EXPERIENCIAS. ¿Huelga por los vicios de un sistema de gestión mejorable?

0

El pasado 30 de noviembre se celebró el XI Círculo Sanitario de AMYTS, en el que se debatió sobre la vigencia del RD 521/1987 que regula la estructura y organización de los hospitales públicos. Independientemente de los aspectos positivos y negativos de la norma, en el debate sobre un nuevo modelo de gestión emergieron con fuerza una serie de ideas, de las que resaltamos las siguientes: la primera, la importancia de la participación tanto de profesionales como de pacientes y ciudadanos en la toma de decisiones. Una segunda idea, la necesidad de la profesionalización de los directivos mediante procedimientos de formación y selección, así como el desarrollo de órganos de gobierno que controlen y fiscalicen su gestión. Otro de los conceptos que se abordó fue el de la planificación estratégica, algo olvidada en los últimos años.

En base a ello, surge una reflexión sobre el conflicto en el que estamos actualmente inmersos en el Hospital Virgen de la Torre, y que nos conduce a una situación de huelga que es, sin duda, la menos deseada. La reflexión es que si nos encontrásemos en un escenario en el que existiese implementada al menos alguna de las ideas previamente mencionadas, es probable que no hubiésemos tenido que llegar a esta situación.

Durante los últimos años hemos funcionado con un Plan Estratégico que finalizó en el año 2014 y que compartíamos parcialmente con el Hospital Infanta Leonor. En dicho plan quedaba plasmado el desarrollo de una actividad asistencial fundamentalmente orientada al anciano con enfermedad crónica avanzada y pluripatología, al paciente subsidiario de rehabilitación y al paciente con necesidades paliativas. Una de las líneas de trabajo principales era la coordinación con Atención Primaria para la asistencia a este tipo de pacientes. En este aspecto, un pequeño hospital como el nuestro, que no llega a 100 camas y con recursos cada vez más limitados, ha ido de la mano de un hospital de agudos modelo PFI con el doble de camas. Durante estos años se estableció una relación de alianzas que incluían acuerdos entre profesionales, apoyados por la Dirección compartida de ambos hospitales, que definían el perfil de los pacientes que se podían beneficiar de la asistencia en el Hospital Virgen de la Torre, en un marco en el que imperaban la seguridad del paciente y la calidad de su asistencia. Incluso, se desarrolló un proceso en el que participaron los profesionales del centro. La alianza con el Hospital Infanta Leonor fue de tal calibre que en el año 2012 hubo una gran implicación de todos los profesionales de Virgen de la Torre en reivindicar la no externalización del centro hermano.

Sin embargo, en el último año y sin que se transmitiese ninguna razón a los facultativos, se ha producido una ruptura unilateral desde los organismos directivos. La Dirección ha hecho todo lo posible por callar a los profesionales que estamos a pie de cama y se ha dedicado a imponer el ingreso de pacientes que no cumplían los criterios previamente pactados. El control de la Dirección sobre las decisiones de los profesionales y sobre el hospital ha sido tal, que incluso ha llegado a vetar el ingreso de un paciente en Cuidados Paliativos. La Dirección ha priorizado la máxima ocupación del hospital sobre la idoneidad y beneficio de los pacientes. Ante la resistencia de los profesionales a este cambio de funcionamiento, la respuesta de la Dirección no ha sido establecer un diálogo sino desprestigiar a los facultativos y obviar los criterios de ingreso, para lo que se ha servido de responsables sin capacidad de liderazgo que se limitan a cumplir la voluntad de la Dirección.

Esta situación ha sido denunciada por nuestra parte ante los organismos directivos de la Consejería sin encontrar respuesta. Afortunadamente, sí hemos encontrado apoyo en Organizaciones Sindicales como AMYTS y en organizaciones profesionales como el Colegio de Médicos.

Es posible que con Planes Estratégicos bien definidos, una dirección profesional con mecanismos de control y órganos que permitan mayor participación de facultativos y pacientes, no hubiésemos llegado a esta situación. Esperemos que en el futuro nos encontremos con un escenario mejor que repercuta en el beneficio de nuestro hospital y el de toda la Sanidad Pública Madrileña.

Los Facultativos de Medicina Interna del Hospital Virgen de la Torre
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x