EDITORIAL. “2021: una odisea para la sanidad”, por Daniel Bernabeu

0

Muy Feliz Año para todos los que habéis estado dándolo todo, en los peores momentos del 2020, frente a esa nueva amenaza sanitaria que se ha venido en denominar SARS-CoV-2, y que tantos estragos está haciendo en nuestras vidas; a todos aquellos que habéis cumplido con escrupulosa resignación y civismo las cuarentenas establecidas; a todos los que habéis protegido a vuestros seres queridos de exposiciones innecesarias, a los que usáis mascarilla en los restaurantes y bares, a los que os laváis las manos con solución hidroalcohólica como si no hubiera un mañana, a los que respetáis la distancia de seguridad y, sobre todo, a los que pensáis en los demás tanto como en vosotros mismos: mi más sincera gratitud y admiración. Y por supuesto, a todos los que habéis confiado en AMYTS durante todo el 2020, seguidores asiduos de sus comunicados y noticias en web y RRSS; y a los que contribuís, como afiliados, a que AMYTS sea posible. ¡¡Muy Feliz 2021!!

Me vais a permitir utilizar dos referencias culturales, con inquietantes analogías, para este año que empieza:

2001- Una Odisea en el espacio

La icónica película de Stanley Kubrick, que cumplirá 53 años, y que nos lleva a una reflexión sobre el origen del ser humano, sus potenciales y sus debilidades. De alguna manera, SARS-CoV-2 ha puesto encima de la mesa nuestras limitaciones como seres biológicos, nuestras carencias científicas y nuestro modelo económico y social. Pero, sobre todo, ha descubierto las bondades y miserias de nuestra política sanitaria y de nuestro Sistema Nacional de Salud, indisolublemente asociado al modelo económico y social del ideólogo de turno. No voy a reiterar lo expuesto hasta la saciedad en RRSS y en los propios comunicados de AMYTS: lo mejor han sido los profesionales, lo peor los responsables políticos y gerenciales. Y como víctimas colaterales:

    • los ciudadanos, que no han podido ser atendidos adecuadamente en un país que presume de ser la 13º potencia económica del mundo (2019), y en una CCAA, Madrid, que presume de ser la primera potencia económica del país (2019);
    • un SNS que reniega de la equidad sanitaria, amparado en la autonomía de gestión de las CCAA, y cuyo órgano de coordinación, el Consejo Interterritorial, funciona como un caótico zoco en el que domina la ideologización, la falta de principios, la falta de compromiso; y donde la moral y la ética brillan por su ausencia.

Como en la película de Kubrick, uno anhela ser el astronauta Bowman que regresa de su periplo sanitario para intentar arreglar los desaguisados del SARS-Cov-2 y que, ante los instintos sanicidas de HAL9000 (léase la Administración), va desconectando una a una sus capacidades de control y manipulación: el nepotismo, el favoritismo político, el tráfico de información, la falsificación de datos e informes, los conflictos de intereses, los fraudes al interés general en las empresas públicas, las privatizaciones espurias, etc. Para después, reencontrase con sus orígenes, o lo que idealmente debieran ser: el trabajo bien hecho, condiciones laborales dignas, medios adecuados y, por supuesto, ilusión.

La Odisea

El célebre poema de Homero sobre la vuelta de Odiseo a su Grecia natal, tras la victoria sobre Troya. Un Odiseo que podríamos identificar con sanitarios e investigadores, que han luchado con ahínco contra el SARS-Cov-2, y que han conseguido desarrollar, durante el 2020, una innovadora vacuna (cual caballo de Troya) que nos va a permitir derrotar al virus en el 2021; y recuperar, eso sí, poco a poco, la anhelada normalidad. Me perdonen Príamo, Paris y Helena por ponerles en el bando malo…. Tras la vorágine COVID y el inusitado apoyo de todos los estamentos sociales a Odiseo para su ingenioso “caballo”, ahora toca la vuelta a la tierra natal de nuestro héroe, pongamos que hablamos de Madrid. Para rescatar a su amada Penélope (la Sanidad) de los numerosos pretendientes privados que quieren desposarla, azuzados por la taimada Ayuso. La sociedad ya no es la misma que durante la campaña 2020 vibró y se ilusionó con sus hazañas, ahora el interés por lo sanitario y la ciencia se han ido diluyendo, una vez confirmado el instrumento de la “victoria”.

Madrid, España, son una tierra yerma en recursos y oportunidades para investigadores y sanitarios. Un colectivo que, durante 2021, se verá sometido a los constantes cantos de sirenas de hospitales y universidades extranjeras, para que dejen nuestro país en aras de un futuro mejor. Tampoco parece que nuestro particular Polifemo, la Administración madrileña, tenga intención de detenerse en su labor antropofágica de ilusiones y esperanzas para interinos y eventuales; y de la sistemática precarización del sistema público sanitario. Tendremos que sobreponernos a los estrechos de Escila y Caribdis, que bien podrían llamarse de Escudero y Lasquetty. La vacunación no ha empezado bien en Madrid, no hay excusa que valga, los colectivos de mayor riesgo -mayores y sanitarios- nos sentimos desamparados y frustrados por tanta incompetencia. Parece que, cual profecía, nos vamos a ver obligados a visitar los infiernos, el Hades, para conseguir volver a llevar a la Sanidad, vacunación incluida, y a la Investigación a buen puerto. Mucho dolor y sufrimiento, innecesario e inútil, el que se vislumbra.

2021, un año que suena a futuro y a ciencia-ficción, en el que hemos depositado muchas ilusiones tras los horrores vividos en 2020. Pero también un año que promete estar lleno de incertidumbres para la Sanidad. Como en la Odisea, la vuelta a la tan ansiada normalidad laboral, institucional y sanitaria no va a ser fácil. Más bien un camino plagado de trampas, maledicencias y desafíos; y que habrá que saber enfrentar desde la inteligencia, desde el compromiso, desde el tesón y, sobre todo, desde la voluntad. Porque una Sanidad mejor (tanto pública como privada) y una Investigación mejor, son posibles; tanto en Madrid, como en España.

¡Feliz 2021! Una dura tarea nos espera por delante. ¡Fuerza y AMYTS!

Daniel Bernabeu Taboada
Especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz
Vicepresidente de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x