El 23% de los médicos del SERMAS, infectados por el Covid-19 #EnfermedadProfesionalYA

0

En los últimos dos meses hemos vivido unas circunstancias profesionales derivadas del Covid-19 que ninguno nos habríamos imaginado. Hemos tenido una actividad frenética desde el punto de vista de los profesionales que están atendiendo pacientes todos los días, en horarios extenuantes, con guardias excepcionales, sin descanso los fines de semana, trabajando en Semana Santa. Y todo con un riesgo que no es igual para todos.

Y nuestra forma de actuación, como colectivo, también nos ha diferenciado siempre. Hemos sido capaces de poner en riesgo nuestra salud y, a veces la de nuestra familia, colaborando con la Administración a dar un servicio “ESENCIAL”. Una Administración cuya intervención para con los profesionales ha dejado mucho que desear en cuanto a la disposición para proporcionar EPIs, en cuanto a la disposición para hacer tests y nos preguntaremos el día después, si tendrán disposición para el reconocimiento de los esfuerzos realizados.

Este miércoles recibíamos la contestación de la Inspección de Trabajo sobre una denuncia presentada por AMYTS sobre la “necesidad reconocida en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales” de aportar a los delegados de Prevención los datos de afectados de profesionales sanitarios en todos los centros de trabajo. La Inspección ha actuado con el requerimiento oportuno ordenando que “debía hacerse en un plazo de cumplimiento inmediato y permanente”.

Hemos analizado las circunstancias y los datos que tenemos hasta ahora. En cuanto a las circunstancias hay que señalar varios aspectos: en Atención Primaria sólo tenemos datos de profesionales afectados de la Dirección Asistencial Noroeste, aún siendo el colectivo con el mayor número de profesionales fallecidos; en los hospitales públicos de gestión pública se pueden contar con los dedos de una mano los que dan datos de forma regular; en el SUMMA sí que se están dando los datos y los delegados de Prevención pueden analizarla de forma regular; y que en los hospitales de gestión indirecta, curiosamente, la tasa de afectados de profesionales sanitarios está por debajo del 10%, o lo que es lo mismo, han tenido EPIs y siempre han tenido PCR al alta.

Seguro que esto nos sugerirá preguntas para el día después de esta crisis, pero en el día de hoy podemos decir que esperamos que los datos nos lleguen como consecuencia del requerimiento de la Inspección de Trabajo. Mientras tanto, la media de profesionales afectados la calculamos con los datos que tenemos hasta ahora que son los siguientes:

A fecha del 15 de abril de 2020: % de médicos —> 23,4233379

                                                           % de plantilla —> 20,6513198

Creemos que con estos datos nadie puede poner en cuestión que los profesionales han sufrido las consecuencias de una pandemia que no nos esperábamos y para la que no estábamos preparados.

Ahora tenemos conocimiento, pero nos falta mucho: implicación de nuestra Administración, formación en la puesta y retirada de EPIs, avanzar en los test para obtener datos epidemiológicos…

Esperamos reconocimientos laborales, económicos y, por supuesto, apoyo en que si es “enfermedad profesional”, sea reconocida como tal.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x