Encuesta de prioridades, valoración AH

0

Logo revista

Volumen 2, nº 11. Marzo 2014.

Asuntos laborales

ENCUESTA DE PRIORIDADES DE NEGOCIACIÓN (IV). PERSPECTIVA DESDE LA ATENCIÓN HOSPITALARIA

Ángela Hernández Puente * y grupo de Atención Hospitalaria de AMYTS

Desde el sector de atención hospitalaria queremos destacar que estamos muy contentos con la respuesta y participación en dicha encuesta que consideramos que ha sido alta. Mas de cuatrocientos votos, algo menos de la mitad desde el ámbito hospitalario, con predominio de profesionales de hospitales pequeños de gestión púbica directa (Figura 7).

Del análisis de prioridades realizado por nuestros compañeros de hospitales (ver la entrega de Presentación y principales resultados de la encuesta, Figura 3), y teniendo en cuenta que todos los ítems son importantes y muchos de ellos no suponen costes adicionales, se desprende que los médicos que ejercen en el ámbito de atención hospitalaria conceden una enorme importancia al cumplimiento de los acuerdos entre la Administración y sus representantes en 2007 (carrera profesional, decreto de selección y provisión de personal, movilidad, bolsas de empleo, plan de urgencias y emergencias, diseño de un nuevo modelo retributivo, conversión de eventuales de más de 2 años). Asi pues, establecer un marco de entendimiento y cumplimiento de los compromisos adquiridos parece imprescindible.

Figura 7
Figura 7. Procedencia de los especialistas que cumplimentaron la encuesta

Sigue muy de cerca la precariedad de los contratos eventuales, siendo esta una de las medidas que no supondría un coste adicional para la Consejería. El desgaste que supone la concatenación de un contrato eventual tras otro sin poder encontrar la estabilidad necesaria para el desarrollo profesional y personal se ha visto agravado desde el 2013 con la aparición de los contratos eventuales al 50% y 75%. Tras una carrera de seis años y un tiempo de especialización de 4-6 seis años, hablamos de profesionales que acumulan un número inaceptable de contratos eventuales y de una precariedad que no beneficia al sistema madrileño de salud. Además esta precariedad es generalizada, afectando a todos los hospitales de la CAM en un porcentaje inaceptable.

Sería deseable que la Administración estableciese un plan sanitario no cortoplacista, no dependiente de las próximas elecciones en el que se definiese de una vez la relación laboral de los médicos. Si se va a seguir apostando por el modelo estatutario, que se establezcan las plantillas necesarias y se establezcan procesos de OPE anuales o, como mucho bianuales, y con un número suficiente de plazas. Si no va a ser esa la apuesta, y el camino va a ser la laboralización, que lo expresen y lo defiendan. Todo se puede hablar y discutir, pero no al margen de los profesionales ni con imposiciones emanadas de mayorías absolutas. Se discute mucho, y ahora más con la crisis económica, cuál es el mejor modelo sanitario. Pero mejor… ¿para quién?”

 Después de meses de acusaciones de estar preocupados solo por nuestro privilegios, como médicos no nos ha extrañado que los siguientes puntos en prioridad sean la reducción de las listas de espera, que haya plantillas bien dimensionadas y la profesionalización de la gestión de los centros, desvinculándola de injerencias políticas, temas íntimamente relacionados con la calidad y la atención a los pacientes.  Nosotros, los profesionales de la salud, no debemos transigir con enfoques impuestos que deterioren la atención a la salud que debemos proporcionar; no somos economistas ni abogados, somos médicos, nos obligan los pacientes. No cedamos ni otorguemos para no tener que arrepentirnos después. Debemos seguir dando nuestra opinión en todos los foros accesibles y en nuestro entorno individual. Debemos ser creadores y líderes de opinión, somos los que sabemos, más que los políticos que ocupan cargos de manera circunstancial y que luego se van. Es nuestra responsabilidad. Que nadie se engañe, es una batalla que será larga, pero las ideas deben prevalecer sobre los intereses.”

Un siguiente grupo de prioridades serían la carrera profesional, la flexibilización de la aplicación de la jornada, movilidad de los profesionales, agilizar los calendarios de OPE, y el uso de criterios objetivos para el nombramiento de interinos. Llama la atención que un punto que a priori afecta a otro sector, el de que la dirección de los centros de AP recaiga en médicos se encuentra también es este bloque.

Figura 8pre
Figura 8. Opiniones en torno a la participación profesional y evaluación de la gestión sanitaria

En momentos de crisis vuelve a hablarse de la necesidad de hacer cambios que hagan “sostenible” el sistema nacional de salud. Proliferan teorías, se acusa sin pruebas a los “funcionarios”, hablamos de las bondades de establecer incentivos “¿económicos?” para los profesionales. Establecer incentivos… ¿y qué hay de cumplir los que existen? Desde el 2007 tenemos firmado un modelo de carrera profesional, con sus pros y sus contras, y dicho modelo, con la excusa de la crisis se encuentra congelado. En sucesivas leyes de acompañamiento presupuestario ni se reconocen cambios de nivel ni se abona. Todos conocemos compañeros que van a jubilarse con un nivel IV sin haberlo cobrado. ¿Cuál es la conclusión de todo esto? ¿Qué grado de confianza van a obtener de profesionales que llevamos años viendo que les sucede esto a nuestros compañeros mientras que vemos a otros que ya ni siquiera tienen esperanzas de llegar a obtener una plaza fija? Entendemos la época de crisis, pero no que no continuaran los reconocimientos, incorporaciones, o cambios de nivel, que nunca se haya constituido la comisión de una forma uniforme en toda la Comunidad Autónoma de Madrid. Si el mensaje ahora es que estamos saliendo de la crisis… pues utilicemos las herramientas que ya tenemos antes de embarcarnos en proyectos que más parecen un desentendimiento de la gestión de la sanidad madrileña que una auténtica preocupación por mejorar su gestión.

Otro de los puntos prioritarios de este último bloque es la negociación de los convenios colectivos de los seis Nuevos Hospitales (Infanta Sofía, Infanta Leonor, Henares, Infanta Cristina, Sureste y Tajo) que lleva “olvidada” por al Administración desde su apertura hace ya seis años, a pesar de reiteradas peticiones por nuestra parte y la de otros sindicatos. Cinco mil profesionales sanitarios sin un marco laboral, rigiéndose para unas cosas (tablas retributivas) por el convenio de Fuenlabrada, para otras por el estatuto marco, a discreción de no se sabe muy bien quién. Un desarrollo que precisa voluntad y muy poco dinero.

Al tratarse del ámbito hospitalario quedan en último lugar los puntos que afectan a la atención primaria y SUMMA 112, probablemente más por tratarse de otro ámbito asistencial. Nos llama la atención que también queden de las últimas las juntas técnico asistenciales, probablemente por el escaso desarrollo que por desgracia han tenido en muchos hospitales, estando aún sin constituir en el caso de los seis nuevos hospitales. Sin embargo cuando se pide opinión en torno a la necesidad de una mayor participación de los profesionales o de una evaluación profesional de los responsables de gestión, la opinión es claramente mayoritaria, casi unánime, hacia el sí (Figura 8).

Llevábamos un tiempo queriendo saber la opinión de los médicos con respecto a algunas cuestiones en torno a los procesos de selección y provisión de personal. De las respuestas se desprende que la prioridad para los médicos que ejercen en el ámbito hospitalario es que se defina un marco de trabajo en el que primen los criterios de igualdad, mérito y capacidad sobre otros criterios menos objetivos:

  • En la selección y provisión de plazas más de la mitad optan por exámenes tipo test (similares a las OPEs de primaria) sobre el uso de casos clínicos y entrevista personal.
  • La inmensa mayoría está a favor de establecer bolsas de trabajo por especialidades para la provisión de las plazas interinas que vayan generándose. Este sentir se reafirma en los criterios de paso a interinidades, en los que una amplia mayoría opta por una fórmula mixta de baremo (servicios prestados y méritos profesionales). En este punto hay que destacar que en Mesa Sectorial, a principio de este año, desde la Dirección General de Recursos Humanos se mencionó que se dejarían a discreción de las jefaturas y gerencias en función de “desempeño”.

Figura 8
Figura 9. Preferencias en torno a la selección y provisión de plazas: criterios para selección de personal fijo, idoneidad de la bolsa y criterios para la selección de personal interino, y opinión sobre la oportunidad de que se convoquen procesos de movilidad voluntaria / traslado y sobre el baremo a utilizar

Esperamos que se tenga en cuenta la opinión de los profesionales y creemos fundamental el establecimiento de cauces de diálogo hagan que se reconsidere esa posición y se establezcan criterios uniformes y objetivos para dichas y deseadas conversiones. Recordamos la importancia de la equidad:Descartando los procesos de oposición para plazas permanentes del Estado -que darían para otro debate-, los médicos especialistas que desean acceder al mercado laboral y ocupar un puesto de trabajo no permanente no son seleccionados garantizando los principios de igualdad, mérito y capacidad. En nuestro país, un tanto acostumbrado a decir y no hacer, perdido en el juego de la dedocracia, los médicos especialistas no disponen de un sistema justo de baremación que se base únicamente en su capacidad profesional. No se cumple la equidad, por tanto, no hay justicia para estos profesionales.

Figura 10
Figura 10. Preferencias en torno a la ampliación de jornada

Llama la atención que preguntados por traslados abiertos o movilidad dentro de la comunidad de Madrid un mayor porcentaje opta por traslados. Pero aún así resulta abrumadora la respuesta a favor de habilitar procesos de movilidad o traslados interhospitalarios, otra de las medidas que sin suponer coste es deseada desde hace tiempo por los médicos del ámbito hospitalario. La opción mayoritaria para dicha “movilidad” vuelve a ser el uso de un baremo objetivo que contemple servicios prestados y méritos profesionales.

Desde el sector de atención hospitalaria queremos agradeceros a todos los que habéis rellenado la encuesta. Nos interesa vuestra opinión. Llevamos unos años en los que la Consejería no parece estar muy receptiva al sentir de los profesionales sanitarios, esperemos que tras los acontecimientos de los últimos meses todo esto cambie y podamos establecer un diálogo para la mejora de las condiciones laborales de los médicos de Madrid y establecer pautas que ayuden a mantener y asegurar el futuro del sistema de salud del que todos estamos orgullosos.

Esto ni podemos ni debemos hacerlo solos, sino contando con las opiniones, la ayuda y la colaboración de los afiliados y de los médicos de Madrid.

(Artículo abierto a comentarios)

 

 * Ángela Hernández Puente, presidenta del sector de Atención Hospitalaria de AMYTS

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x