Diario AMYTS del coronavirus, 28 de mayo de 2020

0

Los datos continúan mostrando una evolución errática (con 182 casos diagnosticados ayer y 1137 casos totales nuevos a nivel nacional, y 67 y 185 respectivamente en el caso de Madrid), lo que hace difícil una correcta interpretación evolutiva, aunque parece que continuamos en una fase plana de la curva, como si hubiéramos alcanzado un nivel estable (“valle”) en la evolución de la infección. La tasa de reproducción se sitúa en 0,82, por encima de su nivel más bajo, que se alcanzó el pasado día 5 de mayo (0,67). Se hace necesario por ello insistir en el llamamiento a la prudencia, sobre todo ante algunos excesos (como recientemente ha hecho el alcalde de Milán), ya que hay que garantizar que no le damos facilidades al virus para volver a incrementar el número de afectados.

No podemos, por tanto, dejar de prepararnos para la posibilidad de rebrotes. Pero llama la atención cómo, en nuestro ámbito, se habla de la preparación de EPI (¡¡¡estupendo!!!) y de camas hospitalarias y de UCI (también fenomenal), pero no de los recursos humanos necesarios, que en el caso de la Atención Primaria y la Salud Pública parecen brillar por su ausencia… o por la incompetencia de la Comunidad de Madrid a la hora de retener a sus profesionales. De ahí que hayamos solicitado la dimisión de la estructura directiva de la AP, debido a la deriva a que ha estado sometido este nivel asistencial y a la poca creatividad con que se afrontan los problemas que viene sufriendo. Aunque es cierto que los problemas pueden estar más arriba, porque no haya una opción clara de la Comunidad de Madrid, o de su consejería de Hacienda, de apostar realmente por el sistema sanitario. Habrá que estar muy atentos. Y todo esto en medio de una política de bajeza moral insospechada, donde la falta de respeto y las decisiones controvertidas a dedo se están convirtiendo en el sello y marca de la actuación de políticos de pasarela, que no pasarían el aprobado moral de ninguna comisión deontológica seria. Claro, que en política no debe haber mucho control externo, pero de ahí a que falte el propio autocontrol…

En este entorno, nos vemos obligados a seguir peleando, que no dialogando ni negociando por negativa de la autoridad sanitaria, para el reconocimiento de la infección COVID-19 como enfermedad profesional en el caso de los médicos y otros profesionales sanitarios; no nos parece suficiente su tratamiento como accidente laboral. Por ello, hemos recurrido al Defensor del Pueblo, y ojalá que su intervención ayude a aclarar la situación.  Una pena que la autoridad sanitaria no sólo no haya puesto los medios necesarios para proteger a los profesionales, sino que incluso les escatime el reconocimiento debido al riesgo que han corrido, y al que aún siguen expuestos, de contraer la enfermedad.

Nosotros sí seguiremos exigiendo el adecuado reconocimiento de los profesionales, y por eso hoy volvemos a conmemorar a aquellos que, por desgracia, no tienen voz, por haberla perdido definitivamente. Profesionales comprometidos con su trabajo que han perdido la vida en el camino, y que se merecen ese reconocimiento, desde el silencio y la palabra. #UnSilencioYUnaPalabra: no todo puede ser dicho en esta situación, pero tampoco basta con callar…

Por el contrario, en el tema de la conciliación familiar hemos encontrado una actitud favorable en la Administración Sanitaria madrileña, que junto al interés en dejar bien reguladas las excedencias y permisos sin sueldo concedidos por cuidado de hijos o familiares (y aquí ha surgido alguna discrepancia), va a mostrarse favorable a su concesión más allá de la edad de 3 años de los hijos.

Finalmente, tras la revisión de la página de documentación técnica del Ministerio de Sanidad sobre coronavirus, tan sólo hemos encontrado como novedad la actualización del documento sobre tratamiento médico de COVID en la página de la AEMPS.

,

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x