CON FIRMA. Secretos y mentiras, por Belén Velasco Llaves

0

Estimado nuevo señor consejero:

Soy médico, y trabajo en el SUMMA 112. Dado que acaba usted de asumir la máxima responsabilidad en la sanidad madrileña, un terreno de contenido técnico en la mayor parte de sus ámbitos, voy a intentar explicarle uno de los numerosos problemas a los que va a tener que enfrentarse usted.

Es un hecho alarmante, que el SUMMA 112, el Servicio de Urgencias y Emergencias de la Comunidad de Madrid, sufre un déficit de facultativos que viene a empeorar la ya complicada situación que vive la Sanidad Madrileña. Esta falta de personal se ha acentuado en los últimos meses, lo que ocasiona que a diario se produzca una gran alteración de la estructura del servicio, compensada parcialmente gracias al sobreesfuerzo de los médicos que trabajamos día a día en este difícil entorno. La sobrecarga de trabajo generada provoca mayores tiempos de demora a la hora de atender a los pacientes tanto en los SUAP como en la atención domiciliaria, lo que no debería ser admisible en ningún Servicio de Urgencias, y un agotamiento progresivo y comprensible de los trabajadores.

Todo tiene un límite, y hasta el personal más dedicado se satura (¿qué vamos a contar a nuestros compañeros no sólo de SUMMA que no sepan?): a diario nos encontramos recursos sin cubrir que quedan inoperativos, situación que se agrava de forma llamativa los fines de semana y festivos. Y si no se cubren los dispositivos habituales, mucho menos los refuerzos que deberían estar operativos los fines de semana.

¿Qué está ocurriendo en el SUMMA 112? se preguntará usted (espero). Es fácil encontrar una explicación. Pero, hasta ahora, y gracias al “respeto, comprensión y apoyo” de nuestra Consejería de Sanidad, Dirección General de Recursos Humanos y demás satélites ahora escondidos y callados, lo que no parece fácil es encontrar una solución. Y sí lo es.

Hablando así recuerdo el título de una película: “Secretos y mentiras”. Y es que, verán, gracias a sus predecesores hemos tenido que soportar demasiados secretos. Y todavía más mentiras. Y espero, todos queremos esperarlo, que eso empiece a cambiar YA. Porque, una vez más, la explicación a lo que sucede en el SUMMA 112 pasa por hablar de desmotivación, de decepción y falta de estímulo, de ausencia de respeto a nuestra labor y de remuneraciones vergonzosas. A todos nos suena esta canción. Pero los políticos de la Comunidad de Madrid no saben cantar. O no les interesa. Comprendan ustedes nuestra desconfianza

Durante años, las ausencias laborales por cualquier motivo, se han cubierto en su mayoría en el SUMMA 112 con el propio personal del servicio. Pero tras el decretazo de la Consejería de Sanidad, en el que las conocidas por todos como “horas extras” se pagan como atención continuada a 12,58 €/hora (bruto), la situación cambió de forma radical. ¿Acaso no es lógico?, El trabajo de la Asistencia Urgente y Emergente Extrahospitalaria es duro, los horarios complejos, y los sueldos, bajos en comparación con CUALQUIER país de la UE, donde no sólo se nos valora, sino que me atrevería a decir que se nos admira, y además se nos permite ser Especialistas, no “médicos de segunda” que parece que hacen lo que nadie quiere hacer. No, señores: adoramos lo que hacemos, lo hemos elegido, nos hemos autoformado con nuestro propio dinero, pero no se puede pedir más. Ya no. Y la consecuencia es que nuestros médicos no quieren cubrir bajas, y aquellos que empiezan su ejercicio profesional, en gran parte no quieren venir a trabajar con nosotros. Por favor, no nos haga explicarle a usted (también) que somos un servicio esencial, básico, que debe funcionar como la más compleja maquinaria de relojería y en el que es fundamental la operatividad completa de todos los recursos por el bien de nuestros pacientes y la óptima calidad asistencial.

Porque, a día de hoy, la de Madrid es la ÚNICA Comunidad Autónoma en la que no se abonan los trienios a los eventuales, ni tampoco el plus extra por trabajar los días 24, 25 y 31 de diciembre, y 1 y 6 de enero (y, ya dentro de la Comunidad de Madrid, los únicos que no percibimos ese plus, junto con los compañeros de los SAR) y hemos sufrido los mismos recortes y pérdidas económicas que el resto de nuestros compañeros. ¿Porque también la Consejería de Sanidad y sus representantes volvieron a hacer oídos sordos a un problema que afecta profundamente a uno de los mejores Servicios de Urgencias de Europa? La respuesta, más adelante, espero.

¿Vamos a tener que contemplar una vez más como NADIE nos escucha? Voy a imaginar que no. Hay tanto que hacer que acabar con mi/nuestro escepticismo va a ser difícil, pero sólo le pido que dé la cara. Y que cumpla lo que prometa. No más secretos políticos y, sobre todo, no más mentiras. Pensándolo bien, hasta lo tiene usted fácil, nuevo señor Consejero. Es difícil hacerlo peor que su antecesor, que con sus chirriantes declaraciones no ha respetado ni a pacientes ni a profesionales, ofendiendo de turno y por turno. Porque qué triste que a alguien le tengan que cesar por no tener la honestidad necesaria para dimitir cuando debe hacerlo, o por no saber, o no querer, pensar. Después de todo, no hace falta hacer un máster para darse cuenta de que uno ha metido la pata.

Quizás él hubiera debido guardar silencio y pensar antes de hablar, ¿no cree?. Y quizás debería haber leído un poco más y haber aprendido que el “ordeno y mando” no tiene nada que ver con la tecnocracia ni con los protocolos básicos contra agentes biológicos. Piénselo usted. Analizar todo lo que le cuento puede ser una buena forma de empezar.

Belén Velasco Llaves
Médico de Familia. Médico del SUMMA 112

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x