Diario AMYTS del coronavirus, 12 de mayo de 2020

0

Continuamos sin grandes novedades en la evolución de la infección por coronavirus, con datos continuistas sobre los días anteriores: cifra estable de nuevos infectados, reducción del número de camas ocupados y de fallecidos. De momento, no hay huellas de ningún repunte.

Y el proceso de desescalado sigue centrando la atención. Para mañana mismo se ha convocado una reunión de la Mesa Sectorial para tratar el tema de las contrataciones anunciadas por la presidenta de la Comunidad de Madrid y ratificada por el vicepresidente como parte de la apuesta para tratar de conseguir el paso a la fase 1 de la desescalada. El refuerzo de la AP es fundamental, como también el del sistema de vigilancia epidemiológica, y ojalá se den los pasos necesarios para ello. De una vez por todas esperemos poder disipar las dudas que aún quedan sobre la renovación de los contratos de refuerzo y la contratación de todos los especialistas disponibles, dado que en dos semanas vamos a contar con un buen número de ellos recién titulados. Otro problema a resolver sería el de la estabilización de los contratos en servicios con un largo recorrido de precariedad, como es el caso de los Servicios de Urgencias.

Y la precariedad, aunque en otro sentido, puede producirse por un empeoramiento de las condiciones de ejercicio, como crónicamente viene ocurriendo en la Atención Primaria, agravadas durante la crisis COVID. Las carencias detectadas en las residencias quieren ahora ser resueltas a cargo de los médicos de familia de los centros de salud, que ven así incrementada su carga de trabajo en un momento de transición que complica ya de por sí las cosas, y aún con un número elevado de pacientes COVID controlados a domicilio. Pero no contentos con esto, la Consejería de Sanidad pretende cargarles con la responsabilidad de realizar informes técnicos sobre infraestructuras, recursos humanos y materiales, limpieza y gestión de residuos y valoración epidemiológica y sanitaria de las residencias, aspectos todos ellos fuera de las competencias que desarrollan en su actividad clínica y comunitaria. La mera descarga de responsabilidades sobre hombros de otros no debería satisfacer, en absoluto, a la Administración sanitaria, que parece que lo único que pretende con esto es “cumplir el expediente” de la medicalización de las residencias sin realmente dar una respuesta satisfactoria a su situación.

El sistema de vigilancia epidemiológica que habrá de apoyar el proceso de desescalada ha sido definido hoy en el BOE a través de la Orden SND/404/2020, de medidas de vigilancia epidemiológica de la infección por SARS-CoV-2 durante la fase de transición hacia una nueva normalidad. Deberá proporcionar diariamente datos completos y precisos para la toma de decisiones, con un nivel de desagregación suficiente, y deberán implicarse en dicho sistema todos los centros, servicios y establecimientos sanitarios y sociosanitarios, tanto del sector público como del privado, así como a los profesionales sanitarios que trabajan en ellos. COVID-19 se considera enfermedad de declaración obligatoria urgente.

Los problemas de seguridad en relación con las mascarillas continúan, y recientemente se ha tenido que retirar una nueva partida de mascarillas defectuosas en Aragón, la misma comunidad cuya consejera de Sanidad se atrevía a decir hace unos días que los profesionales se motivaban preparando EPI caseros, lo que finalmente le ha costado la dimisión. Resultan vergonzosas este tipo de declaraciones cuando a la vez no se controla preventivamente la calidad del material que se proporciona, una vez que ya han sido detectadas graves irregularidades en las que las características de las mascarillas no se correspondían con el etiquetado que las acompañaba.

Y queremos seguir recordando a los compañeros fallecidos, como venimos haciendo cada jueves. Por ello, comenzamos a recordar que el próximo jueves habrá una nueva edición de la campaña #UnSilencioYUnaPalabra, que en esta ocasión se verá reforzada con la convocatoria simultánea de actos de homenaje en toda España por parte del Foro de la Profesión Médica y sus organizaciones integrantes, entre las que se encuentra CESM. Los profesionales y sus organizaciones no queremos que esas vidas caigan en saco roto y, sobre todo, no queremos ver cómo más compañeros se van añadiendo a la fatídica lista.

Y en nuestro habitual repaso a la página de documentación técnica sobre coronavirus del Ministerio de Sanidad hemos podido encontrar una nueva versión de la Estrategia de diagnóstico, vigilancia y control en la fase de transición de la pandemia.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x