CON FIRMA. “Quiero esta huelga”, por Raquel García

0

Haciendo memoria , en el año 2012 nos juntamos más de 75.000 trabajadores del sector público para exigir retirar el plan privatizador del gobierno regional. Contábamos entonces con la ayuda de la población, teníamos un mismo objetivo y todos lo teníamos muy claro: “somos médicos, somos pacientes, la Sanidad es de todos y hay que defenderla”…

Han pasado 8 años, y ya no se defiende la Sanidad, no se defiende la Atención Primaria (AP), puerta de entrada del sistema, primer escalón de nuestra pirámide. La AP se reformó en 1978 con la especialización de Medicina Familiar y Comunitaria, y los ambulatorios empezaron a transformarse en centros de salud, centros especializados en médicos de familia y pediatras , centros que contaban con el aprecio de la población, centros creados para la promoción, la prevención, la participación comunitaria, la cercanía con el paciente.

¿Y qué somos? Me atrevo a decir que somos un objeto de consumo para la sociedad, con exceso de burocracia, limitación de medios y de acceso a pruebas diagnósticas, exceso de consumidores o clientes… ¡Ya no son ni pacientes!

Nuestra sociedad está abducida por la barra libre. Exige atención de calidad y al momento, rapidez en la búsqueda de sus soluciones (soluciones que les agraden, por supuesto, sin esperar un NO por respuesta a ninguna de sus demandas), demandas sin limite.

Y veo en una nota de prensa un titular: Ayuso no llamará a Amyts pese a la amenaza de huelga:  “No son médicos, es un sindicato”...

Pues va a llevar razón en una cosa: he dejado de ser médico tras una formación de 10 años y una experiencia de 20, he descubierto que soy dependienta, telefonista, camarera, administrativa, de todo menos médico, gracias a ella. Perooooo yo quiero esta huelga , quiero volver a ser médico, quiero volver a atender con calidad al paciente y no al cliente o usuario, quiero  tiempo para volver a conocerles a ellos, y a sus familias. No quiero doblar, no quiero repartir nada, que no estamos en una tienda, no quiero más dinero, no quiero deshumanizarme y ver listas interminables de nombres y apellidos , cada uno con un problema diferente, y saber que no tengo más que 5 minutos, no quiero empezar y terminar con prisas, no quiero tener miedo a ir a trabajar, no quiero tomar un ansiolítico por las mañanas para que mi trabajo sea más llevadero, no quiero llegar a mi casa e ir directa al sofá, malhumorada y abrumada, no quiero no tener vida en familia, no quiero gritar a mis hijas y que me pregunten todas las tardes: Mamá, ¿pero que hemos hecho para que estes así?

Quiero la huelga por que quiero transformar todos esos noes en algo positivo. Lloré de alegría cuando me llamaron doctora por primera vez, y ahora  lloro de impotencia y tristeza e ira cuando lo escucho.

Quiero huelga porque quiero simplemente trabajar a gusto. ¿Esto se entiende?

Raquel García Ocaña
Médica de familia, consultorio local de Torrejón de la Calzada. Delegada AMYTS en DASur

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x