FIEM: El cambio climático, una emergencia médica

0

“La Organización Mundial de la Salud calcula que, entre 2030 y 2050, el cambio climático causará 250.000 defunciones adicionales cada año. Es una emergencia médica”. Así lo expuso Alfredo Toledo, vicepresidente del Sindicato Médico de Uruguay (SMU) en una mesa redonda dedicada a la ‘Salud y Cambio Climático en Europa y Latinoamérica’ del Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM), del que informa MÉDICOS Y PACIENTES. Toledo explicó que “el cambio climático también se incluye en las 4P de la medicina: personalizada, predictiva, preventiva y participativa”. El ponente aclaró cómo en este escenario el paciente, la salud y los cambios relativos a su entorno, donde también se incluyen las consecuencias negativas del cambio climático, deben ser objeto de un enfoque, análisis y abordaje integral”.

Por su parte, José Ramón Huerta, presidente del Colegio de Médicos de Soria, que también intervino en esta mesa redonda moderada por João Grenho -vicepresidente de la Unión Europea de Médicos Especialistas-, explicó la gravedad del impacto del cambio climático para la vida e instó a tomar medidas (…)”. El ponente animó a los profesionales de la salud a liderar acciones comprometidas y a considerar el cambio climático como un asunto prioritario.

En la mesa redonda, se acordó que el médico tiene el deber profesional y ético de notificar a las autoridades competentes “cualquier forma de alteración o deterioro del ecosistema potencialmente perjudicial para la salud y la vida”. De la misma forma se constató que el cambio climático es ya un problema global y sus efectos negativos inciden en la salud de las personas. También se reflexionó que debería ser considerado como una prioridad médica en el ámbito de la salud pública, tanto por las consecuencias que inciden directamente sobre la salud (desde cambios en la distribución de las enfermedades como la morbi-mortalidad), como por sus consecuencias indirectas (aumento de las migraciones y reducción de la estabilidad social). En definitiva, tanto médicos como otros agentes de salud deben mantener una actitud proactiva y ocupar una posición central en el estudio de las consecuencias del cambio climático.

Fuentes: MÉDICOS Y PACIENTES, 09-06-2016

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x