EDITORIAL. “Carta a los Reyes Magos”, por Gabriel del Pozo, vicesecretario general de AMYTS

0

Queridos Reyes Magos:

Quisiera haceros llegar todo un listado de peticiones para que nos sean concedidas a todos los médicos y titulados superiores de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

En primer lugar, que nos traigáis la posibilidad de elegir dentro de las diversas opciones en la aplicación de jornada: media hora diaria, 2,5 horas una tarde a la semana, 5 horas dos tardes al mes, o bien descuento voluntario del modulo de guardia. También me gustaría que pudiéramos elegir cómo preferimos hacerla y que desaparezca la imposición administrativa. Los pacientes necesitan que trabajemos más, no que perdamos dinero. Sería un buen añadido que antes de empezar el año (ya no va a ser así) sepamos como está distribuida nuestra jornada, si es que trabajamos en SUMMA 112 o SAR, además de que se nos abone lo que está en los acuerdos si trabajamos durante los días de Navidad en uno de estos dos servicios.

En segundo lugar, quisiera que los compañeros que son personal fijo en el Sermas, desde las Opes vinculadas a la congelación, empiecen a cobrar Carrera Profesional, así como aquellos que se trasladaron desde otras comunidades autónomas donde ya la cobraban. Asimismo, se debería fijar una fecha para el abono del nivel IV, y establecer un nuevo periodo de implantación que posibilite los cambios y reconocimientos de nivel paralizados desde la implantación por inacción de la Administración.

En tercer lugar, y sería un doble regalo, que se abonen los trienios a todo el personal no fijo, tal y como establece el EBEP, sin necesidad de recurrir a tribunales, para descanso de los jueces, que podrán entrar en temas de más enjundia (y así, esta sería la segunda parte del regalo).

En cuarto lugar, pido que hagáis posibles los traslados de todos los médicos de atención hospitalaria de la Comunidad de Madrid. Si nos concedéis este regalo habrá que comentar la posibilidad de considerar esto como un milagro, y a ver a que Santo se lo podemos apuntar, que vosotros ya sumáis muchos méritos y puede que a alguno le venga bien un empujoncito.

En quinto lugar, finalizar la Ope del SUMMA 112, pues se está alargando más que vuestro camino desde Oriente.

En sexto lugar, que se convoque la Ope de Urgencia Hospitalaria, la de Neurofisiologia, las de Laboratorio y todas las que están pendientes de convocar, incluidas las correspondientes a los Hospitales de Alcorcón y Fuenlabrada.

En séptimo lugar, os pido que se haga una segunda oferta de Estatutarización voluntaria para el personal laboral, ampliando esta al personal eventual e interino.

En octavo lugar, que se solucione el tema de aquellos compañeros que, siendo fijos en otras autonomías, están con contratos eventuales en la nuestra. Al fin y al cabo todos estamos en sistemas públicos españoles, ¿o no?

En noveno lugar, que se creen bolsas centralizadas de contratación, en atención hospitalaria, para todos los médicos y titulados superiores; que se pueda reconocer el mérito y no el origen.

Y para terminar, el décimo sería el inicio, y también la finalización, de la negociación del convenio colectivo para los nuevos hospitales del Sermas.

El orden en que nos traigáis los regalos lo dejo a vuestra intención. Y si os parecen muchos los podemos sustituir por uno solo, que sería un poco de criterio, gobierno y capacidad de diálogo para los representantes de la Administración, para llegar a soluciones de todos estos temas y aquellos que se puedan plantear a lo largo de este año. Con ello vosotros estaríais liberados de traernos estos regalos y os podríais dedicar a traernos Paz y Cordura entre todos los hombres, sobre todo Gobernantes.

 

«El camello cojito (Auto de los Reyes Magos)», de Gloria Fuertes

El camello se pinchó con un cardo en el camino y el mecánico Melchor le dio vino.Baltasar fue a repostar más allá del quinto pino e intranquilo el gran Melchor consultaba su «Longinos». —¡No llegamos, no llegamos y el Santo Parto ha venido! —Son las doce y tres minutos y tres reyes se han perdido. A la entrada de Belén al camello le dio hipo. ¡Ay, qué tristeza tan grande en su belfo y en su tipo! Se iba cayendo la mirra a lo largo del camino; Baltasar lleva los cofres, Melchor empujaba al bicho. El camello cojeando más medio muerto que vivo va espeluchando su felpa entre los troncos de olivos.Acercándose a Gaspar, Melchor le dijo al oído: —Vaya birria de camello que en Oriente te han vendido Y a las tantas ya del alba —ya cantaban pajarillos— los tres reyes se quedaron boquiabiertos e indecisos, oyendo hablar como a un Hombre a un Niño recién nacido. —No quiero oro ni incienso ni esos tesoros tan fríos, quiero al camello, le quiero. Le quiero —repitió el Niño. A pie vuelven los tres reyes cabizbajos y afligidos. Mientras el camello echado le hace cosquillas al Niño.
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x