CON FIRMA. “El Consejero pide ayuda a los medios para encontrar médicos”, por Ana Giménez

0
200 Ana Gimenez 3x3 cm

Recientemente hemos tenido conocimiento que el Consejero de Sanidad, en una reunión con los medios de comunicación, ha hecho un alegato prácticamente pidiéndoles ayuda para encontrar médicos con los que poder cubrir el aumento de necesidades ocasionado por la epidemia de gripe.

Y los periodistas nos preguntan: “¿Cómo es posible que no se encuentren médicos para cubrir los puestos ofertados por la campaña de la gripe?”

Bueno, pues son muchas las razones para explicar lo que está sucediendo:

Madrid es un de las comunidades en las que son peores las condiciones laborales de los facultativos de Atención Primaria:

    • Más del 50% de las consultas de atención primaria son de turno de tarde. Y esto ocurre en una de las especialidades más feminizadas de toda la Medicina.

    • Los cupos de pacientes son de los más grandes de todo el territorio español.

    • La contratación se hace con carácter eventual, para un periodo de dos a tres meses, sin que se establezca el sitio de trabajo, por lo que estos refuerzos en general tienen que trabajar como “corre-turnos itinerantes” por varios centros, actuando como “apagafuegos”.

    • Los médicos que no tienen un contrato indefinido y que por tanto serían susceptibles de firmar este tipo de contratos, tienen en la mayoría de los casos alternativas mejores a los mismos (trabajo en urgencias hospitalarias tanto de la pública como de la privada, suplencias de larga duración en algún puesto de trabajo con mejores condiciones que las ofertadas en los contratos de la gripe.

Por otro lado, la situación actual de las consultas está al límite de su capacidad. Y por ello cualquier situación que suponga un aumento de la ya enorme demanda, acaba con la muy precaria estabilidad de los centros: las ausencias de los facultativos como consecuencia de las vacaciones anuales reglamentarias, la campaña de vacunación de la gripe, la llegada de la propia gripe, etc.

La falta de previsión en la formación del número necesario de médicos, que ya fue anunciada por nuestra confederación de sindicatos médicos CESM en el año 2004, momento en el que se anunció desde aquí que a partir del año 2015 iba a haber un déficit de médicos como consecuencia del pico de jubilaciones de médicos, y a la falta de aumento del número de plazas de formación. El aviso cayó en saco roto y ahora tenemos las consecuencias.

Algunas comunidades autónomas, ante la situación percibida por ejemplo en Pediatría de Atención primaria, para conseguir “atraer” pediatras de otras Comunidades periféricas, hicieron una “OPA” y mediante la mejoría de las condiciones laborales de los pediatras (reconvirtieron todas las plazas de pediatría en plazas de turno de mañana), se “quedaron” con un número importante de los pediatras de Madrid que estaban dispuestos a trabajar para la Atención Primaria. Esto necesariamente agudizó el problema de Madrid que no ha sido capaz de reaccionar ante esta situación mejorando a su vez las condiciones de trabajo. Nada de eso: en Madrid el trabajo es abrumador, los turnos de trabajo de tarde de la Atención Primaria no son compatibles con la conciliación laboral y familiar, y por si fuera poco, los nuevos contratos siguen sin ser interinos: son contratos eventuales que deben renovarse una y otra vez.

A la vista del panorama aquí descrito, no parece que el desbordamiento actual pueda solucionarse con una “mayor publicidad” de las ofertas de trabajo, ¿verdad?

Si se quiere mantener una atención primaria competente y posible:

  1. Mejore las condiciones de trabajo de los profesionales mediante:
    • Cupos de pacientes realistas que permitan una demanda compatible con la salud laboral y la calidad asistencial y que permita actuaciones de flexibilización de agenda en situaciones de aumento de demanda puntuales: por ejemplo, si diariamente atiendo 30 pacientes puedo aumentar el numero de pacientes atendidos a 40. PERO SI MI DEMANDA DIARIA ES YA DE 50 ¿CÓMO VOY A ATENDER A DIEZ O 20 PACIENTES MÁS?

    • Jornadas de trabajo compatibles con la conciliación de la vida familiar y laboral (mejora progresiva de los horarios de los centros, con adelantamiento progresivo de la hora de atención de los mismos).

  2. Planifique los aumentos de cargas de trabajo con la suficiente antelación, elaborando planes que se anticipen adecuadamente a las necesidades. Buscar en pleno pico de gripe a los profesionales viene ya tarde, muy tarde.

  3. Respete a sus profesionales, reconozca su esfuerzo. Hágales sentir el reconocimiento a su esfuerzo. Hasta ahora lo percibido es que cuando las cosas van bien es gracias a la acción de los gestores y dirigentes políticos y si van mal, por problemas de los trabajadores (que tienen entre otras cosas la fea costumbre de tener vacaciones, enfermedades, estrés…). Y eso no es justo. Y además es mentira.

Ana Giménez Vázquez
Médico de familia. Presidenta del sector AMYTS de Atención Primaria
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x