Crónicas AMYTS de la desescalada, 5 de junio de 2020

0

La semana ha transcurrido sobre la tendencia ya consolidada de leve descenso en el número de nuevos infectados COVID-19, al menos a nivel nacional, en lo que parece la aproximación a un nivel valle en la evolución del número de nuevos infectados COVID. Persiste, con todo, la necesidad de realizar una doble contabilidad, porque los datos de nuevos casos diarios que se facilitan (137, 219, 165 y 177 en los cuatro últimos días, como se puede ver en la tabla inicial del informe de situación actual del Ministerio) son sólo una parte de la realidad: la de los nuevos casos en los que el diagnóstico se atribuye al día anterior. Porque retrasos en la notificación o en el mismo procedimiento diagnóstico hacen que se incluyan cada día casos cuyo diagnóstico es atribuible a días anteriores; de ahí que la diferencia entre el total de casos de un día y el total de casos del día anterior sea siempre superior (en los últimos cuatro días, 294, 394, 334 y 318 respectivamente) a la cifra de casos atribuibles directamente a las últimas 24 horas, salvo reajustes de la serie (como puede verse en la tabla).

En cualquier caso, las medias diarias de las tres últimas semanas, en casos atribuibles al día anterior y en casos nuevos totales, muestran una tendencia descendente a nivel nacional: 15 a 21 de mayo, 407 y 499,5; 22 a 28 de mayo, 256 y 695 (es una semana en la que se produce una importante corrección de cifras, por cambio de metodología de notificación primero, que pasa a ser individual en lugar de agregada, y de criterio, incluyendo ya los casos diagnosticados por IGm positiva), y 29 de mayo a 4 de junio, 164 y 393. En Madrid, sin embargo, el panorama cambia: la media semanal de casos atribuibles al día anterior es superior en la última semana (68) a la cifra de las dos semanas anteriores (54 y 50 respectivamente), aunque esto no se produce en el incremento total de casos. Aunque podría deberse al incremento de pruebas diagnósticas que se está produciendo, habrá que estar muy pendientes de que no estemos comenzando a experimentar una inversión en la evolución de la infección en nuestra Comunidad Autónoma, ahora que se ha autorizado el avance a nivel 2, que permitirá mayor nivel de actividad económica y de movilidad ciudadana, aún cuando estemos lejos de cumplir los criterios de seguridad necesarios en Atención Primaria y Salud Pública. E insistir en la prudencia y en las medidas de protección

Evolución del número de casos nuevos de COVID-19 desde el 15 de mayo hasta el 4 de junio

Preocupa, desde luego, esta presentación confusa de los datos. La cifra de casos atribuible realmente al día anterior es de gran interés epidemiológico, pero tiene dos inconvenientes:

  • no refleja el incremento real de casos, porque entre los nuevos casos notificados siempre los hay que se diagnosticaron en días previos
  • es una cifra provisional, pues en días sucesivos aparecerán nuevos casos que pueden ser atribuibles a ese mismo día.

Por tanto, y de cara a la población, no parece reflejar adecuadamente la evolución real de la infección. Sin embargo, preocupa también que se tilden los datos de “mentira”, así como los ajustes que se realizan por depuración de los mismos, reflejando la elevada politización y falta de transparencia a que está siendo sometido el manejo de esta crisis por los distintos actores políticos.

Lo mismo ocurre con la cifra de defunciones, ya que lo que en realidad son aproximaciones a dicha cifra (por debajo, pero con diagnóstico confirmado, en las cifras oficiales que presenta el Gobierno, y por mero “tanteo” en el caso de la estimación del exceso de mortalidad que se está haciendo desde los registros civiles) se manejan como datos incuestionables por unos y por otros, según el interés que les mueva. Cada vez hay más críticas a este comportamiento sesgado de nuestros líderes políticos, que buscan más la confrontación o la elusión de responsabilidad que la asunción de la realidad tal y como es, algo que además sería bueno facilitar al conjunto de la sociedad.

La utilización política de la crisis COVID-19 se está también viviendo en el ámbito de la Comunidad de Madrid, en torno al tema de las residencias. Estando de acuerdo que es una realidad absolutamente dramática, lo cierto es que parece que no nos damos cuenta, como sociedad, de que la sanidad ha estado al límite, en situación casi de catástrofe, y que se vio superada en muchas ocasiones en su capacidad de atención. No aceptar esa realidad es un síntoma de ceguera vital y social, en muchos casos intencionada, y puede originar una de las mayores contradicciones sociales de la crisis: acabar cargando una responsabilidad que corresponde al conjunto de toda la sociedad sobre los hombros de sólo algunas personas. Y no ayudará, para nada, a afrontar de manera constructiva y segura el futuro.

El negacionismo por parte de las administraciones en esta crisis es mucho más amplio. Se niega que se vivieron días y semanas de catástrofe, se niega que hubiera que tomar decisiones de priorización de candidatos a cuidados críticos, se niega que faltaran equipos de protección individual (menos mal que los tribunales atienden a la realidad y no a los discursos políticos), se niega que los profesionales, tan afectados por esta infección, se hayan podido contagiar por esa carencia…

La política y la gestión pública parece que no responden, en este momento, a valores. No hay más que ver, si no, además de lo ya dicho, las malas artes con que se ha movido la sanidad madrileña en los contratos que ofrecía a los médicos de familia recién terminados en nuestra precarísima Atención Primaria: contratos de refuerzo “de-aquí-para-allá” sin vinculación con ninguna plaza (y las hay vacantes), que casi nadie quería. De ahí que muchos optaran por aceptar ofertas más atractivas en otras CCAA (sí, “porque quieren, señor consejero”, porque nadie quiere la basura que Vd. les está ofreciendo), y que desde recursos humanos se presionara sobre los que se quedaban para que aceptaran ese tipo de contratos. Un elemento más del engaño sanitario en que se sostiene, por ejemplo, la llamada humanización sanitaria a la que tan afiliada simula estar nuestra Consejería.

Curiosamente, son parte de los profesionales a los que se ha concedido el Premio Princesa de Asturias a la Concordia, por su “encomiable nivel de profesionalidad y compromiso”. Y, sin embargo, miremos cómo se les trata, en qué condiciones pueden descansar nuestros residentes durante sus guardias. Lo llamamos “camas calientes” porque así se denominan en otros ámbitos. Pero no parece de recibo que sea la propia Administración la que trata así a sus profesionales. Y luego se les diga que se contagian “estando de fiesta”

En fin, es lo que hay. Tenemos una política cuando menos mediocre, y una gestión también cuando menos mediocre (por ser educados). Pero lo malo sería, además, conformarse con ello. Y no queremos conformarnos. Por eso trabajamos en la denuncia, pero también en la propuesta. El borrador de convenio MIR ha costado mucho esfuerzo, y ya está sobre la mesa de la Consejería. Ahora falta que la Consejería tenga ganas de trabajar y afrontar la situación, o siga abusando de la posición de fuerza que el otorga el “poder” y dejando la regulación labora de los MIR desdibujada entre múltiples normativas. ¿Alguien se extrañaría de que, en esta última situación, los residentes agotaran su paciencia?

Bueno, hay que mirar para adelante, pedir a nuestros políticos que abandonen su mediocridad provinciana y de algarada, y trabajar por un ejercicio profesional digno y motivador, porque ese es el futuro deseable de nuestra profesión. De manera especial para quienes han superado una nueva fase en sus expectativas laborales, aprobando el examen del proceso selectivo de las OPE de médicos de AP y Urgencias Extrahospitalarias del SERMAS. Desde aquí felicitamos a los aprobados, que ahora tendrán que afrontar la segunda parte del proceso selectivo aportando los méritos que posean, y animamos a los no aprobados a seguir trabajando para poder consolidar un buen puesto de trabajo en el futuro, por el que desde ya estamos trabajando en AMYTS. Además de pensar en futuros procesos selectivos, les recordamos desde aquí que pueden hacer uso del portal de empleo de AMYTS.

Aunque en estos últimos días no hemos podido detectar ninguna novedad en la página de documentación técnica sobre coronavirus del Ministerio de Sanidad, sí que se ha producido una novedad legal importante, pues se ha puesto fin a la suspensión de plazos procesales y de prescripción y caducidad de derechos y acciones el 4 de junio, y administrativos desde el pasado 1 de junio. De ahí que, por ejemplo, se hayan reactivado los plazos de solicitud para las ofertas temporales de empleo del SUMMA 112.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x