Diario AMYTS del coronavirus, 5 de mayo de 2020

0

El repunte producido hoy en el número de casos de COVID era más que esperable después del espejismo producido durante el fin de semana, por lo que no debe hacernos cambiar la percepción de continuamos en la lenta fase descendente de la curva epidemiológica del primer embate. La incertidumbre se centra ahora en lo que nuestros representantes políticos sean capaces de hacer mañana en el Parlamento, en el que todos tenemos la mirada fija a la espera de un comportamiento responsable por parte de dichos representantes. Les toca estar a la altura de los profesionales y del conjunto de la sociedad.

La desescalada sanitaria sigue centrando la actualidad en el marco más amplio del proceso de desconfinamiento. Como ya hemos planteado en anteriores ocasiones, se trata de un proceso complejo, COVID-Plus, en el que convivirá la atención a los infectados, atentos además a posibles repuntes, con la atención al resto de patologías y la recuperación, en la medida de lo posible, de la actividad demorada durante estas semanas. Para ello se hace necesario el refuerzo del sistema sanitario, refuerzo al que la Comunidad de Madrid venía resistiéndose y al que finalmente se ha plegado al anunciar esta mañana, en boca de su presidenta, la renovación de los contratos realizados durante la crisis hasta al menos finales de este año. Se trata de una medida necesaria, y siempre que incluya la contratación como especialistas de los residentes a punto de terminar su formación, sin los cuales la medida se quedaría muy coja, supondrá un paso firme para garantizar la sanidad que necesitamos en el futuro próximo.

En este contexto, volvemos a insistir en la necesidad de cuidar de forma especial a la Atención Primaria, que junto al SUMMA y la Salud Pública han sido los grandes descuidados de esta crisis. La Atención Primaria necesita de numerosos profesionales tan sólo para cubrir las vacantes que ya acumula, pero sólo con eso nos quedaríamos en la sanidad del pasado, ya saturada en dar respuesta a las necesidades habituales de salud. La Sanidad del futuro debe hacer una apuesta muy clara en este ámbito, con el refuerzo de personal facultativo necesario y con la puesta en marcha de las mejoras necesarias, muchas de las cuales han sido reiteradamente denunciadas por AMYTS y por el conjunto de los profesionales: desburocratización de las consultas, definición más clara de roles y responsabilidades, agendas flexibles y adecuadamente dimensionadas… Además, se presentan nuevas necesidades en esta fase COVID-Plus, entre las que destaca el suministro de los equipos de protección adecuados, de los que tan faltos han estado los profesionales de este nivel asistencial…

Precisamente hoy se ha producido una reunión virtual con la Dirección Gerencia de Atención Primaria, en la que se ha reconocido el esfuerzo realizado en IFEMA y se ha hablado de la necesidad de aprovechar los aprendizajes producidos durante esta etapa en relación a la organización asistencial. Además de comunicarse la forma en que se va a realizar la parte madrileña del estudio de seroprevalencia, con equipos específicos destinados para ello, se han presentado las cifras de afectación de profesionales por COVID: el grupo más afectado ha sido el de los facultativos, con 1.503 bajas en total, de las que aún se mantienen 455. Sorprendentemente, la Gerencia ha mantenido que se ha dotado suficientemente de equipos de protección individual, cuando la experiencia percibida por los profesionales no ha sido precisamente la misma, y asume la incapacidad de garantizar, por otro lado, la calidad de los EPI proporcionados por falta de medios para ello (!!?). Recordemos que el garante de la calidad y cumplimiento de especificaciones técnicas de los equipamientos recae sobre la entidad que realiza la compra centralizada, o sobre el regulador del mercado en caso de autorizaciones de comercialización; es una responsabilidad que no debe quedar en el vacío, dada la responsabilidad que las instituciones sanitarias tienen hacia sus empleados.

En otro orden de cosas, alegra mucho que, en la gestión de la apuesta por la Atención Primaria del futuro, la Gerencia haya solicitado la participación de los propios profesionales. Y creemos que esto debería ser ampliable al resto del sistema sanitario. Los múltiples fallos en la gestión y coordinación de esta crisis, de los que todos hemos sido testigos, muestran la necesidad de contar con la representación profesional sanitaria en los equipos de diseño y coordinación de los programas de desescalado, tanto a nivel nacional como autonómico y local, pues han sido los propios profesionales quienes han dado muestras, una y otra vez, de cubrir las lagunas existentes en la organización asistencial de la respuesta frente a COVID. La presidenta de la Comunidad ha dado su recibí a esta solicitud, realizada de forma conjunta por AMYTS y SATSE, pero ahora falta ver que realmente nuestros políticos deciden despolitizar la gestión de los asuntos sanitarios y asumir la participación y el protagonismo de los profesionales y sus organizaciones representativas. La Sanidad debe dejar de ser un adorno electoral de nuestros políticos y pasar a ser un asunto en el que los criterios técnicos profesionales tengan un peso decisivo.

Además de estas campañas de amplio alcance, seguimos trabajando por los derechos laborales de los facultativos también en sus dimensiones más cotidianas. La última actuación ha sido una petición formal a la Seguridad Social para que las embarazadas y otros trabajadores sensibles del SERMAS puedan acogerse a las ventajas ofrecidas al conjunto de trabajadores en el último protocolo ministerial sobre prevención de riesgos laborales. No es de recibo que los profesionales sanitarios, tan centrales como han sido en la respuesta a la crisis, sean negativamente discriminados en la protección de su salud y de sus derechos.

Y, a pesar de lo anunciado ayer por algún medio de comunicación, no hemos detectado la publicación de ninguna nueva versión sobre la utilización de pruebas diagnósticas (recordemos que están retirados desde hace unos días tanto el “Procedimiento de actuación” como la “Guía para la realización de pruebas diagnósticas para COVID-19”), ni ninguna otra novedad en la página de documentación técnica sobre coronavirus del Ministerio de Sanidad.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x