Diario AMYTS del coronavirus, 22 de abril de 2020

0

La semana continúa dando una información ligeramente contradictoria en cuanto a datos de la infección, con una estabilización del número de contagiados que puede reflejar el incremento de diagnósticos realizados por test serológicos pero que también deja alguna duda de que pueda esconder un ligero repunte debido a la flexibilización, hace diez días, de las medidas de confinamiento. Habrá que esperar a la evolución en los próximos días para entender mejor lo que reflejan estos datos.

Mientras tanto, se sigue hablando del desescalado y de cómo preparar al sistema sanitario para ello. Aunque parece haber un no-programa sobre cómo llevar a cabo este proceso en la Comunidad de Madrid (pues se siguen produciendo noticias sueltas en torno al desmontaje de IFEMA, la atención a las residencias, etc), también ha aparecido en los medios la creación de una comisión específica para afrontarlo. En ningún caso, aún nada coherente y estructurado, que es lo que debería haber generado la designación, un mes atrás, de un coordinador específico / asesor de la estrategia contra el coronavirus en la Comunidad de Madrid, Antonio Burgueño. La estrategia parece no haberse llegado a diseñar, a diferencia de lo que muestran otras comunidades autónomas. Como tampoco parece fluir, dentro de ella, la realización de pruebas diagnósticas para los profesionales…

Y tampoco hay un comportamiento serio de la Administración madrileña en relación a la crisis. No sólo se ha desconvocó casi por sorpresa la Mesa Sectorial programada para ayer, sino que se hace patente la sordera de dicha Administración hacia las peticiones y reivindicaciones de los profesionales. El malestar de estos se incrementa poco a poco, y surgen peticiones de diferentes centros sanitarios para que se dote de suficientes profesionales para hacer frente a la nueva situación que se plantea, en la misma línea de lo ya reivindicado y defendido por AMYTS en los últimos días. La falta de transparencia, la descoordinación (con hospitales que aplican medidas diferentes a las propuestas por la propia Administración en Mesa Sectorial, como por ejemplo en relación al tema de días libres generados por jueves y viernes santo) y la desinformación con la que actúa la Consejería no hace sino fomentar la desafección de sus profesionales, que son el auténtico motor de la lucha contra el coronavirus. No encuentran un buen timón de mando ni en la Administración autonómica para el día a día del funcionamiento del sistema sanitario, ni en la estatal para la coordinación general de la respuesta a la crisis y el adecuado suministro de material diagnóstico y de protección, a raíz del asunto de las mascarillas defectuosas y las dificultades para hacer disponible una prueba fiable de cribado, así como con el retraso para poner en marcha el estudio de seroprevalencia de la infección por coronavirus en la población española, que parece que ya comienza a ponerse en marcha.

Que la humanización no fue más que una cortina de humo de la Administración sanitaria madrileña queda de manifiesto en estas actitudes. Sin embargo, para nosotros es un aspecto muy serio del funcionamiento del sistema sanitario, tanto para los ciudadanos como para los profesionales. En relación a esto último, hemos vuelto a insistir a la Administración madrileña en la atención a los problemas de conciliación familiar, sobre todo en algunos casos extremos. Una humanización que se precie pasaría por dar respuesta a este problema, utilizando diferentes alternativas de solución (flexibilización de horarios, permisos para cuidado de familiares, teletrabajo…).

Mucho que desear, por tanto, en la gestión de una crisis que los profesionales sí están enfrentando con empeño, demostrado día a día y reconocido también día a día por los ciudadanos. Mucho por tanto que mejorar en unas Administraciones que parecen más preocupadas de parecer y aparecer en público con la cara bien levantada que de actuar de forma coordinada y eficaz en mejorar el funcionamiento del sistema sanitario, la protección de sus profesionales y el reconocimiento de su ezfuerzo, pasando por asumir los contagios del personal sanitario como enfermedad profesional. Hace falta una nueva política que se haga digna de los profesionales y de la ciudadanía que tiene nuestro país. Al menos hoy no habrá que leer ningún nuevo documento oficial de la página de documentación técnica del Ministerio de Sanidad, en la que no hemos detectado ninguna novedad significativa.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x