Diario AMYTS del coronavirus, 8 de abril de 2020

0

Los datos de los dos últimos días parecen producir una cierta incertidumbre en torno a la evolución de la infección, con números de infectados superiores a los de días anteriores; pero también podrían explicarse por un cierto efecto “fin de semana” de la notificación de casos. De hecho, el número de ingresos evoluciona favorablemente. De ahí que siga siendo importante poner la atención en el momento postcrítico que parece comentar a apuntarse, y en el que, como comentábamos ayer, nos preocupa enormemente la Atención Primaria, diezmada por los contagios y por la presencia de muchos de sus profesionales en el hospital de IFEMA, sobre cuya continuidad sigue sin haber noticias claras. Si ayer poníamos el acento en la sobrecarga que puede suponer para la AP el seguimiento de numerosas altas hospitalarias con protocolos complejos y la carencia de EPI, así como en las deficiencias de limpieza y desinfección en muchos centros de AP, SUMMA y SAR, hoy volvemos a recordar los problemas organizativos que hemos denunciado ya en varias ocasiones. La presión está consiguiendo resultados, y ya desde hoy se cuenta con un protocolo de actuación con los profesionales de AP con sintomatología sugerente de COVID-19.

Continúa también la preocupación por el elevado número de profesionales afectados, y cuya cifra no había manera de conocer de forma oficial en nuestra Comunidad hasta los datos facilitados ayer por la Directora General de Recursos Humanos al final de una misiva en la que aceptaba la convocatoria de una reunión de la Mesa Sectorial. Según esos datos, hasta un 15% de los profesionales habrían causado baja relacionada con la infección, de los que un tercio se habrían ya incorporado de nuevo a su trabajo. Y aunque el Ministerio ha reconocido hoy la posibilidad de que las bajas por la enfermedad, en la población general, puedan cursarse como accidente de trabajo cuando se demuestre la relación con el entorno laboral, como recoge la nueva redacción del artículo 5 del Real Decreto-ley 6/2020, de 10 de marzo, por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública, el cambio no nos parece suficiente, pues la definición como enfermedad profesional, que debería ser específica para los profesionales sanitarios por su riesgo peculiar, ofrece una mayor cobertura de la contingencia. De ahí que continúe en vigor la campaña de reclamación del cambio de contingencia, que hemos recordado en estos días a todos nuestros afiliados. Continuaremos solicitando los datos actualizados de profesionales afectados, como hemos hecho hasta ahora.

Y ante la amenaza que parece surgir en diferentes entornos legales, comenzando a promover denuncias contra el sistema sanitario y sus profesionales, que ya ha sido cuestionada por el propio Colegio de Abogados, la Asesoría Jurídica de AMYTS ha emitido un informe tranquilizador a este respecto, poniendo en contexto la actuación de los profesionales en el marco de una crisis sanitaria que ha superado la capacidad normal de respuesta del sistema sanitario y sus profesionales. El esfuerzo desarrollado por estos no merece, desde luego, el tratamiento agresivo como el que algunas organizaciones plantean, y seguimos reclamando a la autoridad sanitaria que se posicione claramente en este aspecto. Una más de las innumerables acciones que AMYTS viene desarrollando en el último mes en defensa de los médicos, que se están dejando la piel en sacar adelante a los afectados por COVID, y para los que AMYTS ofrece un servicio de apoyo psicológico gratuito.

Para finalizar, indicar las novedades que se han producido en la sección de documentos técnicos del Ministerio de Sanidad en torno a la infección por coronavirus:

  1. Procedimiento para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2 (COVID-19) 
  2. Nota interpretativa de los escenarios de riesgo de exposición
  3. Coronavirus y agua de consumo

En cuanto a la Guía para la utilización de tests rápidos de anticuerpos para COVID-19cuya aparición anunciábamos ayer, explicar que presentan las pautas de actuación con los llamados test rápidos, en este caso de detección de anticuerpos. Dichos tests, con una sensibilidad promedio del 64% (80% si se realizan a partir del 7º día) y una especificidad del 100%, serán de utilidad en los pacientes hospitalizados con clínica sugerente de COVID pero sin PCR o con PCR negativa, y para la detección in situ de casos sintomáticos de varios días de evolución en residencias y prisiones, ámbitos hacia los que, de momento, van dirigidos. A este respecto, hay que señalar que desde AMYTS, de cara a la finalización del confinamiento y con vista a la normalización de la asistencia sanitaria habitual,  exigimos a la Consejería de Sanidad la necesidad de realizar test rápidos inmunologicos (Ig G, Ig M) a todos los profesionales sanitarios de la Comunidad de Madrid, lo que nos permitiría no solo una aproximación epidemiológica a la situación de la infección en el personal, sino que también serviría para mostrar qué profesionales ya habrían sido infectados por Covid-19 y, por tanto, podrían estar inmunes frente a la enfermedad.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x