, los familiares no los pueden ver ni despedirse, se los llevan al Palacio de Hielo porque los servicios funerarios han colapsado…..nunca podremos olvidar esto…

Miles de médicos estamos recibiendo el apoyo de la gente diariamente, generando emociones que ayudan a soportar la desesperación y rabia; este tsunami se llevará por delante sin duda a algunos de nuestros familiares y amigos, a compañeros. Se está movilizando a médicos jubilados, exponiendo a estudiantes; ha ocurrido previamente en China (país muy lejano, de condiciones y cultura muy diferentes) y en Italia (país gemelo al nuestro).

¿Qué ha permitido que nos haya desbordado? ¿Por qué no podemos aplanar la curva ya? Pero si lo estábamos viendo en Italia…

En primer lugar, un motivo estructural: el SERMAS, bandera de la “mejor sanidad del mundo”, tiene las plantillas médicas (y de enfermería) ajustadas al máximo, sometidas a la máxima presión en consultas, quirófanos, una Atención Primaria literalmente machacada, un SUMMA en desmontaje con un maltrato al profesional como no se conocía… y con escasez y carencias de equipos de protección individual (EPI) en un alarde de imprevisión. Tenemos menos profesionales que hace 10 años, zonas cerradas de hospitales, nulo plan de contingencia… A día de hoy, sin mando centralizado ni coordinación, los gerentes corren como pollos sin cabeza mientras nos llegan chubasqueros “del chino” para no contagiarnos. 20 protocolos, cambio cada día del papel de Atención Primaria, sin realizar test a los profesionales, un caos total…

Sr. Ruiz Escudero, es usted el Consejero de Sanidad de Madrid. Ha tenido ya una nefasta gestión al frente de nuestra sanidad madrileña: ¿no le da pena? Váyase ya. Dimita. Descanse. Deje paso a alguien que no le tenga que pedir permiso al Sr. Fdez. Lasquetty, que huyó tras despertar a los médicos de su letargo con su plan destructor que generó la marea blanca.

Sra. Ayuso: pase usted a la historia escuchando a los médicos y dándoles un trato digno. Ponga un profesional decidido al frente de esto y deje atrás a las viejas glorias privatizadoras… que tanto daño estructural nos han hecho…

Los médicos se están jugando la vida sin protección en medio del caos que ustedes dirigen. Su comportamiento ejemplar, tanto en los hospitales públicos como privados, así como en las residencias, no basta si les envían al campo de batalla sin la debida protección.

En segundo lugar, el factor multiplicador del tsunami: vamos conociendo que se tenían datos (desde enero aviso del CSIC, avisos de Italia, etc ) y el gobierno central los ha ignorado; no los ha malinterpretado, no los ha querido escuchar; se los ha saltado para poder hacer la manifestación del 8M, de tan marcado contenido político para sus socios, ha mantenido otros actos  (Vistalegre, el partido Atlético-Liverpool, y otros…) que han multiplicado exponencialmente los contagios en el fin de semana más negro de la historia sanitaria de España. Por eso estamos desbordados. Por eso no quedan EPIs. Por eso no hay ventiladores. Por eso hay que seleccionar los pacientes para UCI. Por eso no podemos dar atención digna a miles de pacientes que merecerían algo mejor. ¿Es que nadie responde por ello?

Haber ocultado los datos hasta celebrar el 8M es la negligencia más grave de la historia de la democracia española. ¿Tanto miedo daba el “disgusto” entre los “miembros y miembras” del gobierno por suspender el 8M?  ¿Era una razón de estado?

¿Pueden ustedes dormir por la noche? Los muertos se apilan en una cancha de hielo, los sanitarios se juegan la vida, ustedes no nos traen los EPIs, ni los reactivos, ni medicación, ni nada, ni coordinan absolutamente nada. Apagaron de un manotazo la molesta alerta de Tsunami de nuestro país gemelo, y celebraron su manifestación (les iba ”la vida”, según la vicepresidenta) para cuidarse la poltrona; se pusieron los pañuelos a juego, los guantes y…¡ a figurar !

Cuando se despertaron de su “manifa”, el Tsunami ya nos había devastado con una avalancha de pacientes que atragantarían cualquier sistema. Están muriendo centenares de personas que podrían haber tenido su oportunidad, y los que nos quedan. Los médicos nunca olvidaremos esto. Quien se juega la vida somos nosotros. Y la de nuestros familiares.

Dr. Simón: por favor váyase a casa. Tengo claro que le obligaron, pero mantener la dignidad habría salvado miles de vidas. Sr. Ministro de Sanidad: devuelva su cartera, dé clases de filosofía en algún instituto en catalán. Sr. Ministro de Ciencia: no colabore con la farsa y márchese con su prestigio de astronauta que le queda…
Sr. Sánchez: el manotazo prepotente a la alerta del tsunami lo ha dado usted, ocultando la información. Esperamos su renuncia para esta misma tarde.

Ganen ustedes tiempo con sus familias hasta que tengan que responder en los tribunales. Hay mucha gente para la que el tiempo se ha detenido ya para siempre, y ustedes lo deberían haber evitado.

Pablo Cereceda Barbero 
Médico especialista en Cirugía General y Ap Digestivo 
Delegado de AMYTS  

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x