Encuesta de prioridades, valoración general

0

Logo revista

Volumen 2, nº 11. Marzo 2014.

Asuntos laborales

ENCUESTA DE PRIORIDADES DE NEGOCIACIÓN (II). VALORACIÓN GENERAL

Valoración general

Julián Ezquerra Gadea, Miguel Ángel García Pérez

AMYTS puso en marcha una encuesta entre los facultativos, cuya motivación principal era conocer la opinión del mayor número posible de compañeros en relación con los problemas que en estos momentos nos preocupan, y que habían sido identificados con la participación de los delegados de nuestra organización y de los grupos de trabajo de los tres niveles asistenciales. La respuesta ha sido importante, pues más de 400 encuestas nos permiten aproximarnos mejor a la opinión de los médicos, y hacerlo explotando datos de forma global y por ámbitos de desempeño laboral. Las inquietudes y las demandas no son las mismas si se desarrolla la actividad laboral en Atención Primaria, Hospitales o SUMMA. Tampoco lo son, por cierto, dependiendo de la situación laboral de quienes responden, en un entorno con una precariedad que alcanza al 25% de los facultativos.

Tras hacer llegar al Consejero los problemas que, como organización teníamos detectados, nos parecía imprescindible priorizarlos y hacerlo siguiendo la opinión de los facultativos. El gran volumen de trabajo y matices de 18 asuntos diferentes hace necesario su tratamiento en fases sucesivas, para poder hacerlo con seriedad. La priorización solicitada no significaba, por ello, el olvido de los que menos atención merecieran, sino su secuenciación en el tiempo; ninguno de ellos es baladí, y todos ellos son significativos para colectivos más o menos grandes de la profesión. Y, ciertamente, el análisis realizado muestra cómo los intereses de los distintos grupos de médicos alcanzan a todos los ítems señalados.

De la explotación de los datos de la encuesta podemos sacar conclusiones muy interesantes. La primera de ellas es que los médicos tenemos interiorizados algunos conceptos de los que nos podemos sentir orgullosos, como el de demandar de los políticos y gestores sanitarios el cumplimiento integro de los acuerdos que con mucho esfuerzo y apoyo han sido previamente refrendados por la Administración y nuestra organización. La lealtad, el cumplimiento de los acuerdos y la palabra dada, son consustanciales a nuestra ética y, por ello, exigimos de la Administración reciprocidad. Suspender unilateralmente acuerdos amparándose en la crisis ha sido visto de forma manifiesta como un agravio hacia los facultativos. Nuestro habitual talante negociador, nuestra disposición para lograr que nuestro sistema sanitario público sea eficiente y sostenible, es públicamente reconocido, y por ello crea más desafección hacia los gobernantes su incumplimiento y una toma de decisiones que no cuenta con los profesionales. Un claro y evidente ejemplo de cómo la toma de decisiones sin contar con los profesionales está abocado al fracaso lo hemos visto en el reciente Plan de Sostenibilidad que impuso la Consejería, que supuso una gran oposición tanto ciudadana como profesional, y que terminó en fracaso y cese de un Consejero, su Viceconsejera y el Director de Hospitales.

Por ello, el punto primero de los anunciados al Consejero es muy importante: cumplimiento integro de los acuerdos de 2007, y no solo por lo que representó en ese momento, sino por lo que significa para los profesionales como muestra de nuestra implicación con lo acordado.

Las respuestas, diferentes según el ámbito y las condiciones de trabajo, ponen de manifiesto que los profesionales demandan en todos los casos la necesidad de reevaluar conceptos tan básicos como la situación de la lista de espera, el replanteamiento de revertir el modelo de área única y la nueva estructura de Atención Primaria, la necesidad de cambiar el modelo de aplicación de jornada, la imperiosa necesidad de elaborar un nuevo plan de urgencias y emergencias. También se demanda la puesta en marcha del reconocimiento profesional a través del desarrollo de la carrera profesional, o el dimensionamiento adecuado de plantillas y la estabilización laboral mediante la conversión de contratos precarios en interinidades, dando cerrojazo la inestabilidad en la que están viviendo muchos de nuestros compañeros.

La Administración debe ser conocedora de estas inquietudes y demandas de sus profesionales, que van a ser el centro de la actividad de nuestra organización, y por ello solicitamos que de forma inmediata se siente a dialogar y podamos establecer los oportunos acuerdos que den satisfacción a estas demandas.

Agradecimiento

tan sólo nos queda agradecer a los profesionales que han respondido a la encuesta por su valiosa ayuda para poder orientar mejor nuestra actividad negociadora. Esperamos poder seguir contando con ellos, y con todos los profesionales madrileños, para la mejora de la  actividad profesional de la Medicina en la Comunidad de Madrid. También será valioso poder contar con los comentarios que ellos consideren oportuno.

 

(Artículo abierto a comentarios)

 

 * Julián Ezquerra Gadea, secretario general de AMYTS. Miguel Ángel García Pérez, director médico de la Revista Madrileña de Medicina

 

 

 

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x