DEMOGRAFÍA MÉDICA. La movilidad geográfica de los médicos en España

0
PortadaDEMOMED18

La distribución de los médicos en España, con un claro gradiente norte-sur según el reciente “Estudio de Demografía Médica” OMC-CESM, parece ser uno de los factores que explican las noticias sobre déficit de profesionales en diferentes zonas de España. Sin embargo, es una situación que lleva diagnosticada muchos años, y que sin embargo no parece estar entre los problemas a afrontar en la planificación de recursos humanos en España. Vamos a dedicar las dos próximas entregas de esta mini-serie dedicada a reflexionar sobre los diferentes hallazgos del estudio citado al análisis de este problema, comenzando por su componente dinámico: el de la movilidad de los médicos en nuestro entorno. Porque no se puede intervenir sobre la distribución geográfica, concepto estático y puntual de cómo están distribuidos los profesionales en un momento dado, sino atendemos a la dinámica que se oculta detrás, que ofrece muchas posibilidades de actuación.

Podemos definir la movilidad geográfica de los profesionales como el proceso por el cual éstos cambian su lugar de actuación en diferentes momentos de su vida. Se trata de un proceso basado en decisiones individuales, por supuesto, pero se trata de decisiones que están influidas por las condiciones del entorno: perspectivas salariales, de progresión profesional, accesibilidad a la formación en sus diferentes niveles, etc. Con ellas, cada profesional elaborará su propia “trayectoria profesional”, con etapas que pasarán por el lugar de residencia antes de iniciar su formación médica, la Universidad en que se gradúe, el centro en que realizará su formación especializada o los lugares en que ejercerá, a lo largo de su vida, su actividad profesional. Es de esperar que el tan anunciado registro de profesionales, nuevamente retrasado hasta el primer trimestre de 2019, recoja esta información y permita su análisis (por supuesto, garantizando en todo momento la confidencialidad de la información reunida).

No obstante, analizar las trayectorias de movilidad en su conjunto parece algo extremadamente complicado, por lo que podemos operativizar ese análisis en una serie de tasas y razones que cuantifiquen, de alguna manera, aspectos concretos de esa movilidad. Podríamos así conocer, por ejemplo, qué porcentaje de médicos formados en las universidades de un determinado ámbito geográfico permanecen en el mismo para la formación especializada 0, más tarde, regresan tras formarse en otras zonas al ámbito inicial. Todo dependerá de qué aspecto nos pueda interesar más o, sobre todo, de qué datos tengamos a nuestro alcance. Pero así se pueden ir ya dando pasos en el conocimiento de la situación.

Para la preparación del “Estudio de Demografía Médica”, se utilizó el procedimiento de identificación de los colegiados mediante el doble código inicial que identifica la provincia de colegiación inicial (del primer momento de alta de un médico) y la provincia actual de colegiación (en la fecha de corte considerada, 31 de diciembre de 2017). Ello permitía identificar una tasa global de movilidad geográfica sobre el total de colegiados, pero con una limitación importante a tener en cuenta: que dicha identificación se puso en marcha en 1997 y que, por tanto, sólo recogía la movilidad de los profesionales en los últimos veinte años. Así, tan sólo un 12,6% de los médicos habían cambiado de provincia de colegiación en ese tiempo, y un 9,3% lo habían hecho de comunidad autónoma, y el estudio recogía una movilidad ligada a los grupos de edad más jóvenes y, consecuentemente, de predominio femenino. Junto a Ceuta y Melilla, la comunidad autónoma de las Islas Baleares destacaba como ámbito importador de médicos, pues en los últimos años habría recibido al 30% de sus médicos de otras Comunidades Autónomas; La Rioja superaba el 18%. Nada extraño al tratarse de ámbitos geográficos sin formación de médicos en el pregrado. Por el lado contrario, Cataluña, Asturias y Madrid, y algunas provincias de Castilla-León y Andalucía, aparecían como “emisores” de profesionales en ese mismo período: todas ellas tienen un claro potencial de formación, tanto a nivel de pre como de postgrado.

Un mes antes, OMC y CESM habían hecho públicos los resultados de la “Encuesta sobre la situación de la profesión médica en España”, en los que también se hacía un intento de aproximación a este mismo fenómeno. En este caso, un 31,6% de los médicos residía en una provincia diferente a aquélla en la que se había realizado la especialidad, incrementándose progresivamente desde un 24,6% si la había terminado hacía un año hasta un 34,7% si la había completado hace más de 20 años. Los datos proceden de los médicos que respondieron a este grupo de cuestiones de la encuesta, 10.613 médicos, que aunque no alcanzan ni el 5% del total de colegiados, sí pueden orientar más a la movilidad real de los médicos en nuestro país. Zaragoza, Barcelona, Madrid y Sevilla, por este orden, lideraban el ranking de provincias con mayor porcentaje de médicos especializados en su propio ámbito (todas por encima del 80%), mientras que Ceuta, Melilla y Zamora tenían los porcentajes menores, por debajo del 30%. Más del 80% de los médicos de Salamanca, Granada y Sevilla habían estudiado en sus propias facultades. Hay que tener en cuenta en todo esto que los tamaños muestrales por provincia son muy bajos en algunos casos. Con todo, los datos muestran un 31% de movilidad “postespecializada”, lo que comienza a desmontar el mito de la movilidad universal de los médicos y apunta a una posible influencia de la distribución de la capacidad formativa en el lugar definitivo de instalación de los médicos.

Otros estudios han incidido sobre este tema, también de forma parcial. De entre los realizados por el Ministerio de Sanidad en torno a la formación especializada, el “Estudio sobre la evolución laboral de los especialistas egresados de la FSE entre 2009 y 2012″ presenta un análisis de este tipo, realizado mediante encuesta en el año 2014. Tan sólo un 2,7% de los especialistas titulados en esos años se encontraba trabajando fuera de España. Un 53% de los médicos encuestados había permanecido, a lo largo de su trayectoria profesional (formación de pregrado, especialización y lugar actual de trabajo) en la misma comunidad autónoma. Un 23,4% de los médicos que respondieron se encontraban trabajando en una comunidad distinta de la de especialización, pero el porcentaje variaba en función de su trayectoria previa, ya que de los datos del estudio se deduce que si la formación especializada había tenido lugar en la misma comunidad autónoma de licenciatura y de residencia previa, ese porcentaje se reducía hasta el 13,7%, mientras que si había sido en diferente comunidad autónoma se elevaba hasta el 44,2% (en cuyo seno, a buen seguro, hay una porción importante de médicos que “regresan” a su comunidad de origen). Las decisiones de movilidad parecen hacerse sobre el transfondo del historial previo, lo que da mucho valor al concepto de “trayectorias de movilidad profesional” a que nos referíamos al principio. No sólo la movilidad no es universal, sino que se concentra en un grupo reducido de profesonales.

Porcentajes de movilidad de los especialistas formados 2010-2012. Fuente citada en el texto.

Porcentajes de movilidad de los especialistas formados 2010-2012. Fuente citada en el texto.

Por comunidades autónomas, las que más retienen a los especialistas que forman son Baleares, Galicia, País Vasco y Canarias, y las que menos, además de Ceuta y Melilla, serían Cantabria y las dos Castillas. Tienen un gran poder atractor sobre especialistas formados en otros entornos Navarra, Baleares, Castilla La Mancha y La Rioja.

Finalmente, una serie de datos no publicados obtenidos en el análisis de la demografía médica de la Fundación CESM, en el que estuve implicado, enriquecen la perspectiva. Por un lado, en un estudio sobre la movilidad de los médicos que solicitaron la habilitación para el ejercicio de la Medicina General antes del año 1997, un 65,2 % residían en su misma comunidad autónoma nacimiento y licenciatura (un 46,7 % si lo consideramos a nivel provincial), mientras que de los que se licencian en una comunidad autónoma diferente a la de nacimiento (poco más de un 25%), hasta un tercio regresaron posteriormente a la de origen; como resultado global, más de tres cuartas partes de los médicos que solicitaron la habilitación se encontraban instalados en la misma Comunidad Autónoma en la que había nacido o se habían licenciado, y en torno al 60% en la misma provincia. Baleares se mostraba, en ese estudio, como una comunidad capaz de recuperar a un elevado porcentaje de sus nativos que se veían obligados a estudiar en otros lugares, dado que carecía de formación de pregrado. Otro análisis, realizado sobre los médicos especializados antes del año 1990, comparando el lugar de especialización con el de colegiación en el año 2010, mostraba cómo el 61, 7% de los mismos permanecía en la misma provincia de especialización y el 72,1 % en la misma comunidad autónoma; Madrid y Cantabria se comportaban como comunidades formadoras y exportadoras (junto con, a nivel provincial, Granada y Salamanca), mientras que Baleares, Castilla La Mancha, Galicia, La Rioja y Extremadura figuraban como fundamentalmente receptoras.

Como vemos, y a pesar de la fragmentariedad de los análisis, los resultados aparecen con una relativa constancia: entre un 60 y un 75% de los médicos permanecen en su comunidad autónoma de formación, y casi la mitad de los médicos que se forman en un lugar diferente al de origen regresan al mismo, lo que apunta a una estabilidad muy importante de las trayectorias profesionales de los médicos en España. Considerar todos estos fenómenos ayudaría mucho a tomar las decisiones más acertadas para asegurar una adecuada distribución de los médicos, tema sobre el que volveremos, como habíamos anunciado, en la siguiente entrega de esta serie.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia, doctor en Medicina. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x