Entrevista a Julián Ezquerra en torno al debate sobre los nuevos estatutos del Colegio de Médicos de Madrid

0


Además de por su papel en los pliegos de hospitales, Julián Ezquerra se ha convertido en protagonista de la “batalla del Colegio Médico de Madrid” por dos razones. Primero, porque su bloque de compromisarios es hoy decisivo en las Asambleas. Y segundo, porque ha propuesto para los nuevos estatutos que los miembros de la Junta no puedan haber tenido relación empresarial con el Colegio hasta tres años antes, lo que tendría consecuencias en un nombre clave, el del secretario G. Emilio Villa. Son las conclusiones que extrae SANIFAX de la entrevista al secretario general de AMYTS, que hoy publica en torno al debate de los nuevos estatutos del Colegio de Médicos, y que reproducimos a continuación:

–> ¿Cuál es la naturaleza de sus propuestas?

–> Las propuestas que hago a la reforma de estatutos del colegio se basan fundamentalmente en mi deseo de buscar la absoluta transparencia y la mayor de las honestidades de la junta directiva y todo lo que representa al Colegio de Médicos, del que formamos parte 40.000 profesionales que nos sentimos muy orgullosos.

Pero que queremos sentirnos también orgullosos de cómo trabaja el colegio para sus colegiados. Y este orgullo tiene que empezar por una junta directiva que no tenga ninguna posible sospecha sobre su honestidad. Y para eso, se me ocurrió inicialmente buscar una fórmula que imposibilite que un miembro de la junta directiva pueda tener cualquier tipo de relación con empresas que conciertan alguna actividad con la entidad colegial.

Esa es una de mis primeras propuestas y es la que inicia la transparencia del colegio. No hay vinculación que valga entre la junta directiva y empresas de forma directa o indirecta a través de familiares. Segunda propuesta que hago, también sencilla. Funcionamos con una asamblea de compromisarios. Y por lo tanto el mayor de los controles a la junta directiva tiene que venir de ellos.

Es imposible un control de una junta cuando 600 compromisarios no se reúnen más que una vez al año. Por eso propongo elegir entre los compromisarios a 12 "personas buenas" que constituyan un comité de control. Que sea permanente y posible con reuniones mensuales o bimensuales; que sea conocedor de toda la actividad que hace la junta directiva y que, además, con carácter previo sea informado de contrataciones que puedan superar los 60.000 euros y de todo tipo de personal que se vaya a contratar, tanto laboral directo del colegio como de empresas o asesores externos.

Y por último, he pretendido presentar una propuesta que limite la cuantía retributiva que algún miembro de la junta pueda percibir por la dedicación al colegio. No es de recibo en este momento y sobre todo por lo que estamos viendo en partidos políticos y sindicatos, que haya retribuciones de distintos conceptos camuflados en dietas por asistencia, gastos de representación, asignaciones presupuestarias, etc. Hagamos un solo concepto retributivo, público, transparente y con una limitación que quede estatutariamente reflejada. Y esas son las tres reformas que he propuesto.

No sé cómo serán valoradas por la junta directiva. Ni cómo lo serán por los compromisarios el día que se tengan que defender. Pero, desde luego, como mi criterio personal en calidad de colegiado de Madrid con 33 años de antigüedad, creo que son absolutamente imprescindibles.

> ¿Es consciente de que su propuesta de los 3 años afecta a una persona en concreto?

> Entiendo que sí. Que efectivamente puede haber una persona afectada puesto que tiene relación actual de una empresa con el colegio. Pero no hecho una propuesta de reforma estatutaria pensando en a quién beneficia o perjudica. He hecho una propuesta razonable para beneficiar a la entidad colegial en su conjunto. Y no he mirado ni a quién puede beneficiar ni perjudicar.

> Parece que al ser una propuesta "ad hoc" y no una enmienda, su idea podría no ser tomada en cuenta. ¿Estaría dispuesta a transformarla en enmienda para sacarla adelante?

> Sí, efectivamente me acaban de informar. Yo me puse ante el ordenador e hice una propuesta sin pensar la forma jurídica que requería. Ahora, una vez que se me ha explicado, por supuesto si hay que hacer una rectificación la presentaré por registro para transformar la propuesta en enmienda si ese es el cauce legal. Y que así sea considerada a efectos de introducirla en los estatutos.

> ¿Es cierto que la gente de AMYTS y usted son "la llave" hoy en las votaciones?

> No sé la visión que tienen los demás. Sí que me gustaría dejar claro que cuando nosotros participamos como compromisarios en las asambleas del colegio, lo hacemos a título individual. Y desde luego hay libertad absoluta de voto. De hecho, en la última asamblea no todos nuestros delegados de AMYTS que asisten como compromisarios votamos lo mismo.

Hubo gente que votó a favor, otros en contra y otros se abstuvieron. No somos como los partidos políticos en los que la obediencia es obligada. Aquí cada colegiado es autónomo, compromisario a título individual y tiene libertad absoluta de voto. Sí que soy consciente de que lógicamente podemos tener una cierta influencia. Pero "ser la llave" quizá ya es excesivo. Influir, sí es posible.

> ¿Cuál es su visión sobre un Colegio que vive bajo una permanente tensión?

> Pues me da pena porque creo que es una institución que debería estar al margen de estos movimientos y conflictos. Y deberíamos dejar trabajar a la junta directiva que democráticamente ha sido elegida. Y entiendo que si la reforma estatutaria sigue adelante y se consigue cuajar una junta directiva con el apoyo de los compromisarios, podrá trabajar en condiciones. Porque si no, la alternativa es volver a un proceso electoral y abrir otra vez la brecha entre los colegiados. Y en este momento me parece que lo último que le conviene al colegio es volver a esta situación.

Ya vivimos la época de la anterior presidenta con muchos follones. Y me gustaría que el Colegio de Médicos fuese una entidad que represente a todos los profesionales con tranquilidad. Centrada y que se dedique a su función sin estar metida en rifirrafes. Que además creo sinceramente que más del 90% de los médicos colegiados en Madrid desconocen. Todo lo que está pasando alrededor del Colegio de Médicos lo conocemos cuatro. No nos equivoquemos. La inmensa mayoría de médicos ni saben de qué hablamos cuando lo hacemos del Colegio de Médicos.

> ¿Por tanto no es favorable a una previsible moción de censura…?

> No es momento de una moción de censura en absoluto. Creo que el colegio tiene que tener estabilidad. Y desde luego hablar de una moción de censura cuando todavía no tenemos ni un año de funcionamiento de la nueva junta directiva, me parece que sería un error.  Lo digo a título personal, sería un error porque hay que dejar trabajar. Y dejando trabajar sin poner chinas en el camino y sin poner palos en las ruedas. Y si conseguimos que la junta directiva haga su trabajo, no veo la necesidad de una moción de censura.

Otra cosa sería que realmente se estuviesen dando "palos de ciego" o haciendo cosas fuera de contexto. Pero es que por primera vez en mucho tiempo veo una junta directiva que se posiciona claramente a favor de los médicos. Que no tiene posición pro-nada. Sencillamente es "pro-profesión". Y me parece que esa es su función. Y por lo tanto creo que pueden seguir y que deberían seguir en sus puestos.

Fuentes: SANIFAX, 03-05-2013 (pág. 9 y 10 de la edición impresa)

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x