ENTORNO COVID. Apretemos los dientes y apliquemos medidas

0

“En navidades nos lo hemos pasado mejor de lo que debíamos”, nos dice Fernando Simón ante el espectacular incremento de casos producido esta semana. Puede quedar muy bien decirlo, pero la realidad es que si los pronunciamientos de todas las autoridades, todas, hubieran sido más claros y precisos, como hacíamos desde los medios profesionales, a lo mejor hubiéramos obtenido otra respuesta. El buenismo para salvar la Navidad, que ha estado a la base de las declaraciones y actuaciones de muchas autoridades sanitarias, y la falta de capacidad de sacrificio de una parte de la población (que otra hemos hecho lo que hemos podido para mantener una celebración digna de la Navidad sin incrementar riesgos de contagio), nos han traído hasta aquí. Pero retomando a Fernando Simón, “si una vez pasado este periodo somos conscientes de que debemos volver a implementar bien las medidas es muy probable que las cosas vayan mejor”.

Con esa esperanza nos quedamos, desde luego, pero ha de ser una esperanza activa y comprometida. Incluso más allá de lo que nuestras temerosas autoridades sanitarias puedan sugerir. Hay que limitar contactos, limitar abrazos, limitar exposiciones… Mientras llegue la vacuna y demuestre su eficacia en el control de la transmisión, el riesgo que corremos es saturar aún más nuestros servicios sanitarios, sobrepasarlos en su capacidad y tener que asistir al terrible espectáculo que tuvimos que vivir durante la primera ola de la pandemia en España: no poder hacer todo lo posible por los pacientes que ingresaban en situaciones de gravedad. Para muestra, un botón: el hospital “de pandemias” Isabel Zendal tiene, a viernes 15, prácticamente lleno el primer pabellón y se está viendo abocado a abrir el segundo, con muchas dificultades para la cobertura de personal (las malas decisiones suelen tener siempre malas consecuencias) y sufriendo además algunos problemas puntuales en los servicios de apoyo… Y en el resto de hospitales madrileños ya se están produciendo grandes mudanzas para poder disponer de nuevas áreas de ingreso y cuidados críticos para los pacientes COVID.

No nos queda más remedio, pues, que apretar los dientes y aplicar con celo las medidas de control, tanto a nivel personal como de las Administraciones. Tenemos que elegir entre un arañazo adicional a la economía y a la sociedad y la posibilidad de una puñalada si llegara a hacerse necesario el confinamiento duro. Por tanto, dejémonos de tibiezas y digámonos claro que tenemos que hacer un esfuerzo, todos, y poner en marcha medidas eficaces para contener la expansión de la pandemia en esta tercera oleada. Por cierto, que hay quien opina que no hubiera sido mala idea haber aprovechado esta semana de intensa limitación de movilidad y semiconfinamiento meteorológico para haber oficializado el inicio de un breve confinamiento que nos hubiera alejado, a buen seguro, de mayores riesgos, sin grandes costes asociados.

La evolución de los datos lo deja claro durante esta semana, en que nuestra tabla-resumen aparece colonizada por las peligrosamente juntas flechas ascendentes. Se ha producido un incremento de casi el 63% en la incidencia acumulada a 14 días (IA14) con respecto a la semana pasada, incremento que en algunas CCAA ha superado el 100%, es decir, doblando (y más) esas cifras previas: Murcia (que se coloca en segundo lugar en el ranking, aunque muy por debajo de Extremadura), Castilla y León y Andalucía. En cualquier caso, el incremento vivido ha sido en todas las CCAA muy superior al que se podía prever la semana pasada. Y el gran riesgo es que esto pueda “despertar la bestia” y sumirnos en un ascenso violento de la curva epidémica que pudiera llegar a saturar de nuevo la capacidad hospitalaria y suponer un nuevo descalabro social. “Atémonos los machos” y tomémonos en serio, más si cabe, la situación actual.

En este contexto, los datos de la Comunidad de Madrid parecen algo más moderados, con un incremento algo inferior al 41%. Sin embargo, esto se produce en una semana que ha sido crítica por las nevadas del temporal “Filomena”, que ha limitado aún más la accesibilidad al sistema sanitario, permaneciendo aún algunos centros de salud y consultorios locales cerrados, y desapareciendo durante varios días de esta semana la posibilidad de realizar pruebas PCR en Atención Primaria. Es posible que eso explique la diferencia en la evolución de la curva con respecto a la nacional (como se puede comprobar en la figura adyacente), y que en realidad estemos en una semana en que se haya podido producir una importante reducción en la capacidad de detección de casos y las cifras reales puedan ser superiores. Desde luego, y tal como muestra el informe del Ministerio de Sanidad del pasado 14 de enero (del que tomamos los datos en esta ocasión, mientras los mapas proceden del informe semanal de los indicadores de seguimiento COVID), la tasa de positividad de PCR, que se ha incrementado en todo el país, lo ha hecho también de manera muy significativa en los últimos días en la Comunidad de Madrid, colocándose casi al nivel de otras Comunidades muy afectadas, como la Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Murcia. Seguimos siendo, por otra parte, una de las CCAA con menor índice de trazabilidad de los casos diagnosticados.

En fin, poco más que contar que muchos países de Europa atraviesan una situación bastante parecida. El panorama aquí es más disperso, con algunos países en los que la incidencia baja, pero otros, por el contrario, en las que sube. Sigue llamando mucho la atención el caso de Irlanda, que unas semanas después de su salida del confinamiento precoz decretado en octubre ha vuelto a entrar en una fase intensamente creciente de incidencia que la coloca en el segundo lugar de la tabla, después de la República Checa. Desde el 30 de diciembre está decretado un nuevo confinamiento total, y parece haber alcanzado el pico de esta tercera ola a mediados de la semana pasada.

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x