Escrito de la Sección Sindical de AMYTS en el Hospital Infanta Sofía ante el aumento de casos Covid-19

0

Ante el aumento progresivo de ingresos por COVID en el Hospital Infanta Sofía, los delegados sindicales de AMYTS, nos vemos en la obligación de denunciar  la situación a la que hemos llegado.

En marzo todos vivimos la primera oleada de COVID, se declaró en España el estado de emergencia y en los hospitales se trabajó como en una catástrofe, en este contexto se asumieron actuaciones fuera de las competencias habituales. Para evitar que se repitieran situaciones como ésta, desde los diferentes servicios se hicieron propuestas de redistribución de personal y expansión de espacios, con la finalidad de tener un plan de contingencia por fases, que nos permitiera afrontar la segunda oleada de manera más adecuada. Ante la sobrecarga de determinados servicios ya se está exigiendo a los profesionales la actuación fuera de su capacitación habitual sin haber declarado que nuestro hospital está en situación excepcional.

La situación actual en el Hospital Infanta Sofía es de saturación de la UVI y sobrecarga en las plantas y urgencias, por el evidente aumento de ingresos y la falta de personal con las vacaciones sin cubrir (como todos los años) y sin un plan de actuación para el ascenso progresivo de pacientes COVID que estamos teniendo:

Total pacientes COVID hoy:  35% del hospital: 77 en planta y 12 en UVI

1.- UVI/ANESTESIA: Sobre una UVI de 8 camas ampliada en la pandemia a 14 camas, desde agosto, se ha sobrepasado en varias ocasiones este número, necesitando ingresar pacientes críticos no COVID en áreas de reanimación quirúrgica y trasladando pacientes críticos a otros hospitales.

  • Los traslados interhospitalarios no están resultando ágiles y precisan de actuaciones entre gerencias con la consiguiente demora para los pacientes, en lugar de hacerlo por la vía habitual.
  • Las áreas de reanimación quirúrgica no tienen la dotación en material ni en personal adecuadas para el tratamiento de pacientes críticos, los facultativos asignados a esa área son anestesistas. Esto que podía ser asumible en un estado de emergencia sanitaria nacional no lo es en la situación actual.
  • Las guardias de UVI (1 facultativo en este hospital) se reforzaron de marzo a mayo por turnos extra, no todos remunerados. Actualmente esto no está ya en vigor y la sobrecarga de camas está atendida por un solo facultativo de guardia, habiendo dimitido ya esta semana uno de los 9 médicos de plantilla.
  • Este hospital no tiene residentes de UVI ni de anestesia como otros de Madrid
  • Parece que esta aprobado un segundo intensivista de guardia que no se puede cubrir con la plantilla actual exhausta cuya aprobación llegó tarde, siendo además únicamente un contrato de 3 meses (de momento sin encontrar facultativo que lo cubra.

2.- NEUMOLOGÍA: La planta de neumología se ha convertido en una unidad de cuidados semicriticos con 14 pacientes a día de hoy con O2 a alta presión y/o ventilación mecánica no invasiva, con los ratios de personal de una planta normal.

  • Para atender estas camas los propios neumólogos del servicio refuerzan con turnos de tarde y de fin de semana, habiendo tenido que cerrar una consulta para atender la planta con una importante demora en la atención de pacientes no COVID de neumología.

3.- BAJAS COVID DEL PERSONAL: Hay ya compañeros de baja por COVID o contactos estrechos y es de prever que este número aumentará en las próximas semanas y sería imprescindible tener un plan definido de redistribución de facultativos con menos carga asistencial para cubrir esas bajas y apoyar en los servicios de más presión.

En base a todos estos datos solicitamos:

  1. Fidelización del personal del centro:
  • Aumentar los contratos COVID y prolongarlos con al menos un año de duración.
  • Iniciar el descanso obligatorio (según la unión europea) de 36 horas para TODOS los facultativos del hospital, no únicamente los que lo tiene por sentencia judicial.
  1. Refuerzo del personal de guardia en UVI, urgencias y planta/neumología
  2. Provisión de nuevos espacios dotados de material y recursos humanos respetando los ratios. Aumento del número de camas de intensivos con la puesta en marcha de la ya construida UVI 17 (Torre IV).
  3. Un plan de contingencia por fases, adecuado al número de pacientes ingresado y el personal en activo.
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x