Diario AMYTS del coronavirus, 13 de abril de 2020

0

Continúa la tendencia favorable en la evolución del pico inicial de la infección por COVID-19, lo que favorece la descongestión progresiva, aunque lenta, de los hospitales. No obstante, estos distan mucho de la normalidad, debido a que se vieron obligados a reconfigurarse para incrementar su capacidad y dedicarla casi monográficamente a la atención de pacientes COVID positivos. Poco a poco se van dejando áreas libres para desinfección y, posteriormente y en las condiciones precisas, poder volver a prestar atención al resto de patologías.

Pero el grueso de la atención pasa (y pesa) ahora a la Atención Primaria, más cercana al domicilio del paciente y, por tanto, al lugar en que se completará la recuperación de los pacientes hospitalizados y el seguimiento y tratamiento completo de los pacientes más leves. Una estimación reciente habla de en torno a un millón de afectados posibles, de los que más del 80% habrían sido seguidos en su totalidad desde AP. Este nivel asistencial, silencioso pero muy activo a pesar de las dificultades con que se enfrenta, celebraba formalmente ayer su Día de la AP, aunque sin ningún tipo de eventos debido a la epidemia COVID. Para su desgracia, la transcendencia de su labor no alcanza el impacto mediático de la que se realiza a nivel hospitalario, a pesar de la enorme cobertura que está dando a los afectados por la infección. Y con frecuencia aparece castigada por trámites que se descargan sobre sus espaldas, como ocurre con el planteamiento que han hecho este mismo fin de semana tanto el Ministro de Sanidad como el Presidente del Gobierno, sugiriendo, contra lo que es práctica habitual y aparece registrado en el Procedimiento para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2 (COVID-19), que los pacientes en situación de especial riesgo frente a la infección acudan directamente al médico de familia para solicitar la baja, cuando lo que procede es ponerse en contacto con los servicios de prevención de riesgos laborales de las respectivas empresas, que deberían valorar ese riesgo y una posible adaptación de puesto de trabajo como alternativas previas a cualquier forma de cobertura de la ausencia del trabajo.

En cuanto a aspectos específicamente laborales, la noticia destacada, sin lugar a dudas, es el anuncio de marcha atrás del Ministerio de Sanidad, que va a permitir la evaluación en tiempo y forma de los MIR; esperemos que con ello se abra la puerta a una contratación decente, como los especialistas que serán, para continuar apoyando el trabajo asistencial en relación a COVID. Ha costado , pero al final el esfuerzo conjunto de la profesión médica, liderado por los residentes en colaboración estrecha con AMYTS-CESM ha alcanzado su fruto.

También hemos recibido hoy contestación de la Gerencia de Atención Primaria confirmando que llevan adecuados registros de la especial dedicación de sus médicos en estos días, tanto en sábados o festivos como en los turnos correspondientes en el hospital de IFEMA. Buena noticia, ya que es responsabilidad de la empresa llevar ese registro, que servirá de base para la posible reclamación de retribuciones complementarias por esas jornadas añadidas. Y también se ha recibido convocatoria de reunión virtual para mañana de las organizaciones sindicales de Mesa Sectorial con la Directora General de Recursos Humanos, reunión necesaria para poder poner un poco de orden en la situación laboral de los profesionales sanitarios, que a tantos cambios se ha visto sometida en las últimas semanas sin que mediara, en muchos de los casos, comunicación previa a sus representantes, ni mucho menos, por tanto, ningún tipo de negociación.

Siguen siendo temas fundamentales para AMYTS, y así se manifestará mañana en dicha reunión) tanto la seguridad de los profesionales (para los que ha habido que hacer reclamaciones puntuales para la dotación de equipos de protección individual y para la adecuada limpieza y desinfección de los centros) como la elevada afectación de los mismos por COVID. En este sentido, vemos con interés la aparición de una herramienta dinámica (Escudo Sanitario) para seguir esta situación a partir de la declaración voluntaria de los propios profesionales, que entendemos podrá servir de ayuda para conocer su verdadera situación.

Y en relación a la página de documentación del Ministerio de Sanidad sobre coronavirus, se ha actualizado la Guía de actuación frente a COVID-19 en los profesionales sanitarios y socio-sanitarios, y haremos una valoración de los cambios que puedan haberse incluido en la misma. En estos dos últimos días, además, ha tenido mucho eco en prensa el informe sobre los aspectos éticos de la pandemia, publicado el pasado 4 de abril (aunque ha recibido una maquetación específica más recientemente), y cuyo contenido ya fue objeto de comentario en estas páginas.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x