CON FIRMA. Cuando el silencio habla, por Julián Ezquerra Gadea

0

Hace ya tiempo que desde AMYTS venimos denunciando el clamoroso silencio de la Administración ante las numerosas demandas que planteamos, y por ello se activa en mi memoria una frase que resume muy bien lo que pienso: “A veces, el silencio es la peor mentira” (Miguel de Unamuno).

Como ya es sobradamente conocido, desde hace meses, tras el cese del anterior Consejero y el nombramiento del actual, se ha intentado, haciendo nuestras sus propias palabras, recomponer las maltrechas relaciones que los profesionales veníamos manteniendo con la Administración Sanitaria. Esta situación ya era algo crónico, pero adquirió su máxima expresión tras la aprobación del Plan de Sostenibilidad, que por fortuna y con nuestro esfuerzo, los tribunales han paralizado.

En más de una ocasión nos hemos dirigido a los responsables de la Administración demandando poner en marcha un proceso serio y leal de diálogo y negociación, que de salida y, en la medida de lo posible, satisfacción a demandas de los facultativos que ya podemos considerar históricas. Como más reciente, recordar el escrito que el pasado 12 de noviembre se remitió al Director General de Recursos Humanos en el que se detallaban 18 temas pendientes de abordar.

Lo cierto es que entre las cosas pendientes hay asuntos de gran trascendencia para los facultativos, alguno de los cuales ya se habían acordado en el año 2007, y que por razones inconfesables, la propia Administración ha ido bloqueando de forma sistemática. No quiero entrar ahora de nuevo en detallar todos y cada uno de los incumplimientos o las demandas más históricas. Solo recordar que siempre hemos obrado de buena fe, hemos intentado el acuerdo, hemos entendido que los plazos podrían modularse, etc. pero ha sido la Administración la que solo ha puesto trabas e incluso ha publicado en su “arma de incumplimiento masivo”, el Boletín Oficial de la Comunidad, la argucia legal para darle ese tinte que imposibilita en muchas ocasiones que lo que es legítimo se pueda reclamar por la vía legal.

Siempre tenían buenas palabras, siempre había un quiero cumplir pero no es el momento, ahora es imposible, tenemos que hablarlo, la crisis debe hacer esperar, es muy complicado, etc. Siempre dejaban al menos la puerta abierta y no teníamos el rotundo NO, DE NINGUNA MANERA. Eso nos mantenía esperanzados, nos hacía ser prudentes y tener cierta paciencia. Pero estamos ya en un momento en el que esta se agota y debe hacernos pensar si ya es de nuevo la hora de iniciar una etapa beligerante, única respuesta que nos dejan ante su absoluta falta de diálogo y negociación.

Lo peor es ver cómo esta Administración ya no es capaz de intentar abordar los problemas, ver cómo solucionamos nuestras demandas, establecer al menos un calendario de negociación, que nos permita atisbar una salida. Ya estaban las cosas mal antes del inicio de la crisis del Ébola, pero a raíz de esta, y tras el fracaso de gestión de la misma por parte de la Consejería y el Ministerio, el distanciamiento es aún mayor. Creo firmemente que este Gobierno está en retirada, en la lucha interna por el poder, ven un peligro ya inminente y el final de su etapa de gobierno. Por ello, creo que este silencio es su última y peor mentira, dando una vez más razón a quienes pensamos que están ya de retirada y nos dejan abandonados en el camino.

Julián Ezquerra Gadea
Secretario General de AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x