Diario AMYTS del coronavirus, 16 de abril de 2020

0

Continúa la evolución un tanto errática de los datos de infectados, debido a la aparición de los test rápidos y a las diferencias de criterio que están apareciendo entre Comunidades Autónomas a la hora de declarar, por ejemplo, el numero de fallecidos. Sin embargo, podemos seguir pensando que que continuamos moviéndonos en la pendiente descendente del primer pico de la infección por COVID-19. Aún queda mucho por andar de este primer pico, con los hospitales aún saturados y la AP diezmada, pero es momento de ir asegurando, como venimos insistiendo en los últimos días, una correcta fase de transición, en la que se iniciará el desescalado de las medidas de confinamiento.

Si ya hemos hablado del desescalado desde la perspectiva de la recuperación de la actividad hospitalaria normal, y desde la defensa de la importancia de garantizar la protección suficiente de los profesionales en cualquier escenario que se pueda presentar, hoy lo hacemos fijando la mirada en la Atención Primaria, cuya recuperación y refuerzo se hace imprescindible para poder afrontar el seguimiento de los pacientes COVID y comenzar a desarrollar el resto de actividades que le son propias. Se trata de una idea en la que hemos venido trabajando en estos días, de la que ya nos hemos hecho eco en los últimos diarios, y que hoy hemos transformado en una petición / recomendación formal a la Gerencia de Atención Primaria, de forma que se dote de los tests necesarios (aún no desplegados), se recupere a los profesionales trasladados a IFEMA y se reduzca al máximo el riesgo de contagio de los profesionales (elevado, aunque no conocido por la falta de transparencia de la Administración) mediante la dotación adecuada de equipos de protección. Y, por supuesto, que se cuide la carga de trabajo que se delega en ella, tras el error cometido en las ruedas de prensa de este fin de semana en que se indicaba a los ciudadanos de riesgo que acudieran a su médico de cabecera para que les proporcionase una baja, y que ha debido subsanarse hoy mediante correo remitido a los profesionales de AP madrileños. Y dentro del ámbito de la AP, la salud bucodental tiene una serie de necesidades específicas para esta nueva fase, que también hemos procedido a reclamar de la Gerencia.

Por fin hoy se ha visto reflejado en BOE el cambio de postura del Ministerio respecto a la evaluación de los residentes, que se podrá realizar a partir de este momento y deberá estar concluida con anterioridad al 28 de mayo, fecha fijada para el fin de la residencia o del correspondiente año formativo. Sorprende, sin embargo, que no se anule con ello el texto de la orden que fijaba el retraso sine die de dicha evaluación, pero a buen seguro que no es la única contradicción de la que estamos siendo testigos en la gestión de esta crisis. Queda aún estar pendiente de las condiciones en que estos futuros especialistas serán contratados, y la forma en que se reconoce su dedicación especial en este tiempo, que, desde luego, en ningún caso puede suponer una pérdida retributiva, a pesar de los cambios organizativos que han sido necesarios en muchos centros. En este sentido habrá que estar pendientes de la Instrucción para el abono de nóminas durante la crisis COVID-19 y su aplicación en cada caso.

Para terminar, indicar que en la página de documentación técnica sobre COVID-19 del Ministerio de Sanidad se han producido dos novedades en dos documentos:

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x