EDITORIAL. “Sanidad y crisis”, por Ana Giménez

1
Ana Gimenez

¿Qué está pasando en la Sanidad Pública?

¿Cómo es posible que una profesión, la profesión médica, que es tan demandada, tan vocacional, tan exigente, se encuentre en crisis?

¿Cómo es posible que no se encuentren médicos para trabajar en la Atención Primaria de la Sanidad Pública?

Si el número de médicos formados es suficiente… Si el número de plazas de MIR ofertadas no es bajo…¿dónde están estos profesionales?

Recientemente, hablando con una adjunta joven de un centro de salud, me comentaba que, de los 14 residentes de medicina de Familia que hicieron con ella la residencia en su hospital de referencia, sólo quedaban 6 trabajando en la Atención Primaria madrileña… ¡Ay madre! Esto supone que la eficiencia, a dos años, del sistema de formación de médicos de familia es de apenas el 40%.

Los nuevos médicos de familia entran en el sistema ya con la falta de ilusión que les transmiten sus adjuntos “quemados”, y gracias a su gran flexibilidad a la hora de moverse (pues su juventud en general se acompaña de una menor frecuencia de cargas familiares y una mayor disposición hacia la movilidad de cualquier tipo, tanto provincial como nacional como internacional), buscan horizontes más ilusionantes.

Y no es para menos.

Tan sólo cambiando de provincia en España puedes conseguir una mejora retributiva de hasta 1000€ mensuales, y suponer que, en lugar de enfrentar una consulta asfixiante de más de 50 pacientes, se te ofrezcan consultas de menos de 30 pacientes por jornada.

Y si con arrojo y conocimiento de idiomas no se teme cambiar de país, todavía se pueden encontrar ofertas MUCHO más apetecibles: consultas de 20 minutos por paciente (se me saltan las lágrimas al escribirlo), retribuciones dobles o triples de las ofertadas en España… Y un gran respeto hacia la labor del médico.

Porque probablemente eso, EL RESPETO, sea lo más ausente en nuestro trabajo diario:

  • Falta de respeto hacia el acto médico en sí, que se cosifica y se limita a una dimensión temporal que ya los propios profesionales hemos asumido como “normal”, llegando nosotros a pedir que las consultas sean de 12 minutos como mínimo (como decía mi abuelo, ¡es que somos pobres hasta para pedir!). Y teniendo que ser evaluada en función de la cumplimentación de ítems sin fin que permiten a los gestores presumir de “logros” que no hablan ni de los pacientes ni de los profesionales que los atienden.
  • Falta de respeto hacia los profesionales como trabajadores, a los que se obliga a asumir consultas sin límite, en las que se conoce la hora de entrada, pero no la de salida, en las que se les obliga a asumir consultas no planificadas como si la capacidad de trabajo tuviese una flexibilidad sin fin. Y luego obligándoles a asumir como propios los errores del mal dimensionamiento de su carga laboral
  • Falta de respeto a los profesionales como trabajadores, pues las retribuciones que oferta la Sanidad Publica, que además sirven como “patrón oro” para las retribuciones en otros ámbitos laborales, son claramente insuficientes y no reflejan ni las necesidades formativas del puesto de trabajo ni su responsabilidad.
  • Y falta de respeto hacia los pacientes, a los que se trata como meros números o listas, pero a los que políticamente se engaña ofreciéndoles el oro y el moro y reconociéndoles derechos a diestro y siniestro, pero luego no dotando de viabilidad esas promesas. Y con ello sitúan enfrentados al médico contra el paciente. Como si fuesen enemigos.

La sanidad pública (y también, por supuesto, la concertada y la privada) tiene que dimensionarse adecuadamente. Asumir lo posible, y NO lo que no lo es. Respetar a sus trabajadores y a sus pacientes.

Y el momento es ahora. YA.

Ana Giménez Vázquez
Especialista en Medicina de Familia. Tesorera de AMYTS

Compartir:

1 comentario

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x