¿EN QUE PAÍS VIVIMOS?

0

¿EN QUE PAÍS VIVIMOS?

Cada día, al levantarnos y leer los medios de comunicación impresos o escuchar las noticias de los medios audiovisuales, no podemos dejar de preguntarnos: Pero, ¿en que país vivimos?

Día tras día nos hablan de los infinitos casos de corrupción en los que están implicados políticos de diferentes etnias, y el Tribunal de Cuentas         ha destapado el germen de la corrupción en las autonomías, hallando ilegalidades en 2500 expedientes que ascienden a más de 10.000 millones de euros.

Su informe llegó al congreso de los Diputados hace seis meses, y a día de hoy aún no han comenzado a analizarlo. ¿Porqué será?.

Raro es el día en que no encontramos noticias en portada sobre los escándalos que han llegado a los Tribunales: Caso Gürtel en Comunidad Valenciana y Madrid. Caso Over en Baleares. Caso Palau en Cataluña, del que hoy en día se derivan informes sobre cuentas y cajas de seguridad secretas en Suiza.

Por cierto, yo pediría al Sr. Rajoy que no extradite a este país al Sr.Falciani, que parece tener 79.000 nombres de evasores fiscales, de los que 3000 son españoles, y según dice tiene la clave para traer a España unos 8.000 millones de euros.

Raro es el día en que no salen noticias sobre el anormal funcionamiento de la banca y Cajas de Ahorro (CAM, BANKIA, NOVA CAIXA, etc.), en las que se pone de manifiesto las “estafas” realizadas con las “Preferentes”, que pueden haber servido para pagar las millonarias indemnizaciones a los miembros de sus Consejos de Administración para compensar su corrupta gestión.

Y no contentos con esto, siguen pidiendo ayuda al Gobierno que no duda en inyectar cantidades millonarias a estas pobres instituciones, y si el Gobierno no tiene liquidez, solicita ayuda a Bruxelas para cumplir la petición de ayuda, y esto lo tenemos que pagar todos los ciudadanos; es decir subvencionamos obligatoriamente la corrupción.

Asistimos a diario a noticias desgarradoras sobre desahucios, a pesar del compromiso del Gobierno y la Oposición de modificar una ley obsoleta, pero parece ser que por presiones de Bruxelas y la Banca, el Gobierno no ha tenido el coraje de llevarlo adelante, y mientras tanto los que de verdad tienen deudas multimillonarias con el sector bancario, como son las constructoras que tanto han contribuido al reparto de esos 10.000 millones de euros, tienen la posibilidad de presentar una “suspensión de pagos” y siguen viviendo en sus lujosas villas, mientras que el pobre ciudadano que tiene una deuda infinitamente menor, no tiene esa posibilidad y se encuentra en la calle y sigue pagando la deuda y los intereses demenciales que le aplican.

Cuando analizamos la mala gestión de nuestros llamados “políticos” por sus actuaciones en la diferentes CCAA, es para echarse a llorar. ¿Eran necesarios aeropuertos como el de Castellón o Ciudad Real?. ¿Era necesario llevar el AVE a determinados puntos, cuando se ha demostrado que no lo utiliza nadie? ¿Cuánto a costado todo esto?.

Si pudiéramos recuperar las cantidades invertidas en semejantes derroches, más lo que se ha empleado en comisiones corruptas, mas las derivadas de las bochornosas indemnizaciones a los miembros de los diferentes Consejos de Administración de las Cajas, más las que asegura el Sr. Falciani que puede ayudar a recuperar y todos los corruptos fueran enviados a instalaciones penitenciarias de máxima seguridad , estoy seguro que ese montante económico, en manos de un Gobierno sensible y democrático nos situaría en un lugar preferente en Europa, pues no olvidemos que el gran problema de España no es la deuda pública, es la que estos personajes han venido generando hasta situar a nuestro País en la lamentable situación en que se encuentra.

Para ello, si el Gobierno persiguiera a los corruptos obligándoles a devolver lo robado y a los defraudadores a cumplir con sus obligaciones después de imponer una ejemplar multa, independientemente de las responsabilidades penales que pudieran recaer sobre ellos,  podría cumplir su promesa electoral su compromiso electoral de no incrementar impuestos, podría respetar al denostado funcionario sus retribuciones, podría mantener una educación de calidad y mantener un Sistema Nacional de Salud, que al paso que se lleva se privatizara y perderá en calidad asistencial

Este País no es merecedor de esta casta política y corruptos empresarios y defraudadores. La sociedad civil debe decir ¡BASTA!.

Por cierto, este País al que me refiero, a día de hoy se llama España.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x