FEMYTS advierte que el Área Única sólo sirve para recortar derechos laborales

0

NOTA DE PRENSA FEMYTS, 15-04-2010

El Departamento de Estudios de la Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (FEMYTS) ha elaborado una monografía titulada “Territorialidad en el Área Única Sanitaria de la Comunidad de Madrid”, en la que se analiza la propuesta de nueva zonificación elaborada por la Consejería de Sanidad. De sus conclusiones puede deducirse que el equipo directivo de la Consejería se ha inspirado en la novela “El Gatopardo”, de Guiseppe Tomasi, Príncipe de Lampedusa, que relata las experiencias de su bisabuelo en la isla de Sicilia durante la unificación italiana en el siglo XIX. La recreación de vivencias del viejo Lampedusa han dado lugar a que sus tácticas: “Cambiar algo para que nada cambie”, se conozcan en política como “gatopardismo” o “lampedusismo”. La Consejería de Sanidad no ha introducido cambios sustanciales en la zonificación del Área Única, como demuestra el estudio, las modificaciones no afectan a la actual organización salvo para restar derechos laborales a los profesionales, claro está que Lampedusa se inspiró a su vez en otro italiano llamado Maquiavelo.

La monografía estudia la propuesta de nueva zonificación sanitaria para adoptar el área sanitaria única, elaborada por la Consejería de Sanidad, para comprobar si existe algún patrón territorial. Del análisis de las 285 zonas básicas de salud definidas se aprecia que no presenta cambios significativos con relación a la zonificación actual. Hay una agrupación territorial de las zonas básicas de salud con claros criterios geográficos, lo que parece lógico desde el punto de vista organizativo, pero que contradice la reiterada afirmación de la Consejería de ausencia de territorialidad en la flamante área única sanitaria. Se mantiene el criterio de al menos un hospital generalista por cada sector de territorio lo que en definitiva equivale a tener de facto la estructura de varias áreas sanitaria reales, para que puedan contar las diferentes agrupaciones territoriales con sus respectivos hospitales de referencia.

En sus conclusiones, el estudio advierte que “no existe una ruptura evidente con la organización previa”, lo que puede interpretarse como un acto de “gatopardismo” de cara a los pacientes; es decir, “cambiar algo para que nada cambie”, pero vendiéndolo como algo nuevo a los ciudadanos.

No justificándose por razones de organización de la asistencia sanitaria a los pacientes estos cambios que introduce el área única, dado que en realidad no son tales, la monografía concluye señalando: “Es difícil entender, por tanto, el énfasis puesto sobre la nueva organización sanitaria, y el hecho de que los derechos laborales de los profesionales puedan verse afectados por la imposición de una estructura única de gestión, cuyos efectos, por otra parte, no van a repartirse de forma similar entre los diferentes niveles de atención”.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x