MUNDO PROFESIONAL. Cuento de Navidad ¡en mi consulta!, por Ángel Carrasco

3

-Buenos días, ahora mismo empezamos.

Enciendo el ordenador, y veo que no han limpiado la consulta. Recojo un poco, mientras se carga el programa. “¡Menuda lista tengo hoy, ya hay varias urgencias apuntadas!”

Suena el teléfono:

-Sí, sí, yo soy el pediatra… Va a ser mejor que lo traiga, esas manchitas tendría que verlas…

-Vengo por lo de los gases, y creo que se queda con hambre con el pecho.

-Vamos a pesarle a ver cómo va…

-Le duele la cabeza y creo que no ve bien.

-A ver, ¿que tal ves los dibujitos?… ¿Y esto qué es?

-Un patito.

-¡Muy bien!…

-Estuve hace cuatro días y cada vez tose más… Como no le mandó antibiótico…

El programa va muy lento otra vez hoy. “Bueno, ya lo apuntaré todo al final. Lo importante es escucharles y mirarles a los ojos, no mirar a la pantalla”.

El teléfono de nuevo:

-No María, no te preocupes, mañana preparamos tu sesión del hospital. No hace falta que vengas, que la guardia seguro que fue mala. Que descanses.

Hoy no hay residente.

-Me duelen las rodillas, sí, sí, ahí, ahí.¡Ay!

-¿Y juegas mucho al fútbol?

-Delantero, como Ronaldo

-Seguro que metes muchos goles. No te preocupes, sólo tienes que dejar de entrenar unos días…

-Nos tuvieron cinco horas en urgencias, no se imagina cómo está el hospital. Hágame, por favor, las recetas, ahora estamos los dos en paro y…

-¿Cuánto me falta para entrar? Es que tengo prisa…

-Todos los días se queja que le duele la tripa. Yo creo que no quiere ir al cole, porque hay unas niñas que le dicen que está gorda y se ríen de ella…

-Tienen bronquitis los dos, llevan tosiendo un mes y ya no podemos más. Les he comprado un jarabe homeopático en la farmacia, aunque ya sé que Vd. no es muy partidario…

-Vengo sin la niña, porque nos acabamos de divorciar y lo está pasando muy mal, y no sé que hacer…

“¡Puf! Ya van más de veinte y quedan otros tantos, el correo institucional… Mejor lo miro luego… La sesión de primaria con los pediatras del hospital es hoy,a ver si me da tiempo. No tengo tiempo ni para un café con los compañeros”.

-¿Se va ya, doctor?

-No, voy al baño un momento y enseguida sigo…

-Va muy mal en el instituto, ha suspendido cuatro, y sale con unos amigos que no nos gustan, no sé si estará fumando porros. Y hemos pensado que, como Vd. le ve desde pequeñito y se lleva tan bien con él…

El teléfono de nuevo:

-Te paso otra urgencia…

-¿Es la bronquiolitis? ¿Qué hacemos?…

-El neurólogo nos ha mandado estas pastillas, pero no se las voy a dar hasta que tú me digas. Tenía mucha prisa y no nos explico casi nada…

-¿No debería mandarnos a un otorrino?…

-No se preocupe, el peso está bien. Es normal que se despierte por la noche…

-Mañana me lo trae otra vez si sigue con fiebre…

-Yo soy la abuela, le he traído a los tres aunque sólo tengo cita para el mayor, pero están los tres malitos… Gracias doctor, con Vd. da gusto. El pequeño, desde que entró en la guardería, siempre está enfermo. Adiós. Se me olvidaba… Quería decirle que me parece muy bien que se manifiesten Vds. y lo de la marea blanca y todo eso… Se lo he dicho también a mi doctora. Son Vds. estupendos. Yo también he ido a las manifestaciones…

-¿Se acuerda de nosotros? Ahora vivimos en Inglaterra, y hemos venido por las Navidades, le traigo al pequeño porque allí no hay pediatras más que en los hospitales, y quiero que le haga Vd. una revisión…

-Ya lo habrá notado, tiene diarrea…

“Tengo suerte, mi consulta tiene una ventana, la mayoría de las del centro no”. Abro la ventana.

-¡Uy! ¡Qué frío hace aquí! Yo venía a pedirle si podemos seguir trayéndole a los niños, nos hemos mudado, pero allí no hay pediatra…

El pastorcillo viene de urgencia porque le duele el oído desde esta noche, y pide con cara de pena:

-¿Me dejas ir a la función del cole?

-¡Pues claro! Pero la próxima vez me traes un dibujo…

-Acaban de darle de alta del hospital y quiero que le vea y me explique el informe…

-Vamos a ver como haces tu sola las inhalaciones…

-Lo del pecho es normal, empieza la pubertad…

-Vuestro hijo es diferente, tenéis que apoyarle siempre…

-En ese hospital hay grandes cirujanos…

-Las vacunas no son peligrosas… Entiendo…

-Cuéntame, tenemos todo el tiempo del mundo… Ya sabíais que esto no iba a ser fácil…

-Para eso estamos nosotros aquí…Para lo que necesites… No llores, todo se va a arreglar…

Entra el ultimo paciente.

-Tiene sólo diez días y es la primera, doctor. Tenemos tantas dudas que traemos una lista: a esta edad ¿ya ven?…

Y me acerco a la recién nacida, y le miro a los ojos y le sonrío, y la niña me mira y me sonríe, y pienso para mi: “¿Cuantos años llevas haciendo lo mismo? Más de veinte ya, y qué suerte tienes…

Se ha hecho tarde. “Ya no me da tiempo a ir a la sesión al hospital”. Parece que el programa del ordenador ahora funciona mejor. Ya no queda nadie, y empiezo a escribir en las historias…

Tocan en la puerta. Es un señor trajeado, y pienso: “Otro visitador”.

-Pase,pase…Vd. dirá.

-Buenas tardes. Soy el nuevo Consejero, y llevo varios días visitando los centros de salud. He podido hablar con los pacientes y con los sanitarios. Estoy impresionado de la cantidad de problemas que se resuelven en Atención Primaria, a pesar de que los presupuestos han bajado tanto los últimos años. Pero eso va a cambiar, vamos a invertir más en AP porque merece la pena, vamos a escuchar de verdad a los profesionales. Vamos a formar y contratar más pediatras porque la salud de los niños es lo más importante, y tenéis que tener tiempo para hacer bien vuestro trabajo. Mejoraremos las condiciones laborales y los medios, porque la primaria tiene que ser la base de nuestro sistema sanitario. Estoy muy orgulloso del trabajo que se hace en los centros de salud.

-Sr. Consejero, ¿puedo darle un abrazo?…

¡FELIZ NAVIDAD!

Ángel Carrasco, pediatra de Atención Primaria

Compartir:

3 comentarios

  1. FERNANDO MALMIERCA en

    El cuento real todo él, la amplia primera parte que compartimos los PAP y el final que es cuando, después de la larga jornada, el pediatra ya está “flotando” en el cielo que le gustaría vivir, pese a lo cual siguen atendiendo con profesionalidad y seguridad a sus niños

  2. Concha Surribas en

    Me ha gustado mucho, la primera parte es una realidad que a todos nos suena y la ultima parte es la magia y fantasía del cuento, ojalá ese sueño se haga realidad (como soñaría un niño).

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x